RimixRadio, Noticias para latinos
Económicas Lo último Nacionales

En el Urabá antioqueño una empresa se voló con la plata de 10.000 personas

La comercializadora y exportadora implicada en esta supuesta estafa quedaba en la vía entre Turbo y Apartadó. Las víctimas esperan alguna respuesta. FOTO CORTESÍA

Las víctimas están buscando desde el pasado martes a los encargados de esta empresa que abandonó su oficina en Turbo y solo dejó un comunicado como respuesta. Funcionaba desde la pandemia.

TOMADO DE: elcolombiano.com

Con el sueño de multiplicar el dinero que tenían —y el que no— cerca de 10.000 personas del Urabá antioqueño invirtieron en una empresa que se presentó como exportadora, con la promesa de darles unos intereses del 25% cada 25 días. Sin embargo, actualmente se quedaron sin la ganancia y sin el dinero base.

Los afectados entregaron, como mínimo, $5 millones que les pedían como ingreso inicial, aunque muchos, cegados por la ambición, entregaron sus ingresos, vendieron sus casas y sus vehículos y hasta prestaron dinero en entidades bancarias, todo porque creían que esos ingresos los iban a volver ricos.

Matías*, un comerciante del Urabá, se vio tentado de invertir luego de que un amigo le contara que esa comercializadora estaba dándole nutridas ganancias a quienes invertían en ella. En medio de su curiosidad, sacó de sus ahorros y entregó los primeros $20 millones a mediados del 2022. “Arranqué con ese capital, el cual se fue incrementando porque había una rentabilidad del 25% cada 25 días hábiles y ellos eran muy cumplidos con el pago de los intereses”, relató este hombre. Al ver estos resultados, decidió recurrir a entidades bancarias para conseguir más dinero e invertirlo en este negocio, que veía muy próspero, llegando a entregarles más de $200 millones.

¿Esa platica se perdió?

Después de casi un año viendo como, cumplidamente, cada 25 días entraba el dinero de los intereses, Matías dejó de ver desde junio la rentabilidad de esta inversión, problema que no solo le ocurrió a él, sino a todas las personas que entregaron su dinero a esta exportadora.

“De un momento a otro dejó de llegar el dinero y comenzaron las excusas por parte de los responsables. La primera era que se estaban transformando en una cooperativa, entonces nos quedamos tranquilos”, relató el afectado.

Pero seguían pasando las semanas y ya en los primeros días de octubre, molestos por ver que ni les daban los dineros de las prometidas rentabilidades, ni les devolvían lo invertido, decidieron presionarlos para que les respondieran por su dinero.

“Algunas personas tomamos la decisión de que nos devolvieran las platas. Nos dijeron que lo hacían en 30 días hábiles para quienes decidieran retirarse, a lo que yo acepté”, relató la víctima.

El plazo se cumplió el 2 de noviembre, Matías iba confiado en que iba a recuperar los más de $200 millones invertidos y, quizá, algo de los intereses acumulados. Pero lo único que recibió ese día fue un comunicado diciéndole que no había de dónde pagarles.

Entérese: Así funcionan y fracasan las pirámides captadoras

Después de ello, comenzaron las visitas por parte de los afectados y las respuestas que cada vez los dejaban más insatisfechos. Les dijeron que la Supersolidaria los tenía intervenidos, después que Bancolombia les había congelado las cuentas, versión no verídica según las consultas realizadas por este medio a ambas entidades.

Desde la Supersolidaria, mediante un comunicado, indicaron: “La Superintendencia aclara que no se encuentran dentro de las funciones de inspección, vigilancia y control ninguno de estos trámites”.

Pero el colofón de esta historia comenzó el pasado viernes, cuando acudieron a las oficinas de esta entidad y les dijeron que el martes les tenían una respuesta y esta llegó cuando se encontraron con que las oficinas estaban completamente desocupadas y que allí solo quedaban dos vigilantes.

Cuando la noticia de que los responsables de la empresa se había ido se expandió por todo el Urabá, la mayoría se dirigieron a la sede, ubicada en la vía entre Turbo y Apartadó, para ver quién les podía responder. También intentaron acceder a los grupos de WhatsApp que tenían, pero la mayoría fueron eliminados durante el puente festivo.

Ya con la sede vacía, sin computadores o algún otro elemento con el cual intentar cobrarse una parte del dinero perdido, los afectados recibieron un nuevo comunicado, en el cual les daban más excusas y menos respuestas sobre la plata invertida.

“Con relación a la realidad actual de la sociedad Comercializadora y Exportadora BCM S.A.S en este momento Bancolombia S.A canceló los productos financieros que teníamos con ellos de manera arbitraria, por ende, estamos buscando un vehículo financiero que nos permita seguir operando”, dice un aparte del comunicado.

Incluso, agregaron en este pronunciamiento que su actual gerente tiene cáncer y que por ello se presentaron los inconvenientes y que la devolución de los dineros “se estará realizando el próximo año”.

Le puede interesar: ¡No caiga! Están estafando por Whatsapp desde números gringos

Señalaron que el abandono de la sede se debe a que se sentían en riesgo y que estarían trabajando de manera remota hasta tanto haya alguna solución. Ante esto, quedaron a la deriva los casi 10.000 afectados por esta cooperativa, tanto en el Urabá como en otras regiones del país hasta donde llegó el voz a voz de las rentabilidades efímeras de esta compañía.

Por el momento, la Fiscalía está a la espera de que lleguen las denuncias de las víctimas, según le comentó un funcionario a EL COLOMBIANO. La Policía Urabá, de momento, afirmó no tener conocimiento de esta situación.

*Nombre cambiado.

Related posts

Video: alcalde se fue a los golpes con campesinos que estaban incumpliendo cuarentena

admin

Domingo violento: tres personas fueron asesinadas en Medellín

admin

Tiroteo en sepelio dejó seis heridos por balas perdidas en el sur de Barranquilla

admin