Falta de alumbrado público causa inseguridad en Maicao

La falta de alumbrado público en Maicao es un problema que ahora debe resolver la administración municipal

Por Alcides Alfaro Guerra

Vecinos de la calle 14 entre las carreras 21 y 22 en Maicao, están molestos por la presencia de ciudadanos venezolanos que en masa han llegado al sector, a causar incomodidad debido a sus conductas reprochables.

TOMADA DE:laguajirahoy.com

Aseguran los afectados que debido a la arborización excesiva que hay de árboles de Neem que no son podados adecuadamente, la zona se ha convertido en un bosque y la falta de iluminación favorece a los migrantes que no solo hacen sus necesidades en el sector, sino que aprovechan para delinquir ya que todo el que pasa por ahí de noche es víctima de sus actos.

Además, dicen los vecinos, que muchos viven drogrados incluidos los niños, lo que los lleva a realizar prácticas sexuales a plena hora del día.

En sector podría pasar desapercibido como otras zonas invadidas por los venezolanos en otras aéreas de la ciudad, sino fuera porque el sitio está rodeado de la escuela denominada de las Monjas y muy adyacente esta la prestigiosa Iglesia católica del barrio El Carmen, que orienta el distinguido sacerdote Jefferson Ariza y una de las escuelas más reconocidas de la ciudad.

En ese lugar, han llegado a estacionarse en una noche hasta 230 personas venezolanas, lo cual ha llamado poderosamente la atención  de los moradores que no ven con muy buenos ojos la llegada y estadía de los migrantes ya que estos no hacen sino protagonizar riñas y cometer atracos en el sector.

Los afectados solicitan al gobierno municipal una decisión firme ante esta situación, la cual solo cambia cuando migración hace eventuales operativos, pero que la situación vuelve a repetirse a las pocas horas.

También le solicitan al operador del alumbrado público establecer un alumbrado visible cortando los árboles que allí impiden la claridad y favorece a los hampones, petición que también los vecinos le han hecho a las autoridades educativas del plantel educativo para  solucionar este impase que los tiene al borde a la locura.

Denuncian incluso que en los árboles se esconden los antisociales  y esconden sus machetes y navajas y que cuando pasan sus víctimas, se lanzan sobre ellos para despojarlos de sus pertenencias como celulares, carteras bolsos y hasta las bolsas donde llevan la comida.

Compartir: