Connect with us

Nacionales

Ecohuerta universitaria alivia el hambre en Belén

A la fecha se han llevado a cabo tres jornadas de entregas de los ramilletes de alimentos. El acompañamiento de los líderes comunitarios y la Policía ha sido vital para identificar los hogares que más necesitan ayuda durante la cuarentena. FOTO CORTESÍA

POR DIEGO ZAMBRANO BENAVIDES

Si se pronuncia “suskini” o zukini, a Flor Obando le da igual. Ella no conocía esta hortaliza, también llamada calabacín, pero le alegró mucho conocer qué comidas podría hacer con ella, y ver la alegría de sus vecinos de Belén La Playita al recibir paquetes de cosechas que llegaron desde la ecohuerta de la Universidad de Medellín.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

El Colombiano

El sistema de responsabilidad ambiental de esta institución se llama Campus Vivo, y desde allí se creó la idea de la ecohuerta que sirve para el aprendizaje de estudiantes que cursan carreras relacionadas con el agro (ver Paréntesis). No obstante, en medio de la cuarentena, la producción agrícola no podía echarse a perder y la decisión fue llevarla a los barrios más vulnerables en los alrededores de la institución.

Dora Luz Delgado, docente y coordinadora de esta estrategia, reveló que es así como hasta esta semana han entregado 90 kilos de espinaca, 250 lechugas. 30 kilos de acelga, 10 kilos de kale y 50 zukinis haciendo enlace con líderes comunitarios y apoyados por la Policía. Son al menos 300 hogares los que se han visto beneficiados.

“Tomamos la decisión de hacerlo para aliviar un poco este tema de la pandemia, que afecta a muchas familias que tiene dificultades para conseguir mercados en medio del aislamiento. Y como estaba la incertidumbre de qué íbamos a hacer con la cosecha porque comercializarla es difícil con la cuarentena, decidimos donarla y así ayudar a sectores de Belén como Las Mercedes, La Pradera o Aguas Frías”, explicó.

Alegrando hogares
Flor es líder comunitaria en Belén La Playita, a ella la llamaron para contarle sobre la donación de los productos y para darle una breve guía de algunos de ellos, de tal manera que ella se los transmitiera a sus vecinos.

“Nos llegaron frescas y bien empacadas. Ni siquiera tuvimos que ir hasta la universidad porque ellos se encargaron hasta del transporte. Como en el barrio la mayoría somos desplazados, esta ayuda nos cayó como del cielo, es que ni siquiera le puedo describir la felicidad de la gente al recibir sus paquetes”, expresó.

Olga Echeverri, líder comunitaria en Belén Las Violetas, manifestó que conocían la ecohuerta, pero no la han visitado. Celebró que se acordaran de familias que por la pandemia se quedaron sin empleos, o trabajan de manera informal y no tienen cómo llevar alimentos a sus casas.

Una cosecha bien empleada
La entrega de paquetes de hortalizas también es motivo de alegría para uno de los responsables de la ecohuerta, Luis Alfonso Rojas, quien trabaja en este sitio desde hace cinco años.

Claro, los horarios se tuvieron que apretar por causa del aislamiento. Ya no puede ir todos los días a encargarse de sus cultivos, como le gustaría, sino que se turna con un ayudante para asistir al menos dos veces a la semana.

Luis Alfonso, para evitar el contagio del virus, prefiere caminar 40 minutos que le toma ir de su casa a la finca de la U. de M., pero no deja de ir a sembrar, a regar y a dar la ronda por las tierras.

“Fue mejor así. Yo sí alcancé a temer que la cosecha se nos perdiera, pero mientras no podamos vender los productos, me parece que darles este destino es muy bonito, así de pronto no la pasan tan mal en esto que nos tocó vivir”.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

PARÉNTESIS

PRODUCTOS LIBRES DE QUÍMICOS

En 2015 la idea de la ecohuerta se vio materializada. Este sitio fue ubicado en la finca La Ortega de la Universidad de Medellín, aledaña al campus en Belén. Hoy en día los cultivos, escalonados, abarcan 2.500 metros cuadrados. Según el encargado del sitio, Luis Alfonso Rojas, hay más de 50 variedades de productos agrícolas. La coordinadora del programa Campus Vivo, Dora Luz Delgado, subrayó que se producen alrededor de 3 toneladas al año, y en condiciones normales la venta de lo cosechado autosostiene el proyecto. Cabe resaltar que, en este lugar, todo lo que sale de la tierra está libre de químicos.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE