Connect with us

Nacionales

‘Pido una sanción ejemplar para el Uber que ultrajó a mi hija’

Ángela María Guerrero y su familia han estado sometidos a tratamientos psicológicos desde el ataque. Foto: Archivo particular

La madre de la víctima ha vivido un viacrucis. Ella y su familia están en tratamiento psicológico.

Por: Bogotá /

Cada día se acerca más la fecha. Ángela María Guerrero y su familia claman que el juez que lleva el caso de su hija, ultrajada el pasado 23 de febrero por un conductor adscrito a la plataforma Uber, imponga una condena ejemplar.

Solo recordar lo que pasó ese día les genera escalofríos, pero se niegan a dejar de luchar. Dicen que lo que le sucedió a su hija será una huella imborrable en la joven de 14 años.

Todo ocurrió a eso de las 4 de la tarde. “Yo estaba en la clínica Colsubsidio de Ciudad Roma. La abuelita de mi hija estaba hospitalizada y nadie podía llevar a la niña a la casa en el barrio Normandía. Entonces, decidí usar los servicios de Uber para que se fuera para la casa”.

TOMADO DE: eltiempo.comResultado de imagen para eltiempo.com

Minutos después, el conductor del vehículo estaba llamando a reportar que estaba en frente del lugar pactado. Ángela acompañó a su hija al carro y verificó que las placas coincidieran con las que aparecían en la aplicación. El conductor llegó en un vehículo gris, llevaba gorra y gafas oscuras y se presentó con el nombre de Daniel.

Mientras que la madre de la niña monitoreaba todo el trayecto a través de la aplicación, la menor fue obligada a mover al piso la maleta que había puesto sobre sus piernas y a ponerle seguro al carro.

Luego, le relató a su madre, fue acorralada por una serie de preguntas: ¿qué haces? ¿Dónde estudias? ¿En qué colegio? ¿En qué curso? y con frases intimidantes como que ella tenía las manos muy grandes.

Casi que en cuestión de minutos, el desconocido la había sometido a su voluntad, según el relato de la víctima, en un paraje desconocido de una zona empresarial en la localidad de Engativá. “Mientras a mi hija le sucedía todo eso, yo noté que el carro se detenía en una parte del trayecto. Llamé inmediatamente al tipo, pero este ya me tenía bloqueada”.

Luego del abuso, la niña cuenta que logró que su victimario accediera a dejarla en un sitio diferente a su casa pues ella sentía temor de que el hombre viera dónde vivía. Así, aterrada, sin siquiera poder reaccionar por el shock, la niña pudo arribar a su hogar. “Mi hija llegó a la casa, yo hablé con ella, la sentí rara. Luego, pasan diez minutos, y ella me llama y me cuenta lo que pasó. Yo quedé destrozada”, contó Ángela.

Desde ese día, la menor de edad y toda su familia luchan, primero, por recuperar su salud emocional y, segundo, por que la justicia actúe en contra del presunto agresor. “Para mí ha sido muy duro recordar que le confié la vida de mi hija a una empresa que prometía seguridad y que, en realidad, no tenía control total sobre sus conductores”.

El primer paso se dio gracias al apoyo que esta familia ha recibido por parte del CTI de la Fiscalía. “Al hombre de 49 años que en efecto iba manejando, que no era el que aparecía en la aplicación, lo arrestaron el pasado 8 de julio en el barrio Isla del Sol y, al día siguiente, le imputaron los cargos de acceso carnal violento. Hoy está recluido en la cárcel Modelo de Bogotá”, contó Ángela.

Ese avance le permitió a la familia seguir con su lucha pues el examen de Medicina Legal que se le practicó a la niña es claro en señalar que “es una menor de edad con un relato consistente que debe ser tomado en cuenta durante el proceso”. También fue remitida a una valoración por psicología forense.

Luego de que la familia obtuvo el apoyo de la firma de abogados De la Espriella Lawyers Enterprise se logró avanzar en el proceso. El 27 de septiembre se iniciaron las audiencias preparatorias. Mañana se lleva a cabo la segunda fecha. Después se sabrá el desenlace de esta historia en un juicio.

“Lo más increíble es que, con todas las pruebas que hay, el conductor se ha declarado inocente. Como madre lo único que pido es una condena ejemplar para este sujeto”, dijo la madre de familia con vehemencia. Por eso, tampoco ha parado de llamar la atención de los medios para que el caso de su hija no pase al olvido.

No es la primera vez que una mujer en Bogotá se siente intimidada por el conductor de un vehículo de servicio público. El pasado primero de octubre, una ejecutiva denunció a través de sus redes sociales lo que le había pasado en un taxi en Bogotá a eso de las 10:40 de la mañana. Ella se subió a un carro en la calle 46 con carrera 13, rumbo a la calle 26 con avenida 68, sin sospechar que quien manejaba el vehículo iba a terminar agrediéndola. “De un momento a otro el tipo se volteó, le puso seguro a las puertas, se bajó la bragueta del pantalón y comenzó a masturbarse”. Este caso está también en conocimiento de las autoridades.

‘En Uber, los menores de edad deben viajar con adultos’

Frente a este caso, Uber fue claro en señalar que rechaza cualquier acto o tipo de situación que ponga en riesgo la seguridad e integridad de los usuarios y socios conductores registrados en la aplicación.

Ante la situación descrita dijo que, una vez se conoció el reporte de la usuaria, se estableció contacto para darle soporte y asesoría en cómo proceder con la denuncia penal.

Uber agregó que se inhabilitó de manera permanente la cuenta del socio conductor y que se les dio respuesta oportuna a todas las solicitudes de información que les fueron remitidas por parte de las autoridades competentes que están a cargo de las investigaciones, con el fin de apoyar el avance de las estas. “Este es un caso repudiable; sin embargo, reiteramos que de acuerdo con las guías comunitarias y los términos y condiciones de uso de la aplicación de Uber, solamente personas que sean mayores de edad pueden tener una cuenta en la aplicación de Uber y
solicitar viajes. Si algún menor de edad realiza un viaje por medio de la aplicación, deberá estar acompañado por su padre, madre o tutor en todo momento. Hacemos un llamado a los responsables legales de un menor a velar por el cumplimiento de esta condición del uso de la aplicación”.

CAROL MALAVER
Subeditora sección Bogotá de EL TIEMPO
Escríbanos su caso a carmal@eltiempo.com

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE