Un tejido social hecho desde el Atlántico para el mundo

Así luce la producción de tejido en fibra vegetal a punto de ser empacada. Cortesía

Por Diana Martínez Natera

Manteles, bandejas, fundas de cojines y hasta revestimiento de muebles, todo hecho en fibra vegetal y tejido a mano, es lo que compone la producción comercial de un proyecto social que se desarrolla con 300 mujeres del departamento del Atlántico.

TOMADA DE:elheraldo.co

La gestora de esta tendencia artesanal innovadora es la diseñadora de interiores Mónica Urquijo, que hace 19 años decidió enfrentarse al reto de socializar el proceso de creación de las decoraciones de espacios.

“Las capacitaciones iniciaron con el tejido de muebles en plástico, sin embargo, hoy en día es posible ver tejido en plástico en muchos lugares, por ello fue necesario pensar en algo innovador”, dijo.

Para ella la diferenciación de las creaciones en el mercado es la clave, pues asegura que “los productos solo son exitosos cuando son originales”.

De allí le surgió la idea de trabajar el tejido en un material desconocido e innovador, algo que se desarrolló como una tarea empírica, pero que con la ayuda retomada de las mujeres que iniciaron la capacitación en plástico, fue abriéndose paso entre nudos, tejidos y secuencias de diseño hasta convertirse en una opción rentable de comercio artesanal de exportación.

“El producto causó impacto en el extranjero, hasta la marca de Ralph Lauren se dejó encantar. Allí nació el primer convenio de exportación del proyecto”, contó.

Y es que el gigante de la moda a nivel mundial “quedó fascinado” con los productos, a tal punto que el convenio de exportación se extendió durante 13 años ininterrumpidos, solo terminó, según explicó la diseñadora, debido a una reestructuración de la marca.

Hoy en día, luego de dos años de receso, las creaciones en fibra vegetal volverán a salir del país. Esta vez el destino elegido de un pedido que cuenta con 400 piezas es Grecia. Esto se da gracias a un acuerdo que se logró, según afirma Urquijo, debido al apoyo del gobernador del Atlántico, Eduardo Verano, la primera dama del departamento Liliana Borrero y la secretaria de la Mujer, Zandra Vásquez.

El proceso de creación de cada pieza artesanal hecho en material vegetal o cuero vegetal puede variar entre dos días y una semana, esta estrechamente relacionado a las condiciones del clima y requiere de la labor conjunta de un grupo de trabajo dedicado, explica Urquijo. “La materia prima la creamos nosotras mismas, recibimos el material en su estado natural, apenas pasado por un proceso de secado. Somos nosotras quienes lo tratamos y lo convertimos en un hilo especial para hacer los tejidos” señaló Urquijo.

La exportación que llegará a revestir las habitaciones del hotel Casa Cook en Chania, isla de Creta, fueron fruto del trabajo de un año de un grupo de 100 mujeres que se dedicaron a la producción del material y el desarrollo de los tejidos artesanales.

Según Mónica Urquijo, lo que más la llena de orgullo no es el éxito internacional que ha tenido el proyecto, sino la forma en que el mismo ha afectado de manera positiva la vida de las mujeres involucradas en él y sus familias, quienes de una forma u otra también han vivido el proceso.

“Conozco el caso de muchos hijos de mujeres que se sienten agradecidos con el proyecto, algunos afirman que el trabajo de sus madres los hace sentir orgullosos, otros reflejan más seguridad, incluso hay algunos que también se han terminado involucrando en el proceso”, expresó la diseñadora barranquillera que desea seguir adelante con este emprendimiento social.

Compartir: