Treinta jóvenes dijeron adiós a la drogadicción

Treinta jóvenes de diferentes barrios de Cartagena recibieron certificación por parte de la Fundación Niños de Papel, como personas reeducadas en cuanto a la superación de problemas mentales y farmacodependencia.

TOMADA DE:eluniversal.com.co

El acto, que se llevó a cabo en las instalaciones de la fundación, en el barrio Torices, contó con la presencia de Manuel Jiménez Tejerizo, presidente nacional de Niños de Papel; Patricia Romero, gerente de la regional Cartagena; Marly Jerez Flórez, gerente de la Fundación Ser Social; y Antonio Escalante Awad, presidente de la junta directiva de Niños de Papel.

Manuel Jiménez dijo que en los 28 años de existencia que tiene la fundación a nivel nacional y 18 en Cartagena, son muchos los jóvenes que se han logrado rehabilitar.

“Todo ello –añadió– con un plan de trabajo que nosotros llamamos ‘Espiral’ y consiste en promoción y prevención respecto a las enfermedades mentales; y luego un tratamiento especializado, que va desde lo clínico hasta lo terapéutico”.

Advirtió que estas ayudas humanitarias siempre han estado abiertas para personas de todos los sectores de la sociedad, “pero la verdad es que tenemos más acogida entre las comunidades de los bajos estratos”.

De hecho, la mayoría de los jóvenes que se certificaron decían provenir de barrios de la zona suroriental de Cartagena y de las faldas del cerro La Popa.

Las historias eran similares en cuanto a los factores que los indujeron a ingresar al mundo de las drogas.

*Karen, por ejemplo, narró que, a los 12 años, fue violada por un pariente cercano, pero sus conflictos familiares comenzaron cuando comunicó el abuso a su madre “y ella en vez de apoyarme me insultó y me pegó. Cada vez que le mencionaba eso, me pegaba. Entonces, me uní a unas personas del barrio que sí me creyeron, pero también me invitaron a consumir drogas. Cuando ya me faltaba poco para ser una indigente, una vecina me habló de Niños de Papel. Vine por mis propios mis pies y comencé las terapias, pero varias veces estuve a punto de abandonarlas por la falta que me hacían las drogas. Ahora asesoro a varios jóvenes de mi barrio que tienen el mismo problema que yo superé”.

Manuel Jiménez explicó que el programa “tiene un valor agregado, que es la parte psicosocial con acompañamiento de la familia de los menores, a quienes se les apoya en su proceso desde lo espiritual, lo ocupacional, lo deportivo y lo artístico, actividades que les permiten reintegrarse a su núcleo social y familiar una vez culminado su proceso”.

Desde 2012, Niños de Papel habilitó la IPS Marea, única en la región especializada en el tratamiento de adicciones y salud mental de niños, niñas y adolescentes

En Cartagena la fundación cuenta con un módulo de diagnóstico, un módulo clínico, un programa de hospital día (donde los menores no se internan sino que asisten diariamente a su tratamiento) y un módulo terapéutico, que funciona en una sede campestre en el municipio de Turbaco.

*Karen. Nombre cambiado.

Compartir: