Descubren al primo pequeño del Tyrannosaurus rex

La especie Suskityrannus hazelae vivió durante el Cretácico Medio. ILUSTRACIÓN ANDREY ATUCHIN

POR LUCÍA TORRES – AGENCIA SINC

Ahora se tiene una mejor idea de cómo pudieron haber sido los ancestros de T. rex.Paleontólogos británicos y estadounidenses han identificado los esqueletos de dos especímenes hallados en Nuevo México con una nueva especie de tiranosauroide.

TOMADA DE:elcolombiano.com

El Colombiano

Los orígenes del tiranosaurio son poco conocidos debido a la falta de información por una brecha de muestreo asociada con los altos niveles del mar que hubo durante el periodo Cretácico superior (hace entre 60 y 80 millones de años) en lo que hoy es América del Norte.

Sin embargo, el investigador Sterling Nesbitt de la Universidad Virginia Tech (EE.UU.) y su equipo de paleontólogos han hallado nuevos datos sobre su origen luego de descubrir dos esqueletos de una nueva especie de tiranosauroide en la cuenca de Zuni en Nuevo México.

Los detalles de esta nueva especie llamada Suskityrannus hazelae (’suski’ es una palabra local de Zuni para decir coyote) han sido publicados esta semana en la revista Nature Ecology & Evolution.

“El descubrimiento de Suskityrannus llena un vacío crítico en el registro fósil de dinosaurios tiranosauroides porque hay pocas especies entre el Cretácico temprano y el tardío, incluyendo al Tyrannosaurus rex”, contó Nesbitt.

Pequeño pero matón

Los fósiles descritos por el equipo representan los especímenes más completos encontrados de un tiranosauroide cretácico medio. Según los expertos, este tenía un cráneo de unos 25 a 32 centímetros de largo total, un tamaño de cabeza similar al de un coyote (de ahí la referencia).

Aunque los restos analizados datan de hace 92 millones de años, los autores señalan que se tratan de los esqueletos de dos especímenes juveniles y estiman que, aun así, los adultos de S. hazelae habrían sido considerablemente más pequeños que sus primos del Cretácico superior como el T. rex.

A pesar de su tamaño, S. hazelae tenía las patas especialmente adaptadas para correr y una mordida robusta. Sin duda, una combinación de características que no estaban presentes en los tiranosauroides tempranos, pero sí en las especies más tardías.

El análisis sitúa a esta nueva especie como un tiranosauroide intermedio, entre las especies pequeñas más antiguas y los gigantes del Cretácico superior. S. hazelae llena así un vacío importante en la historia evolutiva de los tiranosauroides.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

· El primer esqueleto de S. hazelae fue encontrado en Nuevo México en 1997. Un segundo fósil más completo fue encontrado por Nesbitt en 1998 cuando aún estaba en la escuela secundaria.

· El equipo estima que el individuo encontrado en Nesbitt tenía 1 metro de altura en la cadera, 3 metros de largo y pesaba de 20 a 40 kilogramos cuando estaba vivo.

· No está claro por qué los tiranosaurios que recorrían lo que hoy es Norteamérica y Asia permanecieron medianos durante 150 millones de años antes de convertirse en gigantes.

 

 

 

Compartir: