RimixRadio, Noticias para latinos
Internacional

EL SALVADOR: Personas duermen fuera del penal a la espera de sus familiares

EL SALVADOR:

Por Javier Urbina

En aproximadamente dos horas y media agentes penitenciarios de Izalco dejaron en libertad a cuatro reos. familiares esperan hasta altas horas de la noche con la esperanza que liberen a uno de los suyos.

TOMADA DE:https://www.laprensagrafica.com/

Archivo:Logo de La Prensa Gráfica.png - Wikipedia, la enciclopedia libre

Desde que se conoció la noticia que cada noche en el Centro Penal de Izalco dejan en libertad a privados de libertad capturados durante el régimen de excepción, las familias no han dejado de asistir a ese lugar a la espera que, tarde o temprano, quien salga por las puertas sea uno de los suyos.

Llegan de todas partes. Desde Usulután, San Miguel, San Vicente o San Salvador y como no tienen los medios para regresarse a sus casas optan por dormir en las cercanías de la prisión, muchos de ellos a la intemperie

«Las autoridades esperan la madrugada para liberar a los reos y por eso nos hemos quedado», «contratan a taxistas para que se los lleven», «no quieren que la prensa se de cuenta de todo esto», «solamente están sacando entre 6 a 10 personas cada día, pero no avisan a quienes», es lo que dicen las personas presentes.

El jueves 28 de abril las autoridades del Centro Penal de Izalco, compuesto por las fases uno, dos y tres, anunciaron que ese día solamente darían libertad a tres privados de libertad.

El anuncio corrió rápidamente entre las más de 100 personas que esperaban en los alrededores del centro penitenciario, tal como lo constató LA PRENSA GRÁFICA.

La desesperación era evidente, las caras de estas personas reflejaban angustia, tristeza y aflicción. Pasó el tiempo y no veían la hora en la que su familiar apareciera y fuera puesto en libertad.

La familia Ramírez esperaba respuesta de su hijo, quien fue detenido el 2 de abril en una populosa colonia del municipio de Cuscatancingo, San Salvador.

El grupo de personas se encontraban a menos de un kilómetro del centro penitenciario. El tiempo pasó y fue hasta las 7:45 de la noche que observaron un pick up verde, doble cabina, con placas nacionales en cuyo interior iban tres reos, vestidos de blanco. Eran los que habían anunciado que liberarían. Nadie se percató de quienes eran, nadie confirmó si era su familiar, pero todos fueron por ellos.

«Allá los llevan, corran. Ojalá sea mi hijo», exclamó una mujer de unos 40 años. Mujeres, niños y unos cuantos hombres intentaron perseguir el vehículo, pero no tuvieron suerte, pues e pick up los evadió y se retiró.

Hasta antes del régimen de excepción el Centro Penal de Izalco solamente albergaba a pandilleros. Pero desde inicios de abril comenzaron a llevar a civiles capturados por, supuestamente, pertenecer a grupos criminales.

«Si nos están cobrando los $300 del bono se los regresamos; o si quieren los paquetes, pues también les devolvemos, junto a esos macarrones y el atún que nos dieron. Pero queremos justicia. Nuestros familiares no son pandilleros, ellos son civiles y por eso damos la cara», dijo el padre de uno de los recluidos en dicha cárcel.

Desde lejos, por esperanza

Blanca Cruz vive en Usulután y le han capturado a cuatro familiares, entre estos se encuentran su hijo y su hermano, quien tiene una discapacidad. «Tengo 15 días de estar viajando acá para ver si los liberan y si los liberan mis esperanzas son ‘ahí viene mi hijo, viene mi hermano’, esa es mi esperanza, que sean ellos y eso me mantiene mi corazón acá», confesó.

«Dijeron que iban a sacar a tres y de repente vinieron y dijeron que ya no iba a salir nadie. Han pasado con ellos escondiéndolos, pero ¿ por qué los esconden? Vengo desde San Vicente y cuanto tiempo tengo acá esperando la libertad de mi hijo», exclamó otra de las madres.

Nadie pudo confirmar si fue su familiar al que liberaron. Al menos ninguno de los que estaba en el lugar tenía esa certeza. «Mire, aquí enfrente pasó el pick up, iba un carro patrulla y otro más. En ese último llevaban a los tres reos. Lo más seguro es que los fueron a dejar a la carretera principal», dijo uno de los habitantes que observó cuando los vehículos pasaron frente a su casa.

A las 9:45 de la noche un vehículo pasó con dirección al centro penal y se detuvo justo enfrente de las personas que estaban en el lugar sobre la ubicación de esa cárcel. Los que iban al interior de ese carro les dijeron que a traer a un privado de libertad se dirigían.

Pasaron solamente 40 minutos y el vehículo pasó nuevamente. En su interior ya iba la persona a la que fueron a traer. A esa hora una fuerte lluvia empezó a caer en el lugar y las personas se refugiaron en una champa. Otras pudieron ingresar a una de las viviendas en las que permanecieron algunas horas.

Cuando ya eran las 12:00 m. la multitud en las cercanías del Centro Penal de Izalco ya se había dispersado. Muchas personas se habían marchado hacia sus casas, pero un grupo de personas, unas 20 y en su mayoría mujeres, permanecían con la esperanza intacta de recibir noticias de su familiar. Al menos saber si estaban o no recluidos en ese centro penitenciario. Por eso continuaban en el lugar aún bajo la lluvia.

Hasta esa hora ya nadie salió, pero sí entraron más reos: un microbús blanco, con placas nacionales, llevaba a dos privados de libertad. Las personas que se quedaron relataron que permanecerían hasta el amanecer y sin perder la esperanza que este viernes su familiar sería puesto en libertad, casi en clandestinidad, porque las autoridades no confirman estas salidas.

Los familiares de los privados de libertad recluidos en Izalco mostraron su molestia por la situación que están pasando y criticaron lo que el gobierno está realizando. Señalaron que incluso le dieron el voto al actual gobierno en las últimas dos elecciones, las presidenciales y las legislativas y municipales.

«Ya nos hartamos del gobierno. Les dimos el voto pero no agradeció, los civiles que están adentro también les dieron el voto», gritaba una de las madres cuando corrían. Otra de las mujeres que expresó su malestar dijo que ellos le dieron con mucho gusto su voto a Nayib Bukele porque creyeron «que sería un buen presidente y que no iba a hacer estas cosas, pero no nos ha hecho nada bueno».

 

 

Related posts

Venezuela: Exportadores se abren camino en el mercado canadiense

admin

Australia cierra accesos al estado de Victoria por rebrote de coronavirus

PaisaEstereo

PERÚ: Cusco: durante la pandemia se incrementaron los índices de violencia contra menores de edad

admin

Leave a Comment

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE