Contrarreloj para ampliar planta docente en Bolívar

Apenas ayer fue la más reciente protesta, estudiantes de Marialabaja bloquearon la vía que comunica a Cartagena con San Onofre para pedir mejoras de la calidad educativa, para cuyo cumplimiento es clave la asignación de docentes.

TOMADA DE:eluniversal.com.co

Son cinco municipios donde necesitan más profesores para llenar la carga académica. Tiquisio, Santa Rosa del sur, Morales, Norosí y Pinillos requieren 134 de las 230 plazas docentes que el departamento debe ampliar para cubrir la demanda educativa. Mientras crece la desesperación de los estudiantes y los maestros, que están asumiendo horas extras, la Secretaría de Educación departamental aseguró que a finales de junio se empezará a ver la luz frente al problema.

Por aumento de la demanda

De acuerdo con el secretario de Educación (e) departamental, Robinson Casarrubia Cardona, el problema de falta docente empezó con una solución: en 2016 la Gobernación solicitó que se cancelara la asignación de docentes por contratación, que estaba vigente en algunos puntos del departamento, lo que debía garantizar calidad y estabilidad en el calendario, pero eso también provocó que se incrementaran las matrículas en todos los municipios.

“Como había tantos padres que no mandaban a los estudiantes por la mala calidad, apenas llegaron docentes oficiales se sintieron seguros y matricularon a los estudiantes. El año pasado ese incremento significó que se necesitaran 174 docentes más para cubrir las necesidades del departamento”, comentó el secretario.

Este año, siguiendo los parámetros técnicos ordenados por el Ministerio de Educación, la secretaría determinó que la carencia se incrementó en 56, llegando a 230 los profesores que faltan en todo el departamento.

Pero cubrir estos vacíos educativos, explica el secretario, no es tan simple, pues se requiere de un trámite administrativo que terminaría en junio.

Depurando una deuda

“Con el Ministerio de Educación se hizo el acta de los docentes que faltan, pero antes de que se pueda ampliar la plaza, la Gobernación tiene que saldar una deuda que tiene con Fiduprevisora”, destacó el funcionario que esta entidad maneja el fondo nacional de prestaciones sociales del magisterio y que tienen más de 7 mil registros por pasivos corrientes que se generan de los recursos que se transfieren a docentes pensionados.

“Eso significa que los recursos que se están transfiriendo no alcanzan a cubrir toda la nómina y va quedando un rezago para que la Gobernación lo cubra, lo que genera una deuda: pasivo corriente”.

El problema con esto, explicó Casarrubia, es que en los registros hay errores que  generan una deuda más alta que la que realmente tienen. Así que asumieron como primer paso depurar los registros para tener más clara la cifra que se adeuda.

La secretaría identificó, por ejemplo, que dentro de los registros hay docentes que aparecen vinculados al sistema desde su nacimiento, una inconsistencia que se debe corregir, así como el cobro de docentes que ya fallecieron. También sucede que dentro de la deuda hay profesores que pertenecen a Magangué o Cartagena, entidades territoriales que deben responder por su propia planta docente.

Deben estar a paz y salvo

Después de esa depuración, el equipo de la secretaría deberá reunirse con representantes de Fiduprevisora para llegar a un acuerdo de pago, con el que podrán también generar un paz y salvo, necesario para que Mineducación amplíe, de los 9.191 cargos docentes que hay en el departamento, a 9.421.

“Hay un trámite administrativo que le corresponde al ministerio, después de eso nosotros hacemos un decreto de incorporación y modificación de la planta docente, con la que podríamos abrir convocatoria y empezar a cubrir todas las necesidades del departamento”, concluyó el funcionario.

Casarrubia aseguró que todo eso se surtiría antes de que termine la ley de garantías, pues se están adelantando y ya solicitaron a Mineducación una asistencia técnica para certificar los docentes que faltan para completar la planta.

Compartir: