Connect with us

Nacionales

Cárcel para camionero que habría contratado a sicarios para matar a su exnovia

En esta acera del barrio Triana, de Itagüí, asesinaron a Francy Velásquez en 2018. FOTO: archivo

POR: NELSON MATTA COLORADO

Un conductor de tractomula fue capturado por las autoridades y enviado a la cárcel, tras haber sido señalado de contratar a una organización de sicarios para asesinar a su exnovia en el municipio antioqueño de Itagüí.

TOMADA DE:lcolombiano.com

El Colombiano

El crimen en cuestión ocurrió el 18 de julio de 2018, en el barrio Triana, y la víctima fue Francy Milena Velásquez Vargas. La mujer de 32 años, empleada de una óptica, salió a las 5:15 a.m. de su casa rumbo al trabajo, pero a las pocas cuadras fue sorprendida por un sicario motorizado, quien le disparó en la cabeza.

En ese momento, una de las hipótesis de las autoridades apuntaba a la expareja de Francy, luego de una complicada relación afectiva que terminó por problemas de maltrato.

El caso empezó a esclarecerse en septiembre de ese año, cuando la Dijín de la Policía y la Dirección de Fiscalías contra la Criminalidad Organizada ejecutaron la primera fase de una operación contra “la Oficina de Laureles”, una banda de mercenarios radicada en el occidente de Medellín, especializada en matar personas a cambio de dinero en distintas ciudades del país y del exterior.

En dicha fase arrestaron a ocho presuntos miembros del grupo; y en la segunda, realizada el mes pasado, cayeron otros siete. En las investigaciones se determinó que habrían participado en por los menos 12 asesinatos en el Valle de Aburrá, Barranquilla, Montería, Centroamérica y Europa. Y que además de matar, se dedican a las extorsiones y tráfico de drogas en los barrios Laureles y Lorena, en la capital antioqueña.

Respecto al homicidio de la mujer, la Fiscalía informó este viernes que, como presunto determinador del crimen, fue judicializado su expareja Daimer Alexánder Guisao Salas.

“Los investigadores establecieron que Guisao Salas, conductor de un tracto camión, habría pagado 7 millones de pesos a una estructura criminal conocida como la Oficina de Laureles, para que perpetrara el homicidio”, dice el comunicado del ente acusador.

Y añade: “Por los mismos hechos también fue asegurado Edwin Albeiro Orrego Corrales, conductor de una ambulancia, quien habría actuado como enlace entre el autor intelectual y los pistoleros”.

Los delincuentes le hicieron seguimiento a la mujer durante una semana y el autor material fue el sicario Santiago Lopera Restrepo, alias “Santy”, quien realizó un preacuerdo con la Fiscalía y pagará 22 años de cárcel.

En virtud de ese pacto con las autoridades, que le significó una rebaja en la pena, se obtuvo la información que llevó a la cárcel al camionero Guisao y a su supuesto compinche Orrego.

LOS OTROS HOMICIDIOS

De acuerdo con lo averiguado por las autoridades, “la Oficina de Laureles” suele cobrar de $20 a $100 millones por cada homicidio. Entre sus víctimas conocidas están el comerciante Carlos Andrés González Gómez, abaleado el 6 de abril de 2018 en el barrio Conquistadores de Medellín. En este caso, el cartel narcotraficante Clan del Golfo contrató a la banda para eliminar a González, a quien acusaban del robo de una multimillonaria caleta en El Poblado en 2017.

La lista de muertes prosigue con el abogado Leonardo Antonio Ballesteros Rodríguez, tiroteado en un local del Parque Lleras de Medellín, el 9 de septiembre de 2017. El jurista de 40 años representaba a víctimas del conflicto armado.

También asesinaron a Wilfred David Carrascal Oliver, de 54 años, gerente de una escuela deportiva y mánager de futbolistas. El 10 de octubre de 2017 le dispararon en la ciudad de Montería.

En Barranquilla acribillaron a Juan de Dios Perdomo Bonilla, el 18 de febrero de 2018. Este hombre andaba con identificaciones falsas y se hacía pasar por representante del Consulado de Malta y agente deportivo de la Federación Colombiana de Fútbol.

Otra de las víctimas fue Juan David Rendón Betancur, de 27 años y diseñador de tatuajes y joyería. El 29 de mayo de 2018 lo raptaron, torturaron y finalmente le quitaron la vida con un destornillador. Su cadáver fue abandonado al día siguiente en una vía del barrio El Velódromo, en Medellín.

A medida que avanza la investigación, aparecen más crímenes atribuidos a esta célula sicarial, que por dinero no ha parado de sembrar dolor en la sociedad.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE