Falta de oxígeno en el caño Juan Angola, causa de muerte de peces

Primero, aparecieron en el caño El Limón que rodea los barrios de El Pozón, Villa Estrella y Villas de La Candelaria.

TOMADA DE:eluniversal.com.co

Después, en la laguna de San Lázaro y en el sector de Puerto Duro, donde la Guardia Ambiental recolectó más de 150 kilos entre lizas y lebranches, todos muertos.

Los ambientalistas denunciaron que, debido al constante relleno y ocupación ilegal en el sector La Unión del caño Juan Angola, la situación ambiental en este afluente de agua es “crítica”, lo que generaba la muerte de cientos de peces pequeños que migran por las costas en busca de “abrigo”, durante enero, febrero y marzo.

Tras la emergencia, el Establecimiento Público Ambiental (EPA Cartagena) y Cardique tomaron tres muestras del agua en los tramos del afluente que representaban la mayor afectación 19 de febrero pasado: en la calle 48, en los alrededores del puente Benjamín Herrera; y detrás de un edificio de la zona, tomadas entre las 11 a. m y 11:40 a. m.

Los resultados

Los resultados de laboratorio revelan que la muerte de los cardúmenes de peces en este cuerpo de agua fue por anoxia (ausencia de oxígeno).

De acuerdo con el informe, la baja concentración de oxígeno registrada este caño (1,45 mgO2/L) causó anoxia. “Las muestras de laboratorio arrojaron resultados muy bajos en los niveles de oxígeno disuelto llegando a registrar hasta 1.45mgO2/L en los puntos monitoreados justo en el momento de la tragedia ecológica”, expone el EPA en el documento.

Asimismo, la autoridad ambiental expone que las “acciones antrópicas” han contribuido a la probabilidad de la ocurrencia de la mortandad de cardúmenes de peces, alterando la capacidad hidrodinámica de los cuerpos de agua.

“No necesariamente en el lugar donde aparecen los peces muertos, los niveles de oxígeno son bajos. Ahora, el oxígeno puede bajar, en este caso por varios factores, entre los cuales tenemos: la falta de intercambio de agua entre la bahía y el caño Juan Angola, ocasionada por las bajas mareas de la época y especialmente los estrangulamientos y la alta sedimentación en algunos tramos del caño, lo cual se convierte en trampas que finalmente causan mortandades”.

Otra conclusión del análisis señala que la temperatura superficial y subsuperficial de los cuerpos de agua de la ciudad es más “cálida” de lo normal, esto como consecuencia de dos fenómenos que, según el monitoreo, están incidiendo de forma simultánea en la región: la temporada seca y el fenómeno de El Niño.

“Estos dos fenómenos naturales son cíclicos por lo cual hacen su aparición cada cierto tiempo, son los responsables del aumento de los niveles de temperatura sobre los cuerpos de agua de la región. Lo anterior incide directamente en que los niveles de oxígeno disminuyen dramáticamente”.

LAS AFECTACIONES

En el informe, las autoridades ambientales han calificado de “inofensivos” los olores generados a raíz de la mortandad de cientos de peces. Pero evaluaron afectaciones en la salud de residentes y pescadores de la zona.

“Este tipo de eventos (mortandad de peces) generan olores ofensivos que afectan a las comunidades cercanas al caño, incluso, problemas de salud ya que existen personas que están en contacto directo con este cuerpo de agua. Igualmente, la alta mortandad de peces finalmente disminuye la posibilidad de captura en las faenas de pesca, con sus respectivas consecuencias económicas”.

En ese sentido, el EPA informó que se organizaron cuadrillas de personas para la recolección de los peces muertos y de manera periódica se toman muestras de los canales de agua para “determinar la calidad de estos”.

SIGUE PLAN DE CONTINGENCIA

Pese a que no se han encontrado más alevinos muertos, el EPA ha manifestado que el plan de contingencia sigue activo.

Álvaro Vargas, director del EPA, reitera la puesta en marcha de jornadas de sensibilización dirigidas a la comunidad en general, pero especialmente a las comunidades asentadas en cercanías a los canales de agua con el objeto de generar una mayor cultura ambiental.

Y agrega que continúa la relimpia a los descoles de los canales pluviales en aras de dar cumplimiento a la Resolución 2087 del 16 de noviembre de 2014.