Connect with us

Internacional

El yamanasaurus de Ecuador es el dinosaurio saltasaurino hallado más al norte de la región, según paleontólogo

ECUADOR:

Este viernes Ecuador se ‘desayunó’ la noticia de que ya tenía un dinosaurio: el yamanasaurus lojaensis.

TOMADA DE:https://www.eluniverso.com/

Resultado de imagen para logo el universo png

La investigación fue un trabajo en los que participaron profesionales ecuatorianos y argentinos. Estos últimos por su experiencia con restos dinosaurios.

Uno de ellos es el paleontólogo argentino Sebastián Apesteguía, quien en agosto de 2018 fue traído al Ecuador por profesores de la UTPL (Universidad Técnica Particular de Loja) para dar una conferencia y examinar restos que pensaban podían ser de dinosaurios.

Se contactaron conmigo los geólogos John Soto y Galo Guamán y ellos, que fueron quienes propiciaron la conferencia, me contaron de ese material que había sido hallado un tiempo antes, entiendo que por un campesino, que luego se lo pasó a otra persona y luego tomó cartas patrimonio. La cuestión era que yo les confirmara si se trataba de un dinosaurio y si se podía decir algo más», dice Apesteguía, quien vio una parte del material en persona y otra que tenía en sus manos patrimonio por fotos.

Añade que al inicio pensó que, como es en la mayoría de los casos, que no era cierto. Puesto que muchas veces son piedras o concreciones, pero aún que en Ecuador nunca se había encontrado algo.

Para mí fue un shock… el material que me mostraron John y Galo era increíble porque es un material clarísimo, eran las dos últimas vertebras sacras de un titanosaurio. Luego con la ayuda de mi colega Pablo Gallina pudimos arribar a conclusiones más exactas sobre qué tipo de titanosaurio, pero en su momento lo que no cabía duda es que se trataba de un dinosaurio de tamaño mediano a chico», apunta el argentino.

Una de las vértebras analizadas.

Los estudios posteriores se dieron en conjunto entre Buenos Aires -análisis- y Loja -procesos técnicos . Análisis de las piezas para definir la anatomía. Al analizar la estructura de las vértebras halladas se dieron cuenta de que no tenían cámaras -es común que en estos animales hayan espacios huecos porque por ahí corría parte del sistema respiratorio- como el saltasaurus, pero no las tenías sino que más bien era simplemente esponjoso, por lo que había más similitud neuquensaurus australis, que es parte de la familia de saltasaurinos.

Luego las piezas pasaron por el microscopio electrónico de barrido y tuvieron su superficie en detalle y eso fue todo. Luego básicamente fue estudio anatómico y comparativo.

«Si usted se fija en el paper, la comparación con las vertebras, especialmente caudales del neuquensaurus, del saltasaurino patagónico, tienen exactamente la misma forma y el mismo tamaño. Es decir, es un animal idéntico a neuquensaurus, incluso en la estructura interna de los huesos. Entonces, no había mucho más que inventar. Es básicamente poner el esqueleto de neuquensaurus y relacionarlo con las partes que tenemos de yamanasaurus. En realidad, es muy sencillo. Son prácticamente idénticos los dos», agrega el paleontólogo.

¿Cómo era el dinosaurio ecuatoriano?

De acuerdo a la investigación, el yamanasaurus era una animal herbívoro, pequeño (unos seis metros), acorazado con placas en la espalda y todo su cuero estaba lleno de pequeños huesitos de 1 cm que hacían como una armadura que seguramente repelía el ataque de muchos de los predadores.

No se sabe qué planta comía porque aún no se han encontrado su materia fecal fosilizada, pero no debieron ser árboles muy altos por su tamaño. Algunos sugieren que eran enanos dentro de los dinosaurios de cuello largo.

Otra característica particular es que pese a su tamaño pequeño sus huesos eran bastante robustos.

¿Cómo se preservaron sus restos hasta la actualidad?
Apesteguía comenta es el buen estado de las piezas se deba a algo que usual con los restos de estos animales.

«Lo que ocurre más frecuentemente es que el animal haya muerto, predadores se lo hayan comido un poco, quedaron algunas partes del esqueleto y viene una crecida de arena y los tapa. Así tenemos un puñado de restos, entre seis y diez huesos, que a veces, si no son todas costillas, alcanza para mostrar las características del animal y si era diferente a todo lo que se conoce. Eso es lo que debe haber pasado, más o menos, con el yamanasaurus», dice el experto.

Los titanosaurios son los cuellos largos más comunes del hemisferio sur. Dentro del grupo están los satasaurinos, un grupo de titanosaurios pequeños. Los que se conocen son: saltasaurus, neuquensaurus, rocasaurus y ahora yamanasaurus.

¿Por qué es importante este hallazgo?
El descubrimiento une «un puntito más del conocimiento de dinosaurios en la región», pues se conoce poco en comparación a otras partes.

«Es el primero de Ecuador y científicamente es el saltasaurino más al norte, más boreal, que hemos encontrado. Hasta ahora el más norte que habíamos encontrado era del norte de Argentina y de pronto damos un salto y encontramos al mismo tipo de animal, en la misma época, en Ecuador. Ahí hay un entendimiento de la biogeografía o de la paleobiogeografía que estamos empezando a clarificar y del cual no teníamos idea», afirma Apesteguía.

La mayoría de descubrimientos en la región están en Argentina y Brasil. También hay restos y huellas en Colombia, Perú, Chile y Bolivia.

¿Cómo era la zona de Ecuador cuando vivía el yamanasaurus?
Este animal camino durante la parte final de cretácico superior, que comienza en hace unos 100 millones de años y termina hace unos 65. En esos caso 40 millones de años vivieron muchas especies de dinosaurios diferentes, los de hace 100 no tenían que ver los de hace 70.

Geólogos ecuatorianos trabajaron con Sebastián Apesteguía en la investigación.

Hace 100 millones de años en Sudamérica, el época llamada de los gigantes, los titanosaurios alcanzaban los 36 metros de largo, mientras que a finales del cretácico superior, hace 65 o 70 millones de años, cuando vivieron todos los saltasaurinos, los dinosaurios de cuello largo eran mayormente pequeños.

El especialista explica que en la zona que ahora es Ecuador hacía calor y justo para ese momento se unían por primera vez América del Norte con América del Sur, pero no por la actual América Central porque ese puente se formó hace ‘apenas’ cinco millones de años. Era otro puente que se formó por el arco de Cuba, aproximadamente, y que duró poco, unos cinco millones de años, pero que permitió el contacto.

«Entonces en ese ambiente tropical de bosques, empezaban a circular no solamente los dinosaurios que habían estado por muchos millones de años sino que también aparecen linajes norteamericanos que están dando vuelta por ahí, como por ejemplo, el dinosaurio pico de pato, que habían evolucionado completamente en Norteamérica y Asia y de pronto empezaban a aparecer en Sudamérica en ese momento», dice Apesteguía.

El océano Pacífico había ingresado varias veces y en la época del yamanasaurus este vivía en una zona litoral. Además al no existir aún la cordillera de los Andes, el mar se había adentrado y formado un brazo de mar que legaba hasta Perú.

Más al sur había desiertos.

¿Qué sigue tras el descubrimiento?

Es posible que hayan más hallazgos en la zona y los profesionales ya están coordinando para hacer nuevas investigaciones.

También hay que señalar que esto va a llamar la atención de coleccionistas privados, traficantes y contrabandistas, por lo que las instituciones privadas y particulares como el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural para que se empiece a entender que estos materiales son únicos, no abundantes y que si se los pierde se seguirá sin tener idea de lo que había en el Ecuador prehistórico

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE