Un hombre sufrió amputación de pene luego de una erección que duró dos días

POR: Adrian Diaz

El caso del hombre, de 52 años, fue detallado en el “British Medical Journal”. El equipo de médicos decidió detener la expansión de la gangrena amputando la cabeza del pene, procedimiento que se conoce como glansectomía.

TOMADA DE:elespectador.com

Una erección sostenida durante 48 horas fue lo que alarmó a un hombre de 52 años, quien acudió a un hospital en Delhi para recibir un tratamiento por esta condición denominada priapismo. Sin embargo, cuatro días después y con gangrena en el pene, este fue amputado. Este caso fue detallado en British Medical Journal.

Priapismo es la condición en la que el pene mantiene una erección prolongada, usualmente sin estimulación sexual. Generalmente, esta enfermedad se produce por células malciformes, la cual es una alteración en la sangre que provoca que los glóbulos rojos se deformen.

¿Qué sucedió?

El hombre llegó al centro médico con un caso de priapismo extremo, para el cual los doctores tomaron una solución drástica. Debían crear un orificio en la cabeza del pene para que la sangre pueda escapar, para ello usaron una derivación en T con la finalidad de que la hinchazón baje.

Los médicos le coloran un catéter, le pusieron un vendaje para cubrir el área y le dijeron que guarde reposo. Según los doctores, en un principio esto no representaba un peligro, pero se debía tener en cuenta algunos efectos secundarios: la presencia de moretones en el miembro, una erección semirrígida e hinchazón.

Lamentablemente, al día siguiente, el pene perdió su color para tornarse negro: gangrena. Esto alarmó a los médicos y, cuatro días después, decidieron trasladar al paciente al Departamento de Urología del King George’s Medical Universit, donde fue examinado y tratado.

Los nuevos doctores decidieron quitarle el catéter e insertar uno en el abdomen para drenar la vejiga (cistostomía suprapúbica). Los urólogos se sorprendieron de que esto no se haya realizado en un inicio, ya que tiene como finalidad reducir el riesgo de infección del catéter uretral.

La gangrena parecía estarse extendiendo sobre todo su miembro viril. “El color negro del glande del pene se hizo más intenso al día siguiente. Y una línea clara de demarcación se hizo visible entre ella y el eje del pene”, detalló el Dr. Saqib Mehdi en el informe.

Solución

El equipo decidió detener la expansión de la gangrena amputando la cabeza del pene, este procedimiento se conoce como glansectomía. Luego de tres semanas de esta operación, el paciente se recuperó rápidamente para entonces su herida estaba sanando bien.

Los médicos desconocen qué causó el priapismo. Sin embargo, consideran que el tratamiento que recibió para este, pudo haber desencadenado la gangrena que le cortó parte de su miembro viril.

“Diversos factores como el catéter uretral, la venda de presión apretada alrededor del pene y la infección local solo o en combinación han sido implicados en causar gangrena del pene en casos de priapismo”, escriben los autores.

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Compartir: