Antioquia: un año con toque de queda a medias

En municipios como Rionegro y Caucasia, donde ya rige la norma, se presentan pocas retenciones. FOTO ESTEBAN VANEGAS

POR VANESA RESTREPO

La iniciativa de prohibir la salida de menores de edad después de las 10:00 p.m. generó un nuevo enfrentamiento entre el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez y el gobernador de Antioquia, Luis Pérez.

TOMADA DE:elcolombiano.com

Este último propuso, desde noviembre de 2017, que los 125 alcaldes decretaran la restricción de circulación para niños y jóvenes, excepto en los casos en los que estuvieran acompañados por sus padres o “un adulto responsable”.

A la fecha, y de acuerdo con reportes de la Secretaría de Gobierno de Antioquia, 104 municipios se han acogido a la medida, pero entre ellos no está Medellín.

“La restricción no es que los menores no puedan estar en la calle, sino que cuando sean las 10 u 11 de la noche se movilicen con un acudiente para evitar esas escenas tan malucas que uno ve en La 70, en la Avenida Oriental, en el centro, en el Parque Lleras, donde hay unos niños pequeños o niñas que supuestamente están vendiendo flores o haciendo actividades legales y lo que están es sirviendo para transportar armas, usar droga, prostitución infantil”, dijo Pérez el pasado fin de semana.

Las declaraciones no cayeron bien en la Alcaldía y Gutiérrez le salió al paso y dijo que aunque en la ciudad aún hay problemas de seguridad pendientes por resolución, el gobierno local les ha hecho frente e, incluso, ha atendido a víctimas de la violencia que llegaron desplazados desde otros lugares de Antioquia.

¿Eficaz o no?

Victoria Eugenia Ramírez, secretaria de Gobierno de Antioquia, informó que por ahora 12 municipios no se han pronunciado sobre la aplicación del toque de queda. Se trata de Arboletes, Bello, Cocorná, Copacabana, Giraldo, Murindó, San Jerónimo, San Juan de Urabá, San Rafael, Tarso, Yalí y Medellín.

Otros 9 municipios respondieron diciendo que, por las dinámicas comerciales y de orden público, no lo necesitan: Abriaquí, Amagá, Anzá, Argelia, Belmira, Caramanta, Itagüí, Nechí y Titiribí.

Los demás municipios acataron la sugerencia de Pérez y expidieron el decreto, aunque la Secretaría no cuenta con un balance que permita medir su efectividad.

Rionegro fue el primero en implementar la medida, en febrero de 2016.

Duberney Pérez Echeverri, subsecretario de Convivencia y Control Territorial de esa localidad, aseguró que cada mes se hace por lo menos un control en las calles, apoyados por Policía de Infancia y Adolescencia, y Comisaría de Familia.

“En los controles hemos encontrado, en este tiempo, a unos 28 jóvenes que fueron llevados al coliseo o a la comisaría, y devueltos a sus padres”, dijo. Es decir, el promedio es de un joven infractor cada 35 días.

A esos resultados se suman los cierres temporales de cinco establecimientos comerciales en los que se encontraron menores de edad consumiendo licor.

Según Pérez, el balance de la medida es positivo, pues la norma se ha respetado y no se han reportado casos de jóvenes retenidos por comercializar drogas o ser víctimas de explotación sexual.

El panorama es similar en Caucasia, el último municipio en adherirse a la iniciativa del Gobernador.

Fernando Gómez, secretario de Gobierno local, aseguró que el decreto se expidió el pasado 24 de octubre y desde entonces no se ha retenido a ningún niño o adolescente.

“Aquí, por la misma situación de seguridad, uno encuentra pocas personas en la calle después de las 9:00 p.m. y si los adultos no salen, imagínese los niños”, dijo y aclaró que el pasado viernes se hizo el primer operativo y solo se encontraron dos menores de edad en la calle, ambos acompañados con adultos.

Gómez manifestó que la discusión municipal está relacionada con la situación de pobreza de muchos jóvenes que salen en la noche a trabajar para apoyar la economía de sus casas. “El propósito de arrebatarlos a la delincuencia, como dice el Gobernador, no creo que sea el fin aquí porque la mayoría de muertos o delincuentes capturados aquí son mayores de edad. La franja de menores es mínima”, aclaró.

No siempre se cumple

La Secretaría de Gobierno de Antioquia reconoció que la aplicación de la norma no ha sido fácil en los municipios que ya expidieron el decreto, pues no todos tienen policías de Infancia y Adolescencia que “es la única que podría retenerlos”, y muchos ni siquiera tienen consolidada una Comisaría de Familia.

A eso se suma que hay pocos lugares a dónde conducirlos, pues no pueden ser llevados a las cárceles.

Por eso algunos municipios como Segovia y Remedios optaron por restringir el acceso de los menores de edad a locales comerciales, en lugar de prohibirles que estén en las calles.

El coronel Carlos Mauricio Sierra, comandante de la Policía Antioquia, dijo que “los alcaldes deberían acatar la ley”, en referencia a la petición del Gobernador y reiteró que también es responsabilidad de los padres saber dónde y con quién están sus hijos, especialmente en las noches .

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Una de las críticas al toque de queda es la legalidad de la medida. Al respecto, el abogado constitucionalista Juan Manuel Charry dijo que “los alcaldes, como primera autoridad de cada municipio, pueden adoptar esa clase de medidas, siempre y cuando sean razonables y proporcionadas”; es decir, que tengan un buen sustento. Charry aseguró que este tipo de restricciones son “efectivistas” y soslayan la debilidad de las autoridades para garantizar el ejercicio de los derechos en el espacio público, en cualquier horario. “Si la gente no sale, pues no la roban y eso está bien. Pero lo ideal es que uno pueda salir y le garanticen derechos en la vía pública”, apuntó.

Compartir: