Connect with us

Nacionales

Medellín busca saldar deuda con su fauna silvestre, ¿cómo lo hará?

Este es uno de los corredores de fauna que actualmente tiene la ciudad. Conecta un paso en la quebrada La Gómez, en Robledo. FOTOS CAMILO SUÁREZ

POR EDISON FERNEY HENAO H.

Proyecto busca proteger especies con pasos seguros. La iniciativa, sin embargo, avanza lenta en el Concejo.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

Nuevas medidas para viajes en avión en Colombia por covid-19 – Rimix Radio

Con el proyecto de acuerdo número 46, se busca que la ciudad establezca pasos de fauna para la protección de sus especies silvestres.

La iniciativa, liderada por el concejal John Jaime Moncada, pretende conectar los corredores ecológicos que han sido fragmentados por el crecimiento urbano, la construcción de carreteras, viviendas y otro tipo de estructuras en las zonas urbanas y rurales de Medellín.

Ante la medida, expertos y ambientalistas señalaron que esta ayudaría a saldar una deuda que tiene Medellín con su fauna. El proyecto, sin embargo, todavía no despega. Surtir la etapa de estudios y los dos debates en el Concejo puede tomar más tiempo del esperado. La corporación ha priorizado otras discusiones.

La propuesta
El concejal Moncada argumentó en su proyecto de acuerdo que las intervenciones a los ecosistemas interrumpen la continuidad del hábitat de las especies, lo cual obstruye su libre tránsito, el flujo de energía y la transmisión de genes.

Para remediar lo anterior, sugirió que la ciudad debe asumir la tarea de construir corredores de biodiversidad seguros para sus especies silvestres. La idea es que estos funcionen como soluciones de conectividad ecosistémica, a través de obras como fajas con anchos variables, túneles, deprimidos o soterrados, viaductos, puentes o box coulverts (estructuras enterradas).

De ser aprobado el acuerdo, la secretaría de Medio Ambiente sería la encargada de ejecutar los estudios requeridos para establecer los pasos y la responsable de su futuro mantenimiento. Una vez identificados los puntos críticos para las especies silvestres en la ciudad (que suelen priorizarse a partir de los atropellamientos, según Andrea Bedoya, magíster en biología), el diseño y construcción se ejecutaría entre esta dependencia y la secretaría de Infraestructura Física.

Por su parte, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva) y Corantioquia se encargarían de instalar cámaras de monitoreo, con el fin de establecer indicadores y verificar la seguridad de las especies al habitar o transitar por los puntos instalados.

Además de estos pasos, el concejal Moncada sugirió en su proyecto que las autoridades que otorgan licencias ambientales (caso Amva o Corantioquia) deberán comprometerse con un monitoreo y control del flujo de fauna cuando se construyan, rehabiliten o mantengan proyectos de movilidad o infraestructura amparados bajo sus licencias.

Con esto, el corporado le planteó a la ciudad y al Concejo la necesidad de hacer obligatorio el diseño y construcción de corredores para fauna (fijos o temporales) cuando se ejecuten este tipo de obras (ver recuadro).

Importancia
Alejandro Arango, director de la corporación Gio Ambiental, indicó que los pasos de vida silvestre son una necesidad que las ciudades tienen hace más de 20 años. “Nunca se ha pensado en un término que se llama conectividad ecológica”, manifestó. Y explicó, también, que el tema de los pasos no se resume, únicamente, en conexiones entre árboles.

“Se necesitan canales, senderos estables y bien construidos por donde pueda trasmitirse la energía, es decir, las semillas y los genes que transporta la fauna silvestre”.

Sobre la fragmentación de esta energía y sus trabas para circular también habló Bedoya. Esta expuso que es vital hacer que los animales puedan llegar hasta donde solían hacerlo, o que visiten puntos a los que antes no llegaban, para evitar que lo que era un nicho ecológico se convierta en dos. “No hay mejor acción para reforestar un predio que permitir que la fauna silvestre llegue a él”, complementó Arango.

Bedoya explicó que la mayoría de especies que se ven afectadas debido a la falta de pasos seguros en las zonas urbanas son los mamíferos. Los vehículos que avanzan a alta velocidad suelen ser el mayor peligro. En el caso del Valle de Aburrá, las especies silvestres más afectadas en los pasos viales son las ardillas, las zarigüeyas, las iguanas e, incluso, los gallinazos.

Arango precisó, asimismo, que los pasos de fauna suelen ser reconocidos por las reposiciones que se hacen tras el paso de troncales o amplias carreteras que parten en dos los bosques o unidades ecosistémicas. Por lo anterior, suele pensarse en corredores elevados, que conectan a las especies como si fueran puentes “peatonales”. Sin embargo, resaltó, hay otros tipos de pasos, como los subterráneos, que son indispensables para algunas especies.

“Hay fauna que no se transporta por los árboles. Algunos animales se sienten vulnerables en las alturas. Cuando se les obliga a pasar por puntos elevados, se les está sacando de su hábitat”. Es este el caso de los armadillos y algunos roedores, los cuales no suelen trepar, ejemplificó Arango.

“El mejor paso de fauna que existe es el que no tienen nada que ver con los humanos”, acotó. Por tal motivo, hay que buscar que estos sean lo más naturales posibles y que respondan a las necesidades de conectividad ecológica de cada contexto. También es pertinente apostar por los pasos que no tengan que interrumpir el tráfico. “En la carrera humano-fauna silvestre siempre pierden los animales”, dijo.

Una deuda por saldar
El ambientalista Daniel Suárez sostuvo que la propuesta, más que una novedad, llega a saldar un vacío. Envigado, por ejemplo, ha fijado parte de su política ambiental en torno a este tema. Por ello, “el municipio de Medellín tiene una deuda con los puntos que son relevantes para su fauna silvestre”, sostuvo.

Al respecto, Nicolás Arenas, secretario de Medio Ambiente de Envigado, afirmó que este año se han instalado 11 pasos nuevos para la fauna, 7 aéreos y 4 subterráneos en su municipio.

“Somos los primeros que hemos hecho esos pasos de fauna por debajo del suelo, porque no todas las especies se montan a los arboles; hay otras que, simplemente, van por tierra”, afirmó.

Y, en cuanto a la operación de los pasos, corroboró: “La efectividad de estos es muy alta. Tenemos cámaras en los puntos y así lo hemos advertido. De hecho, nuestro propósito es seguir instalando corredores para proteger la vida de las especies silvestres”.

Respecto a la materialización de estos en Medellín, Suárez se mostró preocupado, pues el Concejo hoy está enfocado en otros temas. “Es importante que los concejales le den prioridad a este proyecto, como a otros temas de ciudad”, sugirió.

Lo que viene
El concejal Moncada presentó en su iniciativa un posible cronograma de implementación. Según este, una vez aprobado el proyecto, se darían seis meses para la creación de un equipo que trabaje en torno al estudio, diseño y construcción de los pasos de fauna. Luego, se dispondría de seis meses más para identificar los puntos a intervenir.

Consultado sobre el tema, Daniel Duque, también concejal de la ciudad, aclaró que este no se ha estudiado a fondo, porque hoy la prioridad del Concejo es darle trámite a otros temas, como las vigencias futuras para la biblioteca España y la transformación de la naturaleza jurídica del aeropuerto Olaya Herrera.

Duque explicó que cuando un proyecto de acuerdo es presentado por un concejal, el trámite suele ser más lento, “porque se necesitan los conceptos favorables de las dependencias de la administración municipal que se ven implicadas en la iniciativa”. En todos los acuerdos se requiere, mínimo, del concepto favorable de las secretarías General y de Hacienda; y, en este caso, también serían necesarios los de Ambiente e Infraestructura Física.

Lo anterior implica demoras, que se destinan a gestiones y a modificaciones para que los proyectos sean viables jurídicamente. “A eso todavía le falta mucho. No es una prioridad en este momento”, acotó Duque. Y agregó: “Si el concejal Moncada no se pone las pilas, es muy probable que el proyecto se demore más de un año en aprobarse”

11 pasos de fauna ha instalado Envigado durante este año. Es referente en la materia.

CONTEXTO DE LA NOTICIA
PARA SABER MÁS
OTRAS RAZONES PARA CREAR LOS PASOS
No solo se construyen corredores de fauna tras las intervenciones por proyectos viales. Suele pensarse que solo son necesarios en estos puntos, para evitar que los animales sean víctimas de atropellamientos. Sin embargo, la bióloga Andrea Bedoya explicó que con el simple hecho de canalizar una quebrada las especies que habitan ese ecosistema pueden verse afectadas. Cuando se construyen edificios o unidades residenciales también se alteran las dinámicas de los predios sobre los cuales se levantan. Los impactos negativos, complementó la experta, no responden solo a megaproyectos. En Medellín, por ejemplo, la construcción de la nueva sede de la Universidad Eafit implicó la disposición de estos pasos, porque esta obra interrumpió el paso de las ardillas, una especie común en ese punto del Valle Aburrá.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE