Huevos rotos con papas y jamón

Número de porciones: 4

Ingredientes

  • 8 papas
  • 4 huevos grandes.
  • 200 gr. de pimentones.
  • 150 gr. de jamón serrano.
  • Pimienta negra recién molida.
  • Aceite de oliva, sal al gusto

CONTENIDO ORIGINAL TOMADO DE: comemashuevos.com

Preparación

  1. Pela las papas, córtalas en rodajas finas y ponlas en un recipiente con agua fría. Si prefieres puedes cortarlas en palitos como las clásicas papas fritas.
  2. Escurre las papas y ponlas encima de papel absorbente para que estén secas cuando las eches a la sartén.
  3. Escoge una sartén antiadherente y de buena calidad para preparar esta receta, ya que en ella vamos a preparar cada uno de los ingredientes, sobre todo los huevos.
  4. Pon la sartén en el fuego a temperatura alta y cubre de aceite.
  5. Cuando esté caliente, ve incorporando las papas y baja el fuego a una temperatura media para que se frían adecuadamente durante unos 15 minutos. Échales sal al gusto por encima. Estarán listas cuando por fuera tengan una capa ligeramente crujiente, pero el interior esté tierno.
  6. Retira las papas con una espumadera para que dejen el máximo de aceite posible en la sartén y resérvalas en un plato.
  7. En esa sartén con el aceite pon los pimentones, échales sal y saltéalos durante unos 5 minutos hasta que estén dorados. Escurre y reserva.
  8. Si el aceite que queda en la sartén no cubre el fondo, añade un poco más.
  9. Sube la temperatura del fuego a alta, ve cascando los huevos uno por uno y fríelos. En menos de un minuto lo tendrás listos (no dejes que se cocine demasiado, y sobre todo que la yema esté lo más líquida posible). Ve reservándolos en un plato.
  10. Cuando tengas todos los huevos listos, baja el fuego y déjalo a una temperatura media, quita el aceite que queda en la sartén y vierte en ella las papas y los pimentones. Revuélvelos con cuidado.
  11. Cuando estén calientes, pon los huevos por encima y apaga el fuego.
  12. Corta el jamón en trozos con tus propias manos y ponlos por encima. Ahora, con todo bien caliente puedes servir los huevos rotos en la propia sartén, queda genial y ayuda a mantener el calor, algo fundamental en este plato.
  13. Un último toque: esparce por encima un poquito de sal marina y, si te gusta, pimienta negra recién molida.
Compartir: