RimixRadio, Noticias para latinos
Internacional

ARGENTINA: La policía desplazó a los manifestantes que atacaron el Congreso: continúa la tensión, hay heridos y un detenido

ARGENTINA

Detenidos y heridos; el grueso de las organizaciones de izquierda tomó distancia de los incidentes.

TOMADA DE:lanacion.com.ar

La Nacion | LinkedIn

Un sector de la izquierda, nucleado en el partido PSTU, protagonizó incidentes en las inmediaciones del Congreso. Tras iniciar una quema de gomas y en medio de una densa columna de humo, el grupo comenzó a arrojar piedras contra el Palacio Legislativo, donde se debate el acuerdo alcanzado por el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional.

Minutos después de iniciado el ataque con piedras al Congreso, efectivos de la Policía de la Ciudad llegaron al lugar y lograron hacer retroceder a los manifestantes violentos por avenida de Mayo hasta la avenida 9 de Julio, en medio de las corridas de comerciantes para proteger sus negocios y de los transeúntes, que buscaban evitar quedar en medio de las piedras y balas de goma.

En medio de los incidentes, la policía detuvo a un manifestante y denunció que cinco uniformados sufrieron heridas: uno sufrió el impacto de una bomba molotov -aunque se encuentra ileso-, dos fueron alcanzados por piedras, una oficial se descompensó y otra tuvo un esguince de tobillo. También advirtieron desde la Ciudad que la falta de un vallado en la zona para proteger al Congreso fue decisión del gobierno nacional.

“Cuando comenzaron a arrojar piedras y prender fuego gomas se decidió esperar ya que un avance de la policía hubiese provocado incidentes aún mayores. Al momento en el que se pudo individualizar a los agresores se avanzó para restablecer el orden de manera gradual”, indicaron desde la Ciudad.

También señalaron que, una vez identificados a los grupos violentos, se dialogó con los referentes de las otras agrupaciones de izquierda que se manifestaban en el lugar para que se desplazaran a un costado, porque había niños y bebés en la marcha.

Luego de la intervención policial y el desplazamiento de los manifestantes, sobre la esquina de las avenidas Entre Ríos e Hipólito Yrigoyen quedaron las marcas de la violencia: baldosas y cordones reducidos a escombros y polvo tras ser destruidos por los manifestantes para obtener piedras; paredes pintadas con consignas contra el FMI y el presidente Alberto Fernández; restos calcinados de gomas y contenedores de basura; y carteles y bancos de la plaza destruidos.

Desde la explanada del Congreso se observaban también los impactos de bombas de pintura sobre las paredes del Palacio así como las ventanas rotas por los piedrazos, lo mismo que las farolas históricas destruidas.

Otros sectores de izquierda no involucrados con el ataque al Palacio Legislativo -la mayoría- se replegaron sin enfrentarse con la policía. Mientras se sucedían los incidentes, en el recinto de la Cámara de Diputados continuaba sin interrupciones el debate por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

“Nosotros vinimos a manifestarnos contra la violencia que el FMI, el Gobierno y la oposición van a imponer sobre la población”, sostuvo Eduardo “Chiquito” Belliboni, referente del Polo Obrero, quien tomó distancia del “grupo violento” que atacó al Congreso con piedras, aunque sin condenarlos.

Según pudo constatar LA NACION en el lugar, los grupos violentos reivindicaban a Sebastián Romero, conocido como el “gordo mortero”, quien se encuentra con prisión domiciliaria por haber participado de los incidentes en el Congreso en diciembre de 2017, contra la reforma jubilatoria que impulsó Cambiemos.

La protesta inició sin presencia policial, aunque finalmente arribó una formación de infantería y otra motorizada de la Policía de la ciudad de Buenos Aires, portando escudos en la intersección de Yrigoyen y Entre Ríos.

Esto que pasó es un incidente menor que no cambia una marcha multitudinaria. Acá seguimos peleando contra este pacto con el Fondo. Esta refriega menor no cambia el eje político de la jornada: que el Gobierno y el macrismo llegaron a un acuerdo para votar el pacto con el FMI. Nuestra disposición es quedarnos hasta el final de la sesión”, le dijo a LA NACION el legislador porteño Gabriel Solano, del Partido Obrero.

Antes de los incidentes
Las calles tomaban temperatura al calor de la discusión política en torno al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que comenzó a debatirse esta tarde en el recinto de la Cámara de Diputados. Desde anoche, y a la espera del dictamen parlamentario que finalmente obtuvo el proyecto de ley, un amplio abanico de organizaciones de izquierda comenzó a congregarse alrededor de la Plaza del Congreso para manifestar su rechazo al entendimiento alcanzado por Alberto Fernández con el organismo que dirige Kristalina Georgieva.

Mientras puertas adentro la bancada del Frente de Izquierda-Unidad en la Cámara baja ya adelantó que votará en contra del proyecto de ley enviado por la Casa Rosada, al que definen como “un nuevo pacto de coloniaje” y “una legitimación de la estafa macrista”, los dirigentes que ya protagonizaron las multitudinarias marchas a Plaza de Mayo en contra del pago de la deuda externa, en febrero y diciembre pasado, se encuentran expectantes respecto de la posible participación de “independientes” en la manifestación de hoy.

“Creemos que será más a la tarde cuando se juntará la mayor cantidad de gente, alrededor de las 18″, comentó a LA NACION Gabriel Solano. También se pronunció en ese sentido la referente del MST Vilma Ripoll: “Esperamos que vengan miles de trabajadores, jóvenes y todos aquellos que quieran enfrentar al Fondo y su acuerdo de ajuste. Desde temprano nos encontramos en las puertas del Congreso y convocando a más sectores, que irán llegando al mediodía y durante la tarde”.

El kirchnerismo se muestra como crítico del acuerdo, pero en los hechos no hace nada para impedir su aprobación. Si realmente estuviera en contra, debería sumarse a movilizar junto a la izquierda”, sostuvo, por su parte, la dirigente del Nuevo MAS, Manuela Castañeira, quien acusó a la CGT de “mentirle en la cara a la clase trabajadora” por asegurar que el acuerdo no traerá costos sociales.

Otro de los sectores que se sumará a la convocatoria de este jueves es el denominado “sindicalismo combativo”. Luego de un plenario que tuvo lugar el fin de semana pasado, y del que participaron los diputados nacionales Alejandro Vilca (PTS) y Romina Del Plá (PO), sus representantes anunciaron su participación a través de un comunicado con fuertes críticas a “la actitud cómplice de las conducciones de la CGT y la CTA” frente al “ajuste que viene sufriendo el pueblo trabajador”.

En ese contexto, el dirigente del Subte y diputado bonaerense, Claudio Dellecarbonara, indicó que “los únicos que han rechazado consecuentemente el pacto con el FMI son los diputados del Frente de Izquierda”. Y, en línea con lo planteado por Castañeira, advirtió que “quienes ahora lo critican, como el kirchnerismo, dejaron correr el ajuste, la negociación, los pagos de deuda que hizo este gobierno al Fondo, mientras los sindicatos que dirigen no movieron un pelo”.

Lo cierto es que la “jornada de lucha” tuvo su puntapié inicial ayer por la noche. Tras la marcha organizada por agrupaciones políticas y sindicales cercanas al Gobierno también críticas del acuerdo, como la Corriente Clasista y Combativa (CCC) o la CTA, la Coordinadora por el Cambio Social realizó un acampe a la espera del comienzo del tratamiento en el recinto. En ese marco, tuvo lugar una radio abierta y Barrios de Pie-Libres del Sur, de la dirigente social Silvia Saravia, presentó los resultados de una “consulta popular” acerca del programa con el FMI. Según esos datos, el 91,1% de los más de un millón de votantes se pronunció en desacuerdo con el entendimiento alcanzado por el Gobierno con el organismo. La organización instaló más de 8.000 urnas en 417 municipios de 23 provincias y la ciudad de Buenos Aires.

“El acuerdo con el FMI es un pacto de entrega, destrucción, saqueo, hambre y pobreza. No podemos permitir que hipotequen nuestras vidas, es urgente salir a la calle para enfrentar el ajuste”, señalaron en un texto difundido esta semana y firmado por organizaciones como el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el Frente Arde Rojo-Marabunta, Organizaciones Libres del Pueblo-Resistir y Luchar, entre otras. “Es necesario que los trabajadores intervengan en la crisis con su propia perspectiva política”, enfatizó el referente de Política Obrera, Marcelo Ramal, otro de los convocantes a la movilización de este jueves frente al Congreso.

Related posts

VENEZUELA: Arreaza ratifica que Puente Simón Bolívar está operativo y Colombia genera confusión

admin

PUERTO RICO: Obreros agrícolas reciben bono de Navidad

admin

Avión se salió de la pista cuando intentaba despegar: 11 personas resultaron heridas

PaisaEstereo