Connect with us

Vida

‘Me quedo en Wuhan porque me siento más seguro’: estudiante colombiano

Julián Vélez Grisales aprendió mandarín en el colegio. Lleva varios años viviendo en Wuhan. Foto: Archivo particular

“Estoy bien y no es necesario regresar”, dijo el joven que no quiso tomar vuelo de repatriación.

Por: Carlos Francisco Fernández

Un estudiante colombiano que se encuentra en la ciudad donde se inició el brote del COVID-19 (coronavirus) a finales de diciembre le dijo a EL TIEMPO que se han dicho muchas falsedades sobre lo que ocurre en China.Asegura sentirse bien tratado y que no regresará por ahora porque ha comprobado que la situación está bajo control.

TOMADO DE: eltiempo.comResultado de imagen de eltiempo.com

“Quedarme en Wuhan es un aporte responsable para evitar la propagación del virus”, responde Julián Vélez Grisales, un estudiante caleño que desde hace tres años estudia en la Universidad de Wuhan, ciudad en la que empezó la epidemia que hoy amedrenta al mundo.

Vélez, a sus 20 años, con voz tranquila, manifiesta que desde un comienzo ha estado inserto en un proceso sanitario desplegado por las autoridades chinas que le genera tranquilidad, pues sus resultados han aplanado significativamente las cifras de infectados y muertes en dicha ciudad.

Llegó a la Universidad de Wuhan como beneficiario de una beca favorecida por el conocimiento del idioma, que aprendió durante sus años de estudiante de bachillerato en un colegio de la localidad de Aguablanca, en la capital del Valle.

“Aquí recibo todo, además de los elementos necesarios para educarme, la vivienda, los servicios médicos y un subsidio para la manutención y en estos momentos las medidas que he recibido para protegerme de la infección han sido completas y permanentes”, agrega, sin dejar de lamentar “la desinformación que en los países occidentales circula en torno a la epidemia”.

Con una madurez que parece desbordar su corta edad, insiste en que los protocolos aplicados en la ciudad de Wuhan y la región de Hubei han sido acertados, con los criterios colaborativos y disciplinados que caracterizan a los chinos y que de ninguna manera son el resultado de acciones policivas, excesivas o marcadas por las amenazas. “Nada de eso es cierto y menos que en las calles se esté muriendo la gente”, reafirma Vélez.

En diálogo con EL TIEMPO, este estudiante de negocios internacionales dice que aunque no comulga con muchas de las acciones del actual gobierno colombiano, reconoce que desde la Embajada de Colombia en China se ha manifestado una cercanía y un apoyo permanentes para los compatriotas que se encuentran en esa ciudad y sus alrededores.

Y aunque respeta la decisión de algunos de ellos de regresar al país en la misión que para el efecto han desplegado las autoridades nacionales, insiste en que las condiciones tanto sanitarias como humanas en las que se encuentra en este momento en la ciudad de Wuhan le permiten estar tranquilo.

Para rematar, sostiene que la evolución de la epidemia y el despliegue de recursos en ese país ofrecen más garantías que las que podría recibir en Colombia, donde hay deficientes condiciones del sistema de salud.

¿Cómo empezó todo esto?

A comienzos de diciembre, cuando se empezaron a presentar los primeros casos, a todos los estudiantes nos tomaron exámenes para descartar la presencia de algún virus o de algún germen extraño. En ese momento tal vez se pensaba en la presencia del virus del SARS, tuberculosis u otras enfermedades, lo que no se encontró en ninguno. La vida era normal. Hay que recordar que aquí no hay vacaciones.

Para la primera semana de enero, los rumores se incrementaron y un día que fui a acompañar a mi novia que salía para su pueblo, llegué a la estación del tren sin mascarilla y nada pasó. Sin embargo, dos días después, al salir de nuevo, tuve que hacerlo con tapabocas. Ya casi era una necesidad. Los rumores crecían y la obligación de usarlo se hizo manifiesta.

¿Y qué pasó después?

El 23 de enero anunciaron que iban a cerrar la ciudad y a suspender todos los medios de transporte que entraran y salieran. Hay que reconocer que hubo pánico y esa noche, antes de que se tomara la decisión, hubo miedo y muchas personas abandonaron la ciudadAquí, valga decir, se cree que muchos sacaron el virus, lo que recibió una lluvia de críticas.

Es ahí cuando el gobierno central toma el mando del asunto y el gobierno regional pasa a un segundo plano. Los trenes que pasaban por la ciudad no podían parar o sus ocupantes no podían descender. Eso sí se les medía la temperatura y se revisaba que no tuvieran ningún síntoma. Simultáneamente se cerraron todos los pueblos de la región de Hubei, pero la vida dentro de ellos a pesar de las mascarillas obligatorias parecía normal.

Y mientras tanto, ¿qué pasaba con usted?

Como no tenía necesidad de salir, a finales de enero más por flojera que por prevención decidí quedarme en casa.La universidad estuvo siempre pendiente de nosotros y nos enviaba agua a domicilio(el agua de Wuhan no es potable, siempre hay que tomarla embotellada). Y aunque por las vísperas de la celebración del año nuevo chino las cafeterías de la universidad estaban cerradas, dejaron una abierta para poder proveer desde allí alimentos y víveres; claro que también se podían pedir a domicilio. Y eso era para todo el mundo.

¿Nunca presentó síntomas de nada?

A principios de febrero tuve fiebre y decaimiento. Aunque me preocupé un poco, al ver que el cuadro se acompañaba de diarrea y otros malestares digestivos me tranquilicé. Fui al médico del hospital y descartaron la presencia del virus, sin embargo, tuve atención permanente y observación por 15 días en mi casa. A diario me vigilaban los síntomas.

Todo parece normal. ¿No será que para usted las cosas fueron distintas?

No, para todos ha sido igual. Quiero aclarar que muchas cosas que se han dicho por los medios son falsas. Por ejemplo, aquí no se muere la gente en la calle, tampoco hay abuso de autoridad en el sentido de que maltratan a quienes no cumplan las medidas. La situación ha exigido que el sentido de cooperación de los pobladores se haya vuelto una norma y si bien hay restricción, la gente la ha tomado como una necesidad para beneficio de todos.

¿Las cifras de enfermos y muertos no son ciertas?

Eso también es una falsedad. Los gobiernos han sido transparentes, tanto que los datos de los hospitales y de las autoridades de salud son públicos todos. Para el efecto, han desplegado información permanente en todos los idiomas y es fácil acceder a ella. Sería imposible tapar todos los muertos y enfermos que algunos medios dicen que existen. Eso es una falta de respeto en razón a que aquí se atraviesa por una situación difícil, pero de ninguna manera es apocalíptica.

¿Se dice que escasea la comida y que las costumbres alimentarias chinas han sido un factor determinante en esta situación?

Aquí no escasea la comida. Todo está disponible. Me llama la atención que alguna compatriota dijo que solo comíamos enlatados. Si eso ha ocurrido es por gusto. En Wuhan, una ciudad muy importante en China, se consigue de todo. Yo dispongo de huevos, verduras, cereales y mecato de todos los tipos. Aunque lo precios han subido un poco, eso es más por culpa de los especuladores que por la presencia del virus.

La misma universidad nos lleva la comida a domicilio y la pedimos. Lo único que hacemos es recogerla en el primer piso. Ahora, culpar a las costumbres alimentarias chinas de esta situación, es una falta de respeto con la cultura milenaria de este pueblo.

Mercado

Mercado que recibe Julián Vélez Grisales de la universidad. Foto:  Archivo particular

Pero, circulan fotos y voces de que escasean los tapabocas y otros elementos artesanales…

Es natural que haya un aumento de la demanda, pero la escasez absoluta no hay. En nuestro caso hemos tenido elementos disponibles de manera permanente, al igual que desinfectantes y otros artículos.

¿Cómo ha sentido la acción del gobierno colombiano con ustedes?

No soy simpatizante del gobierno actual de Colombia, pero tengo que reconocer que la embajada se ha portado muy bien desde el primer momento. Al grupo de Wuhan le han ofrecido información completa y honesta. Nos manifestaron que no era fácil disponer de un avión en un comienzo, pero nos han dotado de algunos recursos. Frente a ellos no tengo quejas.

En curso está una misión que los va a traer…

Lo sé, pero yo no regreso, no es necesario. Volveré cuando me gradúe. Aquí me siento bien y pienso que puede haber más riesgo llegando a un país en el que el sistema de salud no está capacitado para atendernos. Si la recomendación aquí es no salir, pues eso es lo que se debe hacer y máximo cuando se percibe que todo está bajo control. Me siento seguro.

¿Y entonces qué les dice a las personas que regresan?

Que respeto mucho su decisión. Es claro que algunos querían salir, pero creo que algunos lo hacen más por pánico y desinformación, lo que tampoco es cuestionable. Aquí nos han brindado apoyo psicológico y cuando experimentamos algún tipo de angustia, también nos hemos sentido atendidos.

¿Qué otra cosa quiere decir a los colombianos y a quienes están pendientes de usted?

Quiero hacer un llamado a todas las personas a nivel nacional y decirles que no hay por qué temer y que el mundo no se va a acabar. La situación está bajo control, los ciudadanos están muy bien y el virus será manejable y pasajero.

UNIDAD DE SALUD

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE