El agua potable es vital en la preservación del organismo

POR: YULENI PAREDES

La supervivencia del riñón, así como el corazón dependen de la ingesta del H2O.

TOMADA DE:eluniversal.com

EL UNIVERSAL

El 70% del organismo humano se compone de agua, es por eso que es importante que se consuma para preservar las funciones corporales.

“La supervivencia del riñón, el corazón y la pureza de la sangre dependen de la ingesta adecuada de agua”, refiere un estudio realizado por la fundación Aquae.

El agua para el consumo humano debe ser potable; esto significa que debe pasar por un proceso de desinfección, es decir, eliminar bacterias, virus, parásitos y de filtración para erradicar residuos sólidos, aconseja la doctora Carmela Curcio Infante, especialista en infectología de la clínica El Ávila.
Señala que: “el agua debe hervir no menos de cinco minutos a temperatura de ebullición y no más de 20 minutos, ya que con este procedimiento se eliminan los agentes de contaminación que pueden estar en la misma, a su vez este método no daña ningún componente”.
En la actualidad existen tabletas efervescentes purificadoras y desinfectantes que sirven para eliminar ciertos agentes patógenos en el agua previamente filtrada sin residuos sólidos; causantes de enfermedades que se transmiten a través de ella.
Para mantener el agua en condiciones óptimas: se debe almacenar en un recipiente limpio y tapado, en caso de requerirla, sacarla con una cuchara o taza exclusivo para extraerla. No tocarla con la mano sucia.
Es necesario mantener bien alejadas las heces y las aguas residuales (sobre todo las procedentes de las letrinas y la limpieza del hogar) de cualquier reserva de agua destinada a cocinar, beber o lavarse, mantener apartados a los animales de las fuentes de agua para beber y de las zonas donde vive la familia, sugiere la Unicef.
Importancia del agua
Un cuerpo seco no puede absorber o digerir los alimentos. Los huesos pierden amortiguación y se vuelven más propensos a las roturas, e infecciones, por lo que el cuerpo necesita por lo menos ocho vasos de agua por día.
Ante la escasez de agua se sugiere comer alimentos que posean abundante líquido como melón, pepino, piña y patilla.
Compartir: