Connect with us

Nacionales

Delincuentes tocan las partes íntimas a niña para robarle su bicicleta

Colprensa/Archivo. Imagen de referencia

BOGOTÁ.

El repudiable hecho ocurrió en la cicloruta del parque La Florida.

Caracol Radio sigue recibiendo denuncias de constantes atracos con armas de fuego y puñales en el barrio Unir de la localidad de Engativá y sus alrededores. Sus habitantes están desesperados porque, aseguran, la presencia de la policía en ese sector es casi nula para evitar estos casos.

TOMADO DE: caracol.com.coResultado de imagen de caracol.com.co

Las nuevas víctimas son los integrantes de la familia de Blas Ruiz, que fueron atacados por diez hombres, al parecer “venezolanos”, en la cicloruta del Parque La Florida, llegando al puente de Guadua el fin de semana pasado.

“Todo pasó de repente. Eran muchachos en ropa deportiva que de un momento a otro nos separaron a todos. Nos intimidaron con navajas y armas de fuego para quitarnos las bicicletas y los celulares”, contó Blas.

Pero el momento más repudiable y de impotencia para este padre de familia, fue cuando uno de los delincuentes agredió sexualmente a su hija de 11 años para que soltara sus pertenencias.

“Mi hija estaba en estado de pánico. No comprendía lo que pasaba. Ellos la cacheteaban y la golpeaban porque la niña no quería soltar su bicicleta ni el maletín. Entonces fue cuando uno de los delincuentes le tocó sus partes íntimas, ¡la manoseó!”, relató Blas a Caracol Radio.

Dice que trataron de perseguirlos y en el camino, por fortuna, encontraron una patrulla de la policía. “Les dimos a los uniformados las descripciones físicas de los ladrones y capturaron a tres, que permanecen en la cárcel esperando su juicio”, manifestó.

Blas Ruíz indicó que, al publicar su caso en redes sociales, notó que no era el único. “En la noche anterior, en ese mismo punto, robaron a otro ciclista, a mercados de la zona, a personas que abordan sus rutas de transporte. Y siempre el mismo modus operandi: en un grupo de 10 personas, con armas de fuego y cuchillos”, dice.

Indica que el barrio Unir II, que fue legalizado en la administración Peñalosa, se convirtió en una olla de la delincuencia y no hay presencia de la Policía ni cámaras. “Es el momento de que las víctimas denuncien todos estos casos y no quedarnos callados para que esta banda delincuencial sea desarticulada”.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE