Connect with us

Nacionales

Medidas para evitar casos de secuestro exprés

Estos son los capturados de la banda “los Paracos de Aguasfrías”, involucrados en el secuestro de un abogado en el suroccidente de Medellín. FOTO CORTESÍA DE POLICÍA

POR NELSON MATTA COLORADO |

Tenga cuidado si lo llaman unos desconocidos para ofrecerle trabajo.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

Nuevas medidas para viajes en avión en Colombia por covid-19 – Rimix Radio

La invitación a una reunión de trabajo, en la cual le presentarían una propuesta para contratarlo como defensor en un proceso judicial, terminó siendo el anzuelo con el que una organización criminal atrajo a un abogado de Medellín a las redes del secuestro exprés.

Sucedió el pasado 12 de febrero en Belén, suroccidente de la ciudad, adonde llegó el profesional de 39 años. Por teléfono le habían dicho que requerían sus servicios para representar a un cliente en un caso de estafa, pero en vez de eso lo intimidaron con armas y lo subieron a un vehículo.

Lo llevaron hasta una vivienda en la vereda Aguasfrías, del corregimiento Altavista, donde lo amarraron, amordazaron y encerraron en el baño. A la madrugada del día siguiente llamaron a su novia para pedir $100 millones por la liberación.

Los familiares informaron de lo ocurrido al Gaula de la Policía, que antes de que pasaran 24 horas logró ubicar el sitio y allanarlo. En el procedimiento rescataron al abogado, capturaron a cinco secuestradores e incautaron una subametralladora mini Uzi, tres pistolas calibre 9 m.m., dos granadas de fragmentación, un silenciador, un chaleco blindado y municiones.

El general Pablo Ruiz, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, señaló que los delincuentes resultaron ser integrantes de una banda conocida como “los Paracos de Aguasfrías”, dedicada al cobro de extorsiones, tráfico de drogas, sicariato, secuestros extorsivos, venta ilegal de lotes, desplazamientos forzados y desapariciones, entre otros delitos.

Uno de los detenidos fue Juan Diego Ibarra Buitrago, alias “Cucho”, presunto cabecilla del grupo y exparamilitar desmovilizado del bloque Héroes de Granada de las Auc, quien tenía una orden de captura vigente por concierto para delinquir agravado.

Este fue el primer caso de secuestro exprés denunciado en el Valle de Aburrá en lo corrido de 2021. Se trata de una modalidad en la cual los criminales ejecutan una retención de corto plazo, buscando un desembolso rápido de dinero por parte de las víctimas.

El segundo hecho se registró una semana después, en una discoteca de Laureles, ubicada en la zona rosa de la avenida 33. En la madrugada del 21 de febrero, un joven de 22 años departía con varios amigos en el recinto.

Mientras bailaba, sintió que lo halaban del brazo, y desconocidos lo arrastraron hasta una oficina contigua, dentro del establecimiento.

Lo acusaron, falsamente, de estar vendiendo drogas “sin autorización”, por lo que tenía que pagar una multa. Horas después llamaron por celular a su hermano, exigiéndole $10 millones por el rescate del ser querido.

El general Ruiz detalló que el Gaula recibió la denuncia y comenzó a asesorar a los allegados del muchacho. Se pactó la entrega del dinero en un centro comercial, y cuando cuatro sospechosos llegaron a reclamarlo, fueron capturados en el acto por los policías.

Luego registraron la discoteca, apresando a otros dos hombres, entre ellos el dueño del negocio, Jairo Villegas Amariles, de 51 años, quien tiene entre sus antecedentes una extradición a EE.UU. (2005), donde fue condenado por narcotráfico.

Los demás involucrados son presuntos integrantes de “los Calvos”, una banda de la comuna de Manrique, conocida por la venta de drogas, extorsiones y sicariato, entre otras conductas ilícitas.

Ojo a las “ofertas”
El comandante del Gaula Metropolitano de la Policía, mayor Gabriel Niño, le contó a EL COLOMBIANO que los casos reseñados son los únicos dos documentados este año en el Valle de Aburrá en la modalidad de secuestro exprés.

En 2020, en plena pandemia, ocurrieron 12, de los cuales se logró el rescate de cuatro personas y ocho más fueron liberadas por los captores. “En estos momentos no tenemos secuestrados pendientes de rescatar, ni de este año ni del pasado”, contó el oficial.

Desde su perspectiva, el secuestro exprés no es un delito extendido ni generalizado en el área metropolitana, sino practicado puntualmente por algunas bandas y como factor de oportunidad. Sin embargo, advirtió que se ha detectado una forma particular de tenderles la trampa a las víctimas.

“La denominamos ‘la falsa oferta de empleo’. Consiste en contactar a un ciudadano para ofrecerle un negocio o un trabajo relacionado con su profesión, y ponerle citas en barrios alejados de la ciudad o áreas rurales, para cometer allá el secuestro”, relató.

Otra víctima de esta modalidad fue un comerciante medellinense de 62 años, quien el pasado 8 de enero fue invitado a Santander de Quilichao (Cauca), donde supuestamente le iban a mostrar una finca para negociar. Allí fue secuestrado por un grupo ilegal que pidió $400 millones por su liberación; estuvo un mes cautivo, hasta que el Ejército y la Policía lo rescataron.

En algunos casos, los delincuentes ni siquiera necesitan cometer el plagio para exigir dinero: basta con conducir a la víctima a un paraje en el que no haya señal de celular, de forma que sus allegados no puedan contactarlo, para engañarlos diciéndoles que está retenido. Esto sucedió el año pasado, tal cual denunció este diario en ese entonces, con veterinarios embaucados en las montañas de Antioquia (ver el recuadro).

Ante esta situación, ¿qué pueden hacer los ciudadanos para defenderse?

Autocuidado y denuncia
“Es importante que cuando vaya a cumplir una cita con desconocidos, o en un lugar alejado, le informe a un familiar o amigo dónde estará. Si al llegar al sitio, sus supuestos contactos lo llaman para que se desplace de ahí a otra zona, más arriba, por ejemplo, desconfíe y salga rápido de ahí”, explicó Niño.

Agregó que en algunas circunstancias, las personas que llaman están en la cárcel, y montan un embuste diciéndole a la víctima que la tienen vigilada y está rodeada. Si usted no ve a nadie alrededor, no se crea el cuento.

Respecto a los familiares, la primera recomendación es no pagar el rescate y dilatar la supuesta entrega de la plata, “porque si acceden demasiado rápido, los secuestradores piensan que tienen mucha capacidad económica y aumentan las cifras”, dijo el oficial; y la segunda, es llamar al Gaula a la línea gratuita 165 (Policía) o 147 (Ejército), en la cual recibirán asesoría de expertos.

El oficial expresó que debido a la pandemia por la covid-19, los bancos ampliaron sus facilidades para hacer transacciones vía celular, sin necesidad de acudir a una oficina; dicha circunstancia está siendo aprovechada por los criminales, que a punta de intimidaciones obligan a los incautos a efectuar traslados rápidos de dinero por ese medio.

A principios de esta semana, tras conocer de los dos casos de secuestro exprés resueltos con éxito, el subsecretario operativo de Seguridad de Medellín, Leonardo Buitrago, declaró: “La invitación es a confiar en las acciones de las autoridades, porque esta vez quedó demostrado. Hay una eficiencia del ciento por ciento en los casos atendidos en Medellín. Dos hechos que han arrojado 12 capturas, todas con agravantes judiciales y con el rescate efectivo de la víctima”.

El funcionario recordó que “la información ciudadana es vital para esclarecer estos hechos”

165 es la línea grautita nacional del Gaula de la Policía. La del Gaula Militar es 147.
20 capturados por participar en secuestros exprés en el Aburrá, de 2020 hasta hoy.

CONTEXTO DE LA NOTICIA
PARA SABER MÁS
EL FALSO SECUESTRO EN ÁREAS RURALES
A mediados de 2020 se presentó una modalidad de extorsión carcelaria, en la cual fueron engañados, en hechos distintos, tres veterinarios del Valle de Aburrá. Las víctimas recibieron llamadas de gente reportando que tenían caballos o ganado enfermo, en fincas de los municipios de Alejandría o Concepción. Cuando los profesionales acudían, nunca daban con la dirección, pero se quedaban sin señal de celular; mientras esto ocurría, los extorsionistas llamaban a sus familias para pedir dinero, diciendo que los tenían secuestrados. La familia trataba de contactar al ser querido, pero como no contestaba, se tragaban el cuento.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE