Connect with us

Nacionales

El saldo rojo de las zonas rosas de Medellín por la cuarentena

Según Fenalco, en la zona rosa de la Av. El Poblado hasta Vizcaya hay 900 locales que generan 7.000 empleos. FOTO EDWIN BUSTAMANTE

POR NELSON MATTA COLORADO

Esa emoción de ser uno con la música y naufragar en un mar de cuerpos, con el humo de la discoteca creando atmósferas para la desinhibición.

Ese placer de beber unas copas entre risas, de quedarnos hasta que prendan las luces y recojan las sillas. Ese deleite de probar un plato por fuera de casa, hecho por manos expertas, que nos alegra el corazón desde la barriga.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

El Colombiano

Estas sensaciones, que formaban parte de la cotidianidad, comenzaron a ser un dulce recuerdo por una cuarentena que nos cambió la vida y golpeó con brutal estocada a las zonas rosas de Medellín, que agrupan negocios de rumba, gastronomía y entretenimiento nocturno, en las que el dinero depende de una socialización que hoy no es posible.

El presidente Iván Duque ha dicho de varias maneras que después del 11 de mayo, cuando finaliza la cuarentena obligatoria, no podremos volver a sitios de asistencia masiva como hacíamos antes.

Luis Guillermo Orjuela es director ejecutivo de la corporación Zona Rosa, que agrupa a 120 establecimientos comerciales de El Poblado, y vocero de la Confederación de Empresarios de la Industria del Entretenimiento Nocturno, el Turismo y los Servicios (Confedecont), con 1.300 empresas afiliadas en Medellín (incluyendo las zonas rosas de Aranjuez, Castilla, El Popular, La 70 y Manrique). Su diagnóstico de la situación es grave.

Respaldamos el aislamiento, porque debe primar el bien general, pero el daño a la economía es desastroso. El 20% de los establecimientos nocturnos están al borde la quiebra. Sé de 150 razones sociales que empezaron a liquidar a sus empleados, se perdieron 2.500 trabajos, por dar una cifra conservadora, y si esto sigue así, se perderán 35.000”, expresó.

Según Orjuela, quienes son propietarios de varios establecimientos están cerrando los que funcionan en locales alquilados, y dejan activos aquellos en los que son dueños del espacio. “Uno de los empresarios prósperos tenía 14 bares y solo se quedará con tres, en los que no paga arriendo”.

Los costos fijos están castigando a los comerciantes, que siguen pagando servicios públicos, nómina, arriendo e impuestos. Las medidas oficiales de refinanciación y ampliación de plazos poco han servido, pues muchos no están produciendo ni un centavo.

Carlos Pineda, director ejecutivo de Fenalco Antioquia, que agremia a 5.000 afiliados y usuarios, estima que la nómina representa un 30 % de los ingresos y el arriendo, que es más caro en las zonas rosas, hasta un 40%. “Los decretos invitan al arrendador y al arrendatario a conciliar, pero eso no sucede en todos los escenarios. Muchos arrendadores son inversionistas, que también tienen que pagarle la cuota a los bancos”, explicó.

Para Confedecont, si no aflojan los arrendadores, podría irles peor, “porque podría haber una devolución masiva de locales, ¿y a quién se los alquilarán con esta crisis?”.

La ausencia de público perjudicó la microeconomía de estos negocios, como las propinas, con las que meseros y bartenders ajustaban el sueldo. “En un buen día, uno se podía hacer $80.000 en propinas”, recordó Edwin Mejía, empleado del restaurante Fuego Cubano, del parque Lleras.

Sobreviviendo
Federico Miranda preside la junta directiva de la corporación Tour Gastronómico, que cobija a 550 restaurantes de Medellín, Envigado y el Oriente y Occidente antioqueños.

Relató que “reactivamos los domicilios, pero estos ingresos no representan ni el 10 % de las ventas normales”.

Los pequeños emprendimientos también implementaron esa estrategia, aunque ven difícil sostenerla en el tiempo. Marco Madrigal, junto a su hermana, creó hace tres años Versos de Café, una repostería y panadería en el barrio Provenza. No ha despedido a ninguno de sus cinco empleados y buscando economizar le toca a él mismo distribuir los domicilios.

“Esas ventas no llegan ni al 25 % de lo que hacíamos antes. Tuvimos un ángel de la guarda, el dueño del local, que nos rebajó al 50 % el arrendamiento. Los bancos no están prestando plata”, acotó Madrigal.

Algunos bares hacen coctelería a domicilio y ofrecen bonos prepago, para que los clientes los compren y consuman después de la cuarentena, aunque la rentabilidad es mínima, pues como explica Pineda, esta clase de negocios están fundamentados “en la idea de ofrecerle al cliente una experiencia, y eso es muy difícil de lograr a distancia”.

Propuestas
Los comerciantes ya tienen propuestas a la carta para el regreso a las operaciones, cuando merme la pandemia.

Miranda narró que se ha pensado reabrir con medidas de salubridad: cabinas de desinfección en las entradas, restringir el acceso hasta del 30 % de los clientes (según el tamaño del lugar), reducir el número de mesas y ubicarlas a 1,50 metros de distancia.

Un proyecto de Confedecont es establecer alianzas estratégicas entre los bares y discotecas y las empresas que se benefician del sector, como licoreras, cigarrerías y disqueras, buscando financiación para reactivar el flujo de caja.

El papel del Gobierno será fundamental, teniendo en cuenta que al menos 2 millones de empleos en el país dependen de esta actividad, según Orjuela: “Se requiere una condonación de impuestos y algunos servicios públicos, como la tasa de aseo, porque esos locales cerrados no están produciendo basura. Y en cuanto a la Alcaldía, que tenga en cuenta los auxilios económicos para el sector en el Plan de Desarrollo”.

“Al Gobierno hay que pedirle que defina reglas claras sobre cómo podrán operar estos comercios, que no solo diga lo que no se puede, sino en qué condiciones podría ser posible”, indicó Pineda.

Añadió que urge transformarnos en ciudades activas las 24 horas, no solo en lo comercial, sino en la oferta de servicios, transporte y vigilancia, para compensar el tiempo de inactividad y, “a la ciudadanía, pedirle que cuando las autoridades lo permitan, volver a creer y a consumir en estos establecimientos”.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

PARÉNTESIS

ACOMPAÑAMIENTO DE LA ALCALDÍA

Frente a la situación, Paola Vargas, secretaria de Desarrollo Económico de Medellín, dijo: “vamos a realizar mesas de trabajo con inmobiliarias y comerciantes, estamos evaluando el congelamiento de servicios públicos e impuestos y desarrollando un programa que permita ajustar los planes de negocio de esos empresarios, para tener un enfoque hacia lo digital y el e-commerce. Estamos revisando un paquete de ayudas sanitarias que prepare a estos negocios para su reactivación”.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE