Connect with us

Vida

“Más que visibilizar un cuerpo es una identidad que se transforma”: Libertad Salazar González, reina de la inclusión

Foto | Freddy Arango | LA PATRIA Libertad Salazar en las instalaciones de la Biblioteca Pública Municipal de Chinchiná.
Apoya a la comunidad con procesos desde la Biblioteca Pública Municipal de Chinchiná.

LISET ESPINOZA

LA PATRIA | MANIZALES

TOMADO DE: lapatria.comlogo

Antes (Fue un seminarista)

Tenía un nombre masculino, incluso alcanzó a ser seminarista y estar tres meses en Italia, pero de eso no quiere hablar. La mesa de sexualidad diversa del departamento le ayudó a construir su identidad y es mujer transgénero: Libertad Salazar González.

El vestido rojo que luce deja al descubierto sus tatuajes. Uno es el rostro de su madre, que lo tiene al lado izquierdo del pecho, mientras que dos mariposas adornan sus muñecas y, a la vez, ocultan las cicatrices que le recuerdan sus dos intentos de suicidio.

Ahora (Se aceptó)

Es desparpajada a la hora de hablar y a sus 47 años comenta que el cambio lo hizo solo hace siete años, aunque se aceptó desde hace mucho antes, porque falta más educación al respecto. “Cuando nací el término transgénero era desconocido, no se hablaba, ahora es que se conoce. Antes lo tildaban a uno de loca, de marica y al principio me identificaba como transformista, entonces empecé a vestirme de mujer, pero al llegar a la mesa de sexualidad entendí que era una mujer transgénero. Es decir, aquella que se construye desde la identidad, que no está en un cuerpo equivocado, sino en un cuerpo que se puede transformar”, dice.

Antes (Le tiraban piedras)

Con su hermano gemelo se dio cuenta de que era diferente. Sin embargo, fue él quien sufrió agresiones en la época de estudiante porque lo confundían con Libertad. Por ello, para esta mujer que se considera activista los colegios son sinónimo de pánico. “Me tiraban piedras y los profesores me decían: para que es marica. Pero con mis padres pasó todo lo contrario, de ellos recibí todo el apoyo. Ambos fueron docentes y fuimos desplazados por la violencia. Somos de Villamaría, luego estuvimos en Manizales y ahora en Chinchiná”.

Ahora (Es intérprete de señas)

Hace 20 años es intérprete de señas y eso se lo debe a su madre, Judith González de Salazar, quien le enseñó ese lenguaje cuando trabajaba para el Ceder.  Empezó en Villamaría con un grupo de personas con deficiencia auditiva y su ingreso a la Biblioteca Pública Municipal de Chinchiná se da con el grupo La caja de pandora y con él abordaba temas relacionados con la comunidad Lgtbi.

“Con la llegada de Aleida como bibliotecaria comenzamos a hacer trabajos de inclusión con población sorda y Lgtbi. Hemos realizado, por ejemplo, conciertos de lengua de señas para sordos y este año queremos hacerlo en septiembre. También hicimos el primer reinado de sordos y actividades de lectura braille pensando en las personas con pérdida de la visión”.

Antes (La atacó la misma comunidad gay)

El aceptar las diferencias para evitar la violencia es un trabajo que se debe hacer también desde la misma comunidad Lgtbi. Según Libertad, ha sido atacada verbalmente por gais, porque no están de acuerdo con lo que hace, o por personas que creen que por ser transgénero debe dedicarse al trabajo sexual.

“Quiero acabar con eso y parte del trabajo con la Biblioteca y con la mesa de sexualidad diversa ha servido para que la población de Chinchiná interactúe con nosotros para evitar exclusión y rechazo. Con la pasada Alcaldía tuve un apoyo total para las diversas actividades cosa que no pasa con la actual Administración. En una reunión me trataron de él, y eso no me incomoda, ahí vi que hay que educar, trabajar en la construcción de los conceptos de identidad y de orientación de género”.

Ahora (Tiene proyectos)

Para este 2021 los proyectos que tiene están ligados a la Biblioteca Pública Municipal de Chinchiná con procesos de interpretación de lengua de señas, que también lo implementará en un proyecto nacional al que fue invitada. A futuro espera que su colectivo sea respetado y que deje de ser visibilizado por casos de violencia. “Las instituciones saben que esta población necesita oportunidades. Más que visibilizar un cuerpo es una identidad que se transforma”.

BIblioteca Pública Municipal de Chinhiná 

María Aleida Trujillo Giraldo, coordinadora de la Biblioteca Pública Municipal de Chinchiná, expresó que este centro cultural es el único de Caldas que es incluyente porque cuentan con una programación para personas diversamente hábiles y que actualmente prestan el servicio a por lo menos 25 de ellas. “Me refiero a personas en condición de discapacidad, con pérdida de visión y audición, y con discapacidad motriz. Tenemos el proyecto Leyendo por la inclusión que reúne a toda esta comunidad. Si llegan los no oyentes contamos con un intérprete de lengua de señas. Con la comunidad Lgtbi también hay lectura y les enseñamos la diferencia de los términos que ellos manejan. Para los invidentes contamos con un orientador que les ayuda con lo referente a lectura y escritura en braille”, expresa Trujillo Giraldo y añade que son apoyo para la Fundación Vida Plena y Saludable que atiende a 29 personas.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE