RimixRadio, Noticias para latinos
Internacional

EL SALVADOR: Informe cifra en $12,543 millones el impacto de la violencia en El Salvador

Ranking. El Salvador bajó su puntaje en 2023 con respecto a 2022. Luego de estar en el puesto 117 pasó al 122, que es más cerca al deterioro de la paz.

EL SALVADOR:

Por Claudia Espinoza

A nivel mundial, el país está incluido en los 30 países con mayor dominio de militarización y entre los menos pacíficos. Comparte lugar con naciones en guerra o conflictos internos, como Ucrania y Afganistán.

La edición 2023 del Índice de Paz Global estima que el impacto económico de la violencia en El Salvador alcanzó los $12,543,727,590 en 2022, equivalente al 15 % del Producto Interno Bruto (PIB, producción de bienes y servicios dentro del país) salvadoreño.

TOMADA DE:https://www.laprensagrafica.com/

Avatar de Claudia Espinoza

El Instituto para la Economía y la Paz (IEP, en inglés), autor del índice, explica que el impacto económico de la violencia se refiere al «gasto y efectos económicos relacionados con contener, prevenir y afrontar las consecuencias de la violencia». El monto estimado para El Salvador es el décimo tercero más alto de 163 naciones analizadas en el índice.

La economista Julia Evelyn Martínez indicó que este impacto se refiere a la producción estimada de bienes o servicios que la economía dejó de generar en 2022 debido a los diferentes tipos de violencia en el país. Es decir, la producción agrícola que no se ejecutó, el turismo que no recibió el país, ventas que dejaron de hacerse, entre otros.

“La posición de El Salvador en este indicador (militarización) es la número 135 (…). Es decir, está ubicado entre los países con mayor porcentaje de militarización”.
Julia Evelyn Martínez, Economista

La también economista Tatiana Marroquín dijo que los $12,500 millones incluyen el costo directo relacionado con la víctima, victimario y el Gobierno. «En términos generales, es el costo directo que ellos asumen, como cuántas muertes, cuántas personas presas, cuántos victimarios; y hacen una multiplicación para encontrar el costo directo. A ese costo directo le suman el costo indirecto, que son todos los costos o pérdidas indirectas en lo económico, en lo físico, en lo psicológico y en la productividad», expuso.

El índice también estima el costo económico de la violencia, que según el IEP se refiere al «costo directo e indirecto» de este flagelo. Para El Salvador, lo cifró en $8,848,350,227.

El costo económico de la violencia es la sumatoria de los costos en los que debe incurrir un Estado para enfrentar los hechos o situaciones de violencia, tales como atención a víctimas de violencia, compra de armamento defensivo, presupuestos del ejército y de la policía, costo de contratación de servicios de seguridad privada en empresas, etcétera. O sea, que estar en esa posición no significa estar bien», indicó Martínez a LA PRENSA GRÁFICA.

«Esto está relacionado al gasto del Estado y de lo privado en torno a la violencia», dijo Marroquín. «No hay detalle de la metodología, pero me parece que, por ejemplo, los gastos en cárceles de alta seguridad, la cantidad de personas apresadas fueron tomados en cuenta. Todos esos impactos en la sociedad de alguna manera han sido calculados económicamente aquí y es por eso que aparece que el costo es bastante alto», agregó.

En el informe, el IEP señala que por cada dolar ahorrado en la contención de la violencia, habrá un dolar adicional para la actividad económica.

“Todos esos impactos (de la violencia) en la sociedad de alguna manera han sido calculados económicamente aquí (en El Salvador) y es por eso que aparece que el costo es bastante alto”.
Tatiana Marroquín, economista

Deterioro de la paz
El índice también analiza el deterioro de la paz. En ese apartado, El Salvador bajó respecto a 2022, pasando del puesto 117 al 122. Martínez coincide con el ránking y dijo que los factores que se analizan ponen a El Salvador junto a países como Honduras, Haití y Panamá.

Martínez sostuvo que la paz y seguridad no solo se mide con el accionar de las pandillas y el número de asesinatos, pues ese es solo uno de los 23 indicadores del índice. Otros son migración, esperanza de vida al nacer, personas encarceladas, derechos humanos y gasto militar.

«Estos y otros indicadores definitivamente han venido empeorando en El Salvador, en especial como consecuencia de la militarización de la seguridad pública y de la violación a derechos humanos que se ha normalizado durante el régimen de excepción. ¿Cómo se puede afirmar que vivimos en un país seguro, cuando tenemos denuncias de violaciones sistemáticas a los derechos humanos de la ciudadanía? ¿Cómo sostener esto cuando tenemos la tasa de encarcelamiento más alta de todo el mundo, incluso mayor que la de Estados Unidos?», señaló la economista.

Otro de los puntos evaluados es el dominio de la militarización. En el índice, el número más cercano al 1 significa que la nación es más pacífica, mientras que lo más cercano al 163 indica que es menos pacífica. El primer lugar lo ocupa Islandia y a 29 posiciones de Israel, que está la última posición, se encuentra El Salvador, en el puesto 134.

Verónica Reyna, experta en seguridad pública del Servicio Social Pasionista (SSPAS), sostuvo que el país ha sufrido un retroceso significativo respecto al número de efectivos militares por cada 100,000 habitantes, además del número de armas importadas y el número de armas por cada 1,000 habitantes.

“El Salvador ha tenido un retroceso significativo en la militarización, que es el que mide la inversión, en términos presupuestarios, en la presencia militar”.
Verónica Reyna, Servicio Social pasionista

«En el informe, El Salvador está gastando el 15 % de su Producto Interno Bruto y esto lo coloca entre los primeros 15 países que reportan más gastos para abordar la situación de violencia. Es curioso, porque la mayoría de países a la cabeza se encuentran con un conflicto armado interno, a excepción de El Salvador», aseguró. Ucrania, Afganistán y Sudán son los tres países que lideran esa lista, según el estudio.

Reyna también señaló el efecto de la presencia militar durante el régimen de excepción.»Es preocupante cómo al final el tema de la militarización tiene un impacto en este tipo de mediciones, precisamente porque es un componente que termina señalando la forma en que se prioriza el abordaje de la violencia. En este caso, el abordaje ha sido altamente represivo, con detenciones masivas y arbitrarias que no necesariamente atienden las causas estructurales de la violencia», indicó.

En El Salvador hay un régimen de excepción que desde marzo de 2022 mantiene suspendidas cuatro garantías constitucionales y ya cuenta con 75,000 capturados, pero cientos de denuncias de detenciones arbitrarias y fallecidos bajo custodia del Estado.

134 posición
De las 163 naciones, El Salvador ocupa el puesto 134 como país con más dominio militar y menos pacífico. Están Israel, Rusia y Estados Unidos.

9 deterioro
De los 12 países que mostraron más deterioro de su paz en la región, El Salvador ocupó el noveno lugar, seguido de Nicaragua. México fue el 12.

 

Related posts

CHILE: VIDEOS: así fue la intensa persecución de delincuentes tras robo con intimidación en Colina

admin

México decide reabrir municipios sin pruebas diagnósticas

admin

Carolina del Sur aprueba el fusilamiento como método de ejecución

PaisaEstereo
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE