Connect with us

Negocios

Las vías 5G para el país ya vienen en camino

Foto Archivo: Edwin Bustamante Restrepo

La próxima generación de concesiones viales, es decir de quinta generación (5G), ya se está en estructuración y el Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) está elaborando el documento para definir esa hoja de ruta.

Así lo explicó el viceministro de Infraestructura, Manuel Felipe Gutiérrez, en el congreso anual de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga y su Logística (Colfecar), que se clausuró el viernes en Cartagena, donde indicó que la apuesta del Conpes es recoger la experiencia de las concesiones de cuarta generación (4G), y corregir los factores que causaron obstáculos en la ejecución de los proyectos.

9 “Apuntamos a hacer las obras de una manera distinta. La gente no necesariamente está de acuerdo en cómo se están haciendo los proyectos y en algunos casos se les están imponiendo y eso genera protestas. Esto no puede hacerse a las malas”, expresó Gutiérrez.

TOMADO DE: elcolombiano.comResultado de imagen para elcolombiano.com

El listado de obras del Conpes 5G incluye: Ruta del Sol I y II, habilitación para la navegación del río Magdalena y el Canal del Dique, los tramos viales Buga-Buenaventura y Pasto-Popayán.

El viceministro reconoció que la idea es trabajar sobre el Plan Maestro de Transporte Intermodal (PMTI) que dejó el gobierno de Juan Manuel Santos, el cual está soportado en un modelo diseñado en Suecia que proyecta la infraestructura que requiere el país a 20 años. “Queremos dejar contratadas o estructuradas a 2022 las concesiones de quinta generación”.

Y sobre el avance de las vías 4G, el presidente Iván Duque, aseguró que desde agosto de 2018 se ha reactivado el 79 % de esos proyectos y atribuyó a ese impulso el hecho de que el sector de obras civiles esté creciendo a tasa del 14 %. (ver Módulos).

En las cuentas del Gobierno 23 de esas iniciativas están en funcionamiento, cinco más están próximos a reactivarse y solo uno observa problemas.

Para el viceministro el desafío es mejorar la conectividad al igual que es mantener en operación los 206.102 kilómetros de vías que tiene el país entre primarias (16.983 kilómetros), secundarias (44.400) y terciarias (142.284), pero de estas últimas el 90 % en mal estado. La meta a 2022 es mejorar 50.000 kilómetros de esa red rural en lo que se invertirán 3,5 billones de pesos.

*Por invitación de Colfecar.

EN DEFINITIVA
Además de buscar la sostenibilidad de la infraestructura 5G la apuesta es finalizar las obras en ejecución de las 4G y darle continuidad a un plan de largo plazo.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Mientras el Gobierno anuncia la estructuración de un programa de quinta generación y trata de poner en marcha las obras en 29 concesiones viales, los municipios del Suroeste antioqueño esperan la apertura de la vía entre Medellín-Bolombolo, taponada por pérdida de la banca y la obstrucción de la quebrada La Sinifaná, en el municipio de Titiribí, desde finales de mayo. Fabio Sanín, director de Colfecar en Antioquia, señaló que los perjuicios económicos para la zona, de vocación agrícola y comercial, es alto. “No se ve una solución pronta. Las poblaciones cafeteras de esa subregión están incurriendo en sobrecostos para sacar la cosecha cafetera que se estima en unas 40.000 toneladas”, expresó el dirigente gremial. La Concesionaria Vial del Pacífico (Covipacífico) ha informado que continúa con los trabajos que permitan la recuperación de la movilidad en el sector y que gracias a las mejores condiciones en el sitio se adelantan trabajos de mitigación en la parte alta del deslizamiento. Adicionalmente, se advirtió que hay riesgo permanente de deslizamiento y es importante que la comunidad respete las medidas de seguridad establecidas en el área.

 

 

El gerente del corredor logístico vial Medellín-Costa Caribe, Felipe Muñoz, indicó que este tramo de 800 kilómetros de vías debe articularse a los 41 puertos existentes en el norte colombiano (6 en Santa Marta, 29 en Cartagena, 1 en Barranquilla y 5 en el Golfo de Morrosquillo) e integrarse con las terminales aéreas de la zona (Medellín, Montería, Cartagena, Barranquilla y Santa Marta). Bajo este esquema se lograría un acercamiento entre la oferta y la demanda al complementarse las diferentes modalidades de transporte. Entre enero y julio de este año por ese corredor vial se movilizaron 1,81 toneladas de mercancías en 131.569 viajes y 24,95 millones de galones de carga líquida en 4.418 viajes.

“Lo que procuramos es articular un nodo entre el Valle de Aburrá, que es el principal generador y receptor de carga, con los puertos. Es importante conocer las necesidades logísticas de los empresarios para estructurar soluciones adecuadas”, manifestó Muñoz.

Añadió que por las características del área metropolitana se genera un reto medioambiental para el que los transportadores deben aportar soluciones.

 

 

En noviembre de 2015 se presentó el PMTI, una hoja de ruta para el país trazada para 20 años y que contemplaba futuros desarrollos de infraestructura vial, férrea, portuaria y aeroportuaria en los que se invertirán 208 billones de pesos, a razón de 10,4 billones de pesos por año.

En su momento, el plan se anunció como el portafolio de obras más ambiciosos de la historia del país al incorporar 234 proyectos.

Además de darle continuidad al PMTI con una nueva dinámica para evitar los inconvenientes que tuvieron las concesiones 4G, el actual gobierno apunta por impulsar una infraestructura logística especializada, en lo que están involucrados el Departamento Nacional de Planeación (DNP) y las entidades territoriales (alcaldías y

gobernaciones) para definir la reglamentación marco para la promoción de esas obras. El compromiso del Ministerio de Transporte es avanzar con el PMTI como la carta de

navegación que asegure que la infraestructura sea una política de Estado.

 

 

 

El Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 contiene un capítulo dedicado al transporte y la logística como fórmula para impulsar la competitividad, la integración regional y la reducción de costos como condición clave para exportar.

El propósito es promover una institucionalidad moderna y parte de esa tarea se ejecutó con la transformación a la que fue sometida, por ejemplo, la Superintendencia de Puertos y Transporte.

“Lo que había en la Superintendencia era una verdadera vergüenza. Una vergüenza de sistemas de operación de datos, manejados al capricho de contratistas en computadores, sin consolidación de bases de datos”, aseguró el presidente Iván Duque.

Otro compromiso asumido por el mandatario con los transportadores afiliados a Colfecar es que el Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) redacte un documento de logística que le permita al país abaratar, flexibilizar y tomar las mejores decisiones regulatorias para esa actividad productiva.

 

 

 

Frente a esta prioridad el viceministro de Infraestructura, Manuel Felipe Gutiérrez, señaló que será clave la ejecución del corredor vial Popayán-Pasto que demandará unos $4 billones, el paso Buenaventura-Buga y la puesta en operación del túnel de La Línea.

La expectativa del Gobierno es que en mayo próximo quede terminado el túnel principal de La Línea, y al finalizar el 2020 tener toda la interconexión de Cajamarca y Calarcá.

En ese contexto, Jorge Aya, gerente del corredor logístico vial Bogotá-Calarcá, destacó que una de las prioridades cuando esta infraestructura entre en funcionamiento es que los transportadores aprendan a utilizarla y usen el carril que les corresponde, pues la experiencia ha mostrado cómo dos vehículos van unidos ocupando dos carriles generando colas y congestiones. Otra tarea que debe acometerse es mejorar las condiciones de ingreso a Bogotá por la Autopista Sur y la calle 13 para que no se generen embotellamientos.

 

 

La red férrea nacional consta de 3.344 kilómetros de los cuales 1.375 están activos y 1.969 kilómetros están inactivos. Sobresale la reciente puesta en operación del corredor La Dorada-Chiriguana que estaba en desuso, pero ya está pasando el tren cada tres días moviendo unas 4.000 toneladas por mes.

Por su parte la red fluvial de 24.700 kilómetros (18.200 navegables) tiene en la Alianza Publico-Privadala (APP) del Río Magdalena su mayor potencial y la idea es que esté activa desde Barrancabermeja hasta Barranquilla 24 horas. Adicionalmente, se busca asegurar la navegabilidad por el Canal del Dique (119 kilómetros), tarea que requerirá $2,2 billones.

En ambos casos, las propuestas buscan reactivar estas formas de transporte para que sirvan como motor de desarrollo de las regiones y le den un impulso al intermodalismo con lo que el comercio interno e internacional tendría mayores facilidades y ventajas competitivas para atender sus compromisos.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE