RimixRadio, Noticias para latinos
Nacionales

Alcaldía se defiende ante crisis de colegios de Medellín

FOTO; CORTESÍA

Mientras expertos preguntan en qué se han gastado $4,6 billones destinados a educación desde 2020, el gobierno local dice que los problemas del sector vienen de alcaldías anteriores.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

Archivo:ElColombiano.svg - Wikipedia, la enciclopedia libre

Poniendo el espejo retrovisor en la gestión de gobiernos anteriores, la Secretaría de Educación de Medellín se refirió ayer al repunte de la deserción y los vacíos formativos de los estudiantes que quedaron al desnudo en el último informe educación publicado por el programa Medellín Cómo Vamos.

Luego de calificar ese programa como “cuarto de guerra” de Proantioquia y poner en duda el rigor y la objetividad de los indicadores consignados en ese informe, la Alcaldía de Medellín le bajó el tono a sus declaraciones y participó ayer en una mesa de trabajo convocada para discutir la crisis por la que atraviesa la educación en Medellín.

En el espacio, que contó con la participación de cerca de 30 expertos y líderes de ese sector, el secretario de Educación, Juan David Agudelo, y el director de Sapiencia, Carlos Alberto Chaparro, fueron interrogados por la gestión de este gobierno para evitar ese adverso panorama, para muchos inconcebible en una ciudad que ha destinado cerca de $4,6 billones de su presupuesto entre 2020 y 2023 a ese campo.

Y es que tal como lo retrató Medellín Cómo Vamos, la educación en Medellín acumula múltiples problemas, que van desde fallas en la infraestructura que cobijan a 397 de los 419 colegios de la ciudad, hasta la deserción y malos resultados en las Pruebas Saber.

En materia de tránsito a la educación superior, por ejemplo, uno de los indicadores más preocupantes que advirtió el programa fue que solamente 9 de cada 100 alumnos que se matriculan en transición logran llegar de forma directa a la universidad, quedándose el 91% en el camino.

Por el lado de la deserción, los datos preliminares publicados por el Ministerio de Educación apuntaban a que ese indicador era el más alto de los últimos 11 años para 2022, quedando en 5,1% para preescolar; 4,4% en primaria; 5,9% en secundaria; y 3,8% en educación media.

Uno de los factores que explican esa barrera está en las habilidades de lenguaje y matemáticas de los estudiantes, que en las últimas pruebas saber 11 mostraron falencias.

Tan solo en matemáticas, el 13,3% de los estudiantes de Medellín quedaron categorizados en el nivel más bajo (nivel 1), y un 37,1% en el nivel 2, lo que en términos prácticos significa que el 50,4% no tienen las competencias mínimas en ese campo para desempeñarse en la universidad.

Con base en ese diagnóstico, la mesa de trabajo arrancó abordando la controversia por la situación de infraestructura de los colegios.

Pese a que la Alcaldía argumentó que con los cerca de $319.000 millones de vigencias futuras aprobados en agosto por el Concejo para mitigar esa crisis, los expertos que tuvieron asiento en ese espacio cuestionaron al gobierno local por las razones que llevaron a dejar avanzar a ese problema hasta ese punto.

Dentro de los principales cuestionamientos que formularon los expertos estuvieron porqué esos trabajos de mantenimiento no quedaron contemplados en el Plan Municipal de Desarrollo y porqué la Alcaldía no dispone de un sistema de información abierto y riguroso en el que se le pueda hacer seguimiento a la situación de los colegios.

Sobre esos interrogantes, el secretario Agudelo Restrepo admitió que esos mantenimientos no quedaron contemplados en el plan de desarrollo. No obstante, poniendo el espejo retrovisor, señaló que en los gobiernos anteriores la situación había sido la misma.

Según argumentó el funcionario, la razón del avance de esa crisis de infraestructura obedecería a que en los últimos años la Alcaldía habría priorizado su presupuesto en la construcción de colegios nuevos, dejando relegado a un segundo plano el mantenimiento sobre los planteles más antiguos.

En medio de ese panorama, la llegada de la pandemia habría profundizado los problemas de infraestructura en muchos de ellos, desatando la crisis que se hizo pública en 2021. En su defensa, el secretario prometió que antes del cambio de gobierno esa dependencia dejaría listo un plan maestro de infraestructura educativa ligado al marco fiscal de mediano plazo, para que los próximos gobiernos quedasen con un diagnóstico detallado de esa situación y dispusieran de un respaldo presupuestal para emprender las reparaciones necesarias.

Por el lado de las cifras de deserción, el director de Sapiencia, Carlos Chaparro, tomó la vocería de la administración, asegurando que ciudades como Bogotá tendrían indicadores de repitencia más altos que los de Medellín.

Pese a admitir que Medellín tiene un problema de deserción, el director argumentó que este sería un problema estructural que aqueja a todo el país, que en el caso de Medellín se vería agravado por la sensación de los estudiantes de que los conocimientos que reciben en los colegios no se acoplan a sus necesidades, sobre todo para ganarse la vida.

A diferencia de días anteriores, en la mesa de trabajo de ayer, la Alcaldía le bajó el tono a sus cuestionamientos sobre la objetividad del programa y al final del espacio concluyó que la tarea central que queda sobre la mesa es la de encontrar soluciones estructurales a los problemas de los estudiantes.

 

Infográfico

Related posts

Un niño de 10 años fue herido con arma traumática en cancha deportiva de Bello

admin

Desde mil pesos y con su celular, los usuarios del Metro podrán recargar su cívica

admin

Anuncian la ansiada llegada del gas natural a cinco corregimientos de Mompox

admin