En una fosa encontraron a jóvenes desaparecidos en la comuna 13

FOTO CORTESÍA

NELSON MATTA Y VANESA RESTREPO |

En el sector El Morro, que comunica a la comuna 13 con el corregimiento de Altavista, las autoridades encontraron tres cadáveres que corresponderían a Andrés Felipe Vélez Correa, Santiago Urrego Pérez y Jaime Andrés Manco Gallego, los jóvenes que desaparecieron hace 73 días.

TOMADA DE:elcolombiano.com

Los muchachos de 21, 18 y 23 años, respectivamente, tomaron un taxi en el barrio Belencito Corazón, en la comuna 13 de Medellín el pasado 18 de septiembre. Esa fue la última vez que las familias los vieron con vida.

Fuentes cercanas a la investigación reportaron que los forenses llegaron a una fosa común por información de la comunidad, a eso de las 3:00 p.m. de este viernes, y que en los alrededores se habían hecho por lo menos 10 búsquedas.

La primera identificación se hizo con base en los rasgos morfológicos, aunque aún está pendiente la confirmación de la identidad mediante pruebas de ADN, añadió la fuente.

Según los primeros reportes, la muerte de los jóvenes sería producto de un ataque con arma blanca. Las autoridades presumen que fueron asesinados poco después del secuestro.

El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, aseguró que las investigaciones seguirán para dar con los responsables. “Según los relatos e investigaciones, fueron cuatro personas las que produjeron la muerte de estos tres jóvenes. Dos de ellos fueron capturados el mismo 18 de septiembre por otros delitos, como porte ilegal de armas”, dijo.

Los detenidos son alias “el Soldado” quien, según Gutiérrez, tenía en su poder dos subametralladoras y recibió casa por cárcel; y alias “pelo loco”, recluido en un centro carcelario.

El mandatario agregó que los detenidos forman parte de la estructura criminal “la Torre”, al mando de alias “Samir”, quien fue capturado hace unos días y quien será vinculado al caso por línea de mando.

Una búsqueda dramática

James Zuluaga, defensor de Derechos Humanos de la comuna 13, había dicho que los jóvenes no pertenecían a grupos delincuenciales y que fueron interceptados por hombres armados.

Julio Rengifo, otro activista de derechos humanos, fue más allá y aseguró que, según las primeras indagaciones, los muchachos fueron testigos de un hecho violento y que por esa razón pudieron ser desaparecidos.

El alcalde Gutiérrez había ofrecido una recompensa de hasta 50 millones de pesos para quien entregara información que permitiera dar con el paradero de los muchachos o de quienes se los llevaron.

El pasado 17 de noviembre Raúl González Flechas, director seccional de Fiscalías de Medellín, reportó que la búsqueda de Andrés, Santiago y Jaime ha incluido entrevistas a fuentes y cinco prospecciones con antropólogos, investigadores y equipos de más de 50 personas.

En redes sociales, familiares y amigos enviaron mensajes diarios pidiendo su regreso:

Compartir: