Se usa tecnología europea para rehabilitar las vías de Medellín

Así se ve la carrera Carabobo, entre San Juan y Los Huesos, tras la pavimentación con la mezcla asfáltica SMA. FOTO SANTIAGO MESA

POR ÁNGEL ORREGO ARENAS Y GUSTAVO OSPINA ZAPATA

En un tramo de gran flujo vehicular, el de la carrera Carabobo, entre la calle San Juan y la avenida 33, Medellín acaba de iniciar el primer piloto en Colombia que consiste en mejorar la vía con una mezcla asfáltica de tecnología europea que permitirá más duración de la capa de pavimento.

TOMADA DE: elcolombiano.com

El Colombiano

La tecnología se conoce como SMA (Stone Masthic Asphalt). Se trata de una técnica que le mezcla al pavimento una sustancia celulosa que le imprime mayor resistencia y durabilidad al material, según la explicación que hace la secretaria de Infraestructura Física de Medellín, Paula Andrea Palacio Salazar.

El resultado de la mezcla es la producción de un material más grueso y resistente, que incluso ofrece más confort a los conductores.

La funcionaria explicó que para obtener el SMA “se modifica el asfalto con unas celulosas, las cuales nos permitirán tener una mayor durabilidad en el tiempo”. De acuerdo con el anuncio, este material resulta ideal para viales intermunicipales y urbanas.

La mezcla fue desarrollada en Alemania a finales de los años 60, y desde 1984 empezó a extenderse su uso. Hoy es utilizada en países de Europa, Estados Unidos, México, Argentina, Chile y algunas pistas que han construido en Brasil.

Para el caso de Medellín, la empresa Manufacturas y Procesos Industriales (MPI), con sede en Barrancabermeja, es la que transforma el asfalto común con una serie de aditivos, modificando así sus condiciones de perdurabilidad.

A la vanguardia

Estas mezclas de asfalto tuvieron que pasar por una serie de estudios para poder comprobar su viabilidad en las calles de la capital antioqueña.

Es por ello que durante los últimos tres años un equipo de la Secretaría de Infraestructura trabajó hasta lograr finalmente su aplicación real.

Gustavo Arenas Zapata, profesional universitario de dicha dependencia, explicó que por cada tonelada de asfalto se añaden tres kilos de material celuloso a la mezcla. Para la labor tuvieron asesoría de expertos mexicanos, quienes desde hace años ya utilizan la tecnología.

“Incluso viajamos a México a ver cómo era el diseño de las mezclas en el laboratorio, cómo era su instalación en campo y cómo se había comportado en las vías de ellos”, afirmó el ingeniero.

Arenas Zapata también expuso que, a pesar de que aún están trabajando en la determinación del costo que esta nueva técnica implica, “creemos que la mezcla nos va a dar valores muy similares a lo que son los costos del pavimento tipo microaglomerado (el que se utiliza para la construcción de vías principales)”.

La Secretaría explicó que el ahorro que tendrá el Municipio no radica en el costo de implementación, sino en el de mantenimiento anual porque esta mezcla perdura más. Esta alcaldía destinó $308.000 millones para el mantenimiento de la malla vial ($77.000 millones cada año, en promedio).

Según los cálculos oficiales, la durabilidad de una capa asfáltica normal es de 10 a 15 años. Con esta nueva tecnología, en Medellín se espera que los mantenimientos al pavimento se extiendan a 20 o 25 años, lo que significa tener un mayor ahorro.

Durante la aplicación del nuevo asfalto estuvieron presentes algunos miembros del Invías que llegaron desde Bogotá con el interés de conocer más sobre el asunto.

Esto, debido a que previamente una delegación de Infraestructura de Medellín, estuvo en el instituto exponiendo el tema. “Ellos vinieron para ver el procedimiento y para analizar si se puede incorporar dentro de la normatividad vigente de pavimentos en Colombia”, acotó Arenas.

¿10 años más?

El ingeniero Johel Moreno, experto en pavimentos, opinó que si se busca tener una capeta asfáltica “cuyo propósito es aumentar el factor de fricción, bienvenido, pues se pueden contrarrestar los altos índices de accidentalidad”, pero expresó sus dudas en cuanto a la durabilidad, ya que, en su criterio, el pavimento asfáltico, conocido como flexible, siempre tendrá menor vida útil que el rígido. “El rígido es el de cemento Portland, con el que está hecha la avenida Oriental, que es de mucha mayor duración que el asfalto, que es derivado del petróleo”, puntualizó.

Mario Santiago Hernández Arango, profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Medellín, precisó que este asfalto es una solución “interesante” en la rehabilitación de las estructuras existentes “porque a nivel internacional ha funcionado”, dijo.

No obstante, expresó sentirse “preocupado por el corto periodo de tiempo en que se evaluarán los resultados de la mezcla (entre 4 y 5 meses)”, para luego tomar decisiones de gran importancia como su aplicación en vías de alta concurrencia como la avenida Oriental.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Luego de analizar los resultados de la repavimentación en la carrera Carabobo (entre San Juan y Los Huesos), se espera replicar el método en otras vías principales de Medellín, como la calle Colombia y la avenida Oriental.

Asimismo, en las comunas y corregimientos se continuará avanzando con los trabajos de mantenimiento y reparcheo de huecos. Según cifras oficiales, esta labor ya ha dejado un saldo de 40.000 huecos tapados. Para 2019 la meta son 11.000 más, además también se proyecta la pavimentación de otros 74 kilómetros de carril en diferentes puntos de la ciudad. $308.000 millones han sido dispuestos en inversiones de recuperación de la malla vial.