Connect with us

Nacionales

Proponen que menores de 25 años ganen menos del salario mínimo

El punto álgido de la controversia es que, por lo general, los jóvenes de hoy, a los 25 años, aunque no han tenido experiencia laboral en algunos casos, si tienen una amplia preparación. Foto: iStock

¿Es justo que ganen menos solo por tener poca edad y experiencia? He aquí lo que dicen los jóvenes.

Por: 
REDACCIÓN ECONOMÍA/

Partiendo de la idea de que los costos laborales son una de las razones de peso del deterioro laboral en Colombia, lo que tiene al desempleo al alza desde hace 4 años y que en la última medición del Dane, en agosto, se ubicó en 10,8 %, el centro de pensamiento económico Anif volvió a insistir en su propuesta de salario diferencial para jóvenes menores de 25 años, en solo el 75 % de un salario mínimo.

Hay que recordar que el desempleo en los jóvenes es aún más alto que el del promedio de la población: fue de 17,7 %, lo que se ha convertido en otro argumento para proponer la idea de un menor salario.

TOMADO DE: eltiempo.comResultado de imagen para eltiempo.com

Y otro punto crucial, que poco se ha abordado, es el hecho de que el desempleo lo está presionando la población no calificada. Sin embargo, en la propuesta de Anif se habla de jóvenes de menos de 25 años que van a entrar al mercado laboral en el primer año y requieren una etapa de formación y aprendizaje.

El punto álgido de la controversia es que, por lo general, los jóvenes de hoy, a los 25 años, aunque no han tenido experiencia laboral en algunos casos, si tienen una amplia preparación, lo que implica haber hecho grandes inversiones para estudiar varios idiomas, viajar y formarse hasta con maestrías.

Dentro de los elementos para el debate, el director del Observatorio laboral de la Universidad del Rosario, Iván Jaramillo, pone el tema de la constitucionalidad.

«La Constitución colombiana garantiza como principio de derecho del trabajo una remuneración mínima, vital y móvil para los trabajadores en Colombia«, indicó.

En términos legales, «la remuneración porcentual del salario mínimo se aplica hoy al apoyo de sostenimiento en contratos de aprendizaje que justamente no constituyen relación de trabajo», recordó Jaramillo.

El experto agregó que, si bien la tasa de desempleo juvenil duplica la tasa nacional de toda la población, «la flexibilización como reducción de derechos ha demostrado ser ineficiente para corregir problemas del sistema laboral en empleabilidad es preferible optar por vías de corrección enfocadas en la conexión del sistema educativo y el mundo laboral y esquemas de acreditación y reconocimiento de experiencia en programas de formación por ejemplo».

Testimonios

María Camila * tiene 24 años. Terminó una carrera de comunicación social social y está en su primera experiencia laboral, aprendiendo, eso si, pero con muchos compromisos económicos encima.

Para realizar sus estudios universitarios tuvo que acudir a créditos, pese a que pertenece a un estrato social que no es tan de bajos ingresos (estrato 4). El primer semestre en una universidad privada le costó $ 8’299.000 y los subsiguientes iban incrementando hasta llegar a un costo de $ 11’625.000.

Tuvo la fortuna de que los intereses, por ser la misma institución educativa la prestamista, eran bajos (1,35 %). Sin embargo, ella comenta que entre sus pares, hay compañeros que tienen créditos con instituciones como el Icetex que, si bien puede prestar hasta el total del valor de los semestres para pagarlos una vez terminen los estudios, a veces los dejan más endeudados que aquel colombiano que compra un apartamento en estrato 4.

Por estar en el primer año laboral, María Camila solo recibe como remuneración un salario mínimo, que en la actualidad, está en 828.116 pesos. Sin la ayuda de sus padres, no podría cumplir con los compromisos que adquirió para ser hoy una profesional con dos idiomas: inglés y alemán.

Otro caso

Andrea * es otra de las jóvenes universitarias que cuenta su realidad laboral y económica.

«Mis papás tuvieron que pagar la manutención en Bogotá durante seis años que estuve en la universidad porque soy de Boyacá y donde vivía no había la carrera que quería estudiar. Esos gastos incluían arriendo, transporte, libros y fotocopias y alimentación. Mensualmente, en el 2011 eran más o menos $ 800 pero ya en el 2016, la suma era de casi un millón, aún así con muchas limitaciones por el costo de vida de la ciudad».

Yo estudié becada por el 50 % del valor del semestre, pero por la otra mitad mis papás pagaban alrededor de $3 millones, al final fueron alrededor de $3’6 millones y se pagaron nueve semestres.

Para la tesis me compraron una cámara profesional y algunos equipos, en todo ese proceso me demoré casi un año en el que también tuvieron que mantenerme en Bogotá.

Además tuve que estudiar inglés para graduarme y me fui al exterior, mi papá me dio $ 10 millones y yo me endeudé con el Icetex por $12 millones. Además trabajé durante el tiempo que estudié. La deuda con el Icetex la llevo pagando un año y medio y me ha costado mucho, porque me gano 1’5 millones y debo pagar $320.000 de cuota mensual, pero al pagar el arriendo, que son más o menos $500.000 y la tarjeta de crédito que oscila entre $150 y $250 al mes – que siempre termino utilizando al final de mes porque el salario no me alcanza – me quedo con muy poco. Eso sin contar el celular, la alimentación y los gastos de la casa. Pese a lo que la gente puede pensar de la gente de mi edad, no me la paso de rumba, saliendo o comprando ropa, porque no me alcanza.

La única razón por la que puedo vivir en Bogotá con lo que me gano, que son menos de dos salarios mínimos, es porque comparto apartamento con mi hermana y arriendo una habitación. No podría lograrlo de otra forma. Lo más irónico es que si no tuviera toda la preparación que tengo, viniendo de una universidad privada y hablando inglés, no tendría el trabajo actual en una empresa de prestigio, pero aunque soy consciente de que me pagan muy por debajo de lo que cuesta lo que hago, debo aceptar esas condiciones».

* Nombres cambiados
REDACCIÓN ECONOMÍA

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE