Connect with us

Entretenimiento

El Mamm y el Museo de Antioquia están de vuelta, esto podrá ver en su visita

La Cámara del Amor de Luis Caballero, primera obra ganadora de las bienales de Coltejer, en 1968, está en el de Antioquia.

VALERIA MURCIA VALDÉS

Después de casi cuatro meses de encierro, hasta respirar resulta un poco diferente, ahora con una necesaria barrera sobre la nariz y la boca.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

El Colombiano - Wikipedia, la enciclopedia libre

Volver a entrar al Museo de Arte Moderno de Medellín no se siente tan diferente, despierta la emoción de las tantas visitas que por ahora permanecían pendientes.

La alta Sala de Fundiciones del primer piso del Mamm recibe a sus primeros visitantes con una veintena de tanques de oxígeno distribuidos en el espacio. Parece ser la respuesta a una pregunta no dicha: ¿qué necesitamos? “Un poco de aire”, parece susurrar de vuelta la instalación Terapia respiratoria aguda (2003) de la artista antioqueña Libia Posada. Los tanques están ligeramente abiertos, sueltan oxígeno en la sala de a pocos, y simbolizan ese acto que en estos momentos cobra más importancia: inhalar y exhalar.

Hace parte de la exposición Definición del Horizonte, una revisión profunda de la obra de la médica y artista antioqueña. Se estrenó el 11 de marzo, pero apenas pudo estar dos días ante el público antes de que el museo tuviera que hacer una pausa de casi cuatro meses en los que restringió cualquier visita.

Con la reapertura que tendrá el museo este miércoles se siente como una segunda inauguración. “Es una exposición nueva para nosotros, porque si bien hemos hecho actividades alrededor de ella en redes sociales y en el universo virtual, realmente la gente no la ha visto y resulta completamente pertinente”, destaca María Mercedes González, directora del Mamm.

El primer piso es el único espacio habilitado para el público. Allí además encuentra otras obras que representan un poco más de 20 años de la carrera artística de Posada, al igual que la propuesta Tiempo de perros mudos del paisa David Escobar Parra. Hay un aforo máximo de 55 personas en todo el edificio.

Conexiones paradójicas

Entrar a las salas para continuar contemplando la obra de Posada es como aventurarse a un panorama aséptico, con el que la humanidad se ha familiarizado más en los últimos meses. Es, sin embargo, una coincidencia que la exhibición trate temas relacionados con la medicina justo en medio de la pandemia. El proyecto se viene desarrollando desde hace aproximadamente tres años, cuenta González. “Es la capacidad del arte de anticiparse a su tiempo”.

En Definición del Horizonte se ven muros repletos de cuadrículas como las baldosas de un hospital, pero que dentro alojan reflexiones en torno al oficio médico, como con Sala de Examen (2000), en donde cinco retratos del rostro de una enfermera piden silencio alrededor de una camilla ginecológica cubierta de yeso, como una reflexión en torno a la “ausencia del lenguaje en el mundo médico”, se lee en la descripción de la obra.

En la siguiente sala el verde se traga al color blanco, la ruda, la cúrcuma, la albahaca y otras especies de plantas abarcan el panorama y describen las exploraciones que Posada tuvo en el Chocó, donde conoció un poco más sobre la medicina tradicional.

Luego pasa a proyectos como Signos Cardinales (2009) en los que destaca el impacto del desplazamiento forzado en las mujeres colombianas y después hay otra parte de su trabajo dedicado al estudio que ha hecho del cerebro humano.

El Mamm estará abierto a partir de este miércoles 8 de julio en un horario de 10:00 a.m. a 7:00 p.m., los sábados de 11:00 a.m. a 6:00 p.m. y domingos de 11:00 a.m. a 5:00 p.m. Solo se permite el ingreso de mayores de edad de acuerdo al pico y cédula establecido por el gobierno local. La entrada es libre, pero se sugiere un aporte voluntario de $10.000.

Promesas de modernidad

En el Centro, el Museo de Antioquia empezará a recibir visitas a partir del 9 de julio desde las 10:00 a.m., aunque la celebración por su reapertura es hoy (ver Paréntesis). En su caso solo tendrá abiertos el segundo y tercer piso para quienes decidan regresar a habitarlo. De hecho, debe programarse con anterioridad desde la página web por motivos de seguridad.

“Abrimos el museo no por razones económicas, porque lo más rentable es hibernar, lo abrimos por un compromiso que tenemos con la ciudadanía, con el arte, con nuestros públicos, con el Centro de Medellín”, explica María del Rosario Escobar, directora del Museo de Antioquia. “Consideramos que somos tan vitales como el supermercado, la tienda del barrio, el parque. Nosotros somos otra forma del espacio público”.

Una vez allí, reencontrándose en la Plaza con las famosas esculturas de Botero y habiendo pasado por todos los chequeos y protocolos, habrá que empezar el recorrido de arriba hacia abajo. Lo primero será entrar a la sala Fernando Botero, donde está Pedrito, luego a esa donde se encuentran las obras internacionales.

Podrá bajar las escaleras, como haciendo un ocho entre las salas, para encontrarse con Historias para Repensar, que busca revisar y poner en duda los imaginarios de identidad antioqueña representados en obras de Eladio Vélez, Francisco Antonio Cano y Pedro Nel Gómez.

Por último, está Promesas de la Modernidad, una nueva sala. “Justo antes de que tuviéramos que cerrar por el confinamiento, la teníamos lista y estábamos ya preparándonos para su apertura. Vamos a presentarla como la gran novedad de este momento”.

Allí se abordan las esperanzas que se abrieron para el arte en el siglo XX y la llegada de las vanguardias en el arte antioqueño. Se podrá evidenciar de muchas maneras, entre esas a través de piezas que hicieron parte de las Bienales de Coltejer. La Cámara del Amor, el políptico de Luis Caballero, una obra que rodea y absorbe a quien la admira, fue la ganadora de la primera de esas bienales en 1968 y lo recibirá imponente del suelo al techo.

Olga de Amaral está presente con su Gran maraña paramuna (1970), un tapiz de fibras vegetales, crin de caballo y lana. Hizo parte de la tercera bienal.

Se podrá topar allí mismo con murales que hacen parte de la colección de Leonel Estrada y María Elena Uribe de Estrada y que están en comodato en el Museo de Antioquia por primera vez. Hay uno inédito de Botero, otro de Alejandro Obregón y si se fija muy bien, en el techo hay uno más de Lucy Tejada.

Más adelante podrá ver la intervención e impresión digital de Horizontes que hizo Carlos Uribe, los Papagayos de Beatriz González y el majestuoso guayacán de Ethel Gilmour que despedirá su visita a este espacio.

Para entrar al Museo de Antioquia también aplica el pico y cédula y deberá tener siempre el tapabocas, y como en el Mamm, igual es libre, pero ambas instituciones necesitan del apoyo de quienes puedan brindarlo. Desde esta institución del Centro lo llaman “iluminar el museo”, ayudar a que persista y que siga cumpliendo con su misión. Quizá usted puede hacer parte de esa luz en medio de tantas tinieblas

CONTEXTO DE LA NOTICIA
PARÉNTESIS
CELEBRACIÓN POR LA REAPERTURA
La Orquesta Filarmónica de Medellín, que en varias oportunidades ha tenido al Museo de Antioquia como su casa, ofrecerá un concierto a las 10:00 a.m. para festejar su reapertura, interpretará a Mahler. El Museo El Castillo ya está abierto también, empezó a funcionar desde el viernes 3 de julio con con aforo reducido. Otro que abrirá hoy será el museo Pedro Nel Gómez, que prestará sus servicios de lunes a viernes desde las 10:00 a.m. hasta las 4:00 p.m. Las exposiciones permanentes estarán disponibles para los visitantes.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE