Las comunidades indígenas de Urabá recibieron sus nuevas viviendas

Los líderes destacaron el trabajo entre la comunidad y las entidades que propició casas con respeto por la cultura de su territorio. Foto: Cortesía Gobernación de Antioquia

Por: David Fonseca Arias

Gobernación, EPM y el Ejército entregaron 227 casas en Apartadó, Turbo y Necoclí.

TOMADA DE:eltiempo.com

Con una sonrisa, que se acomodaba a las pinturas de su rostro, Ana Luisa Domicó, de la comunidad Emberá Katio, enseñó su nueva vivienda en el resguardo Las Playas, de Apartadó.

Ella, desde que tiene memoria, recuerda que ha vivido en el mismo sitio. La diferencia en esta oportunidad es que será la primera vez, según dijo, en que dormirábajo un techo que no hubiera fabricado con sus manos.

Su casa se suma a 286 hogares más que la Gobernación de Antioquia, Empresas Públicas de Medellín (EPM) y el Ejército Nacional han entregado durante este año en el proyecto de Ciudadelas Indígenas que busca dotar de un techo a los diferentes pueblos del departamento.

Las nuevas construcciones están divididas en: 56 para e Las Playas, de Apartadó; 83 para El Volao, de Necoclí; 60 para la comunidad Arcua y 28 más para la reserva Arenera, ambas de la reserva Dokerazavi.

Previamente, en mayo, el proyecto ya había brindado 60 techos nuevos en el municipio de Dabeiba.

El gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, manifestó en el acto público que este tipo de acciones conjuntas son una muestra del compromiso con las comunidades indígenas del departamento.

“Nos hemos puesto la tarea con entidades como EPM y el Ejército Nacional a crear ciudadelas indígenas con viviendas y escuelas en el departamento”, aseguró el mandatario.

De la misma forma, expresó que empezarán a construir 374 nuevas viviendas para expandir los proyectos de Ciudadelas Indígenas. Serán 97 casas en Caucasia, 89 en Necoclí, 69 en Zaragoza, 65 en Jardín, 35 en Ciudad Bolívar y 19 más en Apartadó.

Nos hemos puesto la tarea con entidades como EPM y el Ejército Nacional a crear ciudadelas indígenas con viviendas y escuelas en el departamento.

La felicidad de los 1.135 indígenas que hoy estrenan casa se refleja en la cara de Ana Luisa. Esta vez, su hogar es una vivienda de 36 metros cuadrados, divididos en dos secciones.

La primera, y con el fin de conservar su tradición cultural, es una construcción en madera con dos habitaciones; mientras que la segunda es un espacio en concreto donde adecuaron la cocina, un baño y una zona para el lavado de la ropa.

La idea, según Juan Bautista Bailarín, gobernador de Las Playas, es la mejora de forma significativa de la calidad de vida al poder contar con un techo digno y con condiciones estructurales óptimas.

La entrega de las viviendas todavía está a medio camino, ya que no tenemos agua potable, ni alcantarillado, cosas que aún debemos pedir al gobierno.

Asimismo, el líder destacó el trabajo que se realizó entre la comunidad y las entidades participantes para conservar su reserva cultural y propiciar las construcciones sin que esto incluyera una mezcla de culturas ajenas al territorio.

Sin embargo, una de las problemáticas que afecta la entrega de los nuevos techos para la población indígena es la falta de servicios básicos como el acueducto, el alcantarillado y el fluido eléctrico.

“La entrega de las viviendas todavía está a medio camino, ya que no tenemos agua potable, ni alcantarillado, cosas que aún debemos pedir al gobierno”, detalló Bautista, gobernador de Las Playas.

Pero, mientras se terminan de completar estos proyectos, Ana Luisa y su familia podrán dedicar sus esfuerzos a sacar adelante a Marisa Yaqueli, su hija de tan solo 2 meses, quien ahora cuenta con un techo para vivir.


DAVID FONSECA ARIAS
Para EL TIEMPO
[email protected]
MEDELLÍN

Compartir: