Connect with us

Nacionales

¿Qué es lo que está pasando en las salinas de Galerazamba?

El mar rosa sigue siendo un atractivo turístico en Galerazamba. //Archivo - El Universal.

Desde agosto pasado, cuando la Agencia Nacional de Minería (ANM) le adjudicó la concesión de las salinas de Galerazamba a la empresa Cabrales Paffen S. A., con un contrato por 30 años, todo fue alegría, puesto que se creía que con esto la extracción de la sal sería más organizada y mayor.

TOMADA DE:eluniversal.com.co

Resultado de imagen para logo el universal cartagena png

Además, esperaban atraer clientes, esos que se fueron después de ver que por dos años en las salinas de Galerazamba no se estaba ni extrayendo ni vendiendo la sal, debido a que la concesión que estaba anteriormente decidió retirarse.

Desde ese momento los habitantes de Galerazamba decidieron hablar con el entonces gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, para explicarle que esa era la única fuente de trabajo que ellos tenían, por lo que le pidieron ayuda y después de sostener reuniones con la comunidad y la Agencia Nacional de Minería, los moradores del municipio decidieron crear una asociación para así poder quedarse con el proceso de la extracción de la sal y venderla.

A la asociación la llamaron Asocomigal, y por dos meses, durante el año 2019, fue la misma comunidad la que se encargó de todo el proceso de la sal, al tiempo que algunos se encargaron de seguir promocionando el mar rosa como un sitio turístico, lo que aumentó la afluencia de turistas a ese corregimiento del municipio de Santa Catalina.

“En diciembre de 2018 se generó toda la expectativa publicitaria para que la comunidad fuera y conociera el mar rosa, lo que generó que Galerazamba fuera también elegido como un destino turístico. Esto fue interesante, pero a la vez algo brutal, puesto que ingresaron más de 45 mil personas, donde 280 personas de la comunidad se dedicaban a la explotación del turismo. Se podría decir que el 90% de ellos no estaban capacitados para esta labor”, señaló Gabriel Cabrales, dueño de la empresa que tiene actualmente la concesión.

Cabrales asegura que desde hace unos 4 o 5 meses, cuando inició su labor en las salinas, las cosas no han sido fáciles, puesto que ha intentado organizar a la comunidad para que siga mostrando el mar rosa como un sitio turístico, pero de manera legal. Algo que, al parecer, los habitantes no aceptan.

“Mi objetivo principal es la sal, para eso es que estoy concesionado, sin embargo, he querido legalizar esto, pero han sido 4 o 5 mese con un desgaste por el tema turístico, pues la comunidad no quiere”, indicó, agregando que de los 8 grupos que existen en la zona y los cuales se dedican a llevar a turistas a conocer las salinas, solo dos están legalmente constituidas como agencias.

Por su parte, Enrique Porras, líder de Galerazamba, le contó a El Universal que el trabajo como operador turístico es el único que ellos tienen para subsistir, y que por eso no pueden permitir que se los quiten.

“Cuando le dieron a Asocomigal la explotación de la sal, no teníamos experiencia en esto, sin embargo, logramos salir adelante, por lo que queremos sentarnos con la Agencia Nacional de Minería para que nos ayude a llevar el turismo a otro nivel. Además, creo que sería conveniente sentarnos con el señor Cabrales para ver cuáles serían los pasos a seguir para mejorar la relación”, dijo el líder.

Guillermo Meléndez, representante legal de Asocomigal, aseguró que “hay muchas restricciones para que el turista y la comunidad, como guía, entre a las salinas; por eso en ocasiones deben utilizar vías alternas para que el turista conozca el mar rosa”.

Ante esto, Cabrales alega que “lo que están haciendo es ilegal, puesto que ya es un predio privado, pero como no puedo cerrarle las puertas a la comunidad ni a nadie, lo que quiero es organizarlos”.

El problema de las ventas

Con relación a las toneladas de sal que la asociación Asocomigal extrajo el año anterior, fue muy difícil que vendieran, puesto que el mercado ya estaba completo.

“Como no hubo extracción por dos años, cuando la comunidad llevó su sal y la propuso a algunas empresas, ya no había espacio en el país para vender, puesto que ya tenían otros productores”, dijo el líder de Galerazamba.

Cabrales Paffen S.A. es la única, según indicó el mismo dueño, en comprar toneladas de sal, las cuales nunca recibió debido a problemas internos.

“La comunidad nunca pudo vender, nosotros compramos y por problemas internos no recibimos la sal. Sin embargo, aquí estamos y queremos lo mejor para todos, por eso ya estamos haciendo estudios para volvernos también operador turístico y que la Agencia Nacional de Minería nos avale”, dejó ver Gabriel Cabrales.

Algunos de los miembros de Asocomigal le contaron a El Universal que debido a las ventas fallidas, muchos de ellos a la fecha no han recibido su pago. Ante esto, el representante legal indicó que a finales de mes podrían estar recibiendo el dinero.

“Se les debe una parte a los trabajadores, ya estamos en negociaciones y este 7 de enero se continuarán para venderle a una firma de Medellín con planta en Barranquilla unas 7 mil toneladas de las 12 que están disponibles”, finalizó Meléndez.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE