Guerra entre dos bandas disparó los homicidios en Antioquia

La Gobernación conformó una mesa de trabajo con Ejército y Policía para restablecer la seguridad. FOTO MANUEL SALDARRIAGA

POR VANESA RESTREPO |

Entre el 1 de enero y el 10 de abril, en Antioquia fueron asesinadas 662 personas: un promedio de 6,6 homicidios por día. La cifra tiene preocupadas a las autoridades porque significa que hay un aumento de 33,5 % en los asesinatos, respecto al mismo período de 2017.

TOMADO DE: elcolombiano.com

Luis Pérez Gutiérrez, gobernador de Antioquia, aseguró que por primera vez en muchos años, la mayoría de los casos ocurrieron en zona rural. “Anteriormente en Antioquia había más homicidios en las zonas urbanas que en las zonas rurales, pero hoy con el enfrentamiento entre bandas se nos volteó la balanza”, dijo.

Según las cifras publicadas por la Gobernación, 64 % de los asesinatos ocurrieron en zonas rurales y el 36 % tuvieron lugar en sectores urbanos.

Los responsables

Pérez cree que los asesinatos que se concentran especialmente en las regiones del Norte y Bajo Cauca, obedecen a un enfrentamiento entre bandas criminales que luchan por el dominio territorial. “Sus intereses son económicos: negocios como la coca y la minería ilegal”, declaró.

Su secretaria de Gobierno, Victoria Eugenia Ramírez, reveló que las bandas implicadas son el “Clan del Golfo”, también llamada “Urabeños”; y el grupo “los Caparrapos”.

Agregó que Tarazá, Caucasia, Yarumal y Andes son los municipios más golpeados por esta violencia y anunció que en conjunto con la Policía y las alcaldías se están adelantando operativos para contrarrestar la acción criminal.

EL COLOMBIANO intentó comunicarse con las alcaldías mencionadas por Ramírez, pero solo tuvo respuesta de Jairo Aníbal Areiza, mandatario de Yarumal, quien manifestó que en enero el municipio vivió una racha violenta (con masacre de 7 personas en una vereda). “La cosa después de eso se calmó pero sí han llegado muchos desplazados de Tarazá y Cáceres, así como bandas de allá que están extorsionando en las veredas”.

Los socios del negocio

Analistas consultados por este diario coinciden en afirmar que en la disputa, además de las bandas mencionadas, están también carteles mexicanos que financian la guerra en busca de más coca y mejores rutas; y campesinos que viven entre incumplimientos estatales y presiones armadas.

Rubén Darío Acevedo, doctor en historia y experto en conflicto, manifestó que lo que se vive en Antioquia es similar a lo que está ocurriendo en el Catatumbo, Cauca y Putumayo, donde “hay una ausencia de la Fuerza Pública y el Estado, y antecedentes de disputas entre guerrillas y paramilitares por el control de rutas y coca”.

Sergio Mesa Cárdenas, investigador de la Ong Corpades, explicó que los municipios con mayores índices de violencia tienen una conexión directa con Briceño e Ituango, y con el Nudo del Paramillo, zonas de cultivos ilícitos. “En los últimos años aunque hay planes piloto de sustitución, los cultivos han crecido y eso atrajo el interés de grupos criminales del norte del país, bandas de Medellín y carteles de México”, sostuvo.

Según Mesa, la banda de “los Caparrapos”, liderada por alias “Ratón”, tiene alianzas con el cartel Jalisco Nueva Generación de México y la banda de “los Triana”, de Medellín. Sobre el “Clan del Golfo”, liderado por alias “Gonzalito”, el investigador asegura que tienen el respaldo de la banda “Pachelly” surgida en Bello y del cartel de “los Zetas”.

La Gobernación responsabilizó a ambos grupos de los desplazamientos de campesinos ocurridos en los últimos días en Tarazá y Caucasia .

EN DEFINITIVA

La banda “los Caparrapos” y el “Clan del Golfo” están enfrentados por el negocio de la coca en el Norte y Bajo Cauca. Su guerra disparó los homicidios y el desplazamiento forzado.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Tan solo en Tarazá, este fin de semana, la guerra entre “Caparrapos” y “Clan del Golfo” dejó cinco personas muertas y por lo menos 77 familias (210 personas) desplazadas. La mayoría de los combates, informó la Policía, han tenido lugar en el corregimiento La Caucana, un sector usado por los delincuentes como ruta, pues comunica a Antioquia con el sur de Córdoba. Los desplazamientos de campesinos en ese municipio empezaron a mediados de enero y para finales de febrero ya eran más de 1.000 los afectados, según reportes de la Gobernación.

Compartir: