La titánica labor para restaurar a Puerto Rico

María pasó por Puerto Rico el 20 de septiembre. (Archivo / GFR Media)

PUERTO RICO:

Organizaciones sin fines de lucro, empresas y personas se han levantado para ayudar a los que lo necesiten.

TOMADA DE:elnuevodia.com/

Algunas surgen de forma espontánea, otras tienen una trayectoria probada. Nacen en el norte del país o en el estado de Nueva York. Operan de forma temporal desde una marquesina o tienen oficina en el quinto piso de un edificio.  La coordinación empieza con el amanecer y, en muchos casos, termina tarde en la noche.

Tras el paso arrasador del huracán María por la isla, son múltiples las organizaciones sin fines de lucro, empresas y personas que se han levantado a restaurar al país en, probablemente, su mayor momento de necesidad humanitaria. En ocasiones, han sido la primera ayuda; en otras, el complemento justo a los suministros del gobierno estatal y federal y, por momentos, ese puente para la ayuda de la diáspora.

En esta ocasión, han sido los puertorriqueños fuera del país la mayor fuente de suministros -alimentos, medicamentos y efectivo- para las organizaciones y empresas que hoy se dedican a ayudar a individuos e instituciones de servicios de salud. La mayor urgencia son las donaciones monetarias ante los retrasos que en el envío y desembarco de mercancía que entra al país.

“La ayuda económica es la más efectiva y rápida, porque la realidad es que la necesidad es máxima”, señaló Deepak Lamba Nieves, director de investigación del Centro para una Nueva Economía, al agregar que con esa ayuda adquieren y entregan suministros locales.

“Lo que queremos es que lleguen las ayudas. No nos interesa medirnos a base de cuánto dinero o no llegó, lo que queremos es ayudar”, planteó.

Tras la emergencia, la entidad sin fines de lucro -dedicada a la investigación y desarrollo de política pública- identificó la necesidad de aportar al país y decidió repensar su rol social en esta coyuntura. Es ahí que surge, junto a una red de entidades aliadas como Casa Pueblo, Boys and Girls Club y el Puerto Rico Recovery Fund.

“Ha sido un proceso de evaluación, de ajustes y de coordinación, recibiendo donaciones al fondo y peticiones de personas en la diáspora que dicen: ‘Quiero mandar más cosas, ¿cómo lo hacemos?’”, señaló.

El Puerto Rico Recovery Fund ha entregado sobre 50,000 libras de alimentos y 120,000 botellas de agua en diversos puntos de la isla.

Un verdadero reto

Uno de los mayores contratiempos de las organizaciones, reconocieron varios representantes abordados por este rotativo, ha sido el atraso en la entrega de la mercancía en los puertos y la capacidad limitada para distribuir la ayuda por vía aérea debido a que muchos boricuas están enviando ayuda individualizada a sus familias en la isla.

La Iglesia Adventista de Puerto Rico espera hace más de una semana un cargamento de ayuda médica y otros suministros, proveniente de la Universidad Loma Linda en California.

“Recibimos cuatro paletas de suero ayer y estamos esperando otros envíos, pero vienen muy lentos. Está demasiado lento el envío”, sostuvo José Alberto Rodríguez, presidente de la Iglesia Adventista en Puerto Rico.

“El problema básico son los fletes y que todos los puertorriqueños que están en la diáspora están enviando víveres personalizados y eso hace que los aviones se llenen y que lo que nosotros necesitamos urgentemente no lo podamos tener”, dijo. Mencionó que, por ejemplo, tienen generadores varados en la ciudad de Miami.

Dijo que no están operando ningún centro de acopio en estos momentos, sino que concentran esfuerzos para habilitar parte de sus instalaciones alrededor de la isla para servir comida caliente.

“Tengo que decir que la diáspora puertorriqueña, no solo en Estados Unidos, sino en todas las partes del mundo, está ayudando muchísimo a nuestro país. Hemos estado recibiendo apoyo de muchas parroquias, comunidades y en muchas partes de Estados Unidos”, señaló el sacerdote Enrique Camacho, director de Cáritas Puerto Rico.

A Cáritas le urge comida, ropa, zapatos, alimentos no perecederos, linternas, pañales, comida de bebé y “agua, mucha agua”. “También, personas que quieran unirse a apoyarnos para catalogar y organizar donativos”, expresó el líder religioso.

Dijo que ya han asistido a entre 400 y 500 familias con alimentos.

“Lo que tiene que hacer el gobierno es facilitar a otras entidades que pueden lograr que llegue la ayuda rápido, porque la necesidad es muy grande… Vamos a seguir empeorando y vamos a llegar al punto que sabemos, que vivimos bajo una crisis humanitario”, puntualizó José Rodríguez Báez, presidente de la Federación de Trabajadores de Puerto Rico (FTPR-AFLCIO), que está liderando un esfuerzo de ayuda desde el estadio Hiram Bithorn.

El miércoles, arribaron a la isla sobre 300 especialistas de salud, construcción y choferes de equipo pesado de uniones afiliadas a la AFLCIO en los Estados Unidos.

El retraso también es evidente en el servicio postal.

Ante tal panorama, el portal GoFoundMe.com se ha convertido en un aliado para los donantes en y fuera de Puerto Rico.

La plataforma ha creado una sección en la que sobre 18 organizaciones e individuos buscan donativos para diversas causas relacionadas con el huracán.

Entre ellas, está la iniciativa de la Oficina de la Primera Dama, Unidos por Puerto Rico, y la Alianza Somos una Voz, creada por una coalición de artistas liderada por los puertorriqueños Marc Anthony y Jennifer López, que tiene como meta recaudar $1 millón.

GoFundMe se lanzó en el 2010. A través de estos siete años, han recaudado donativos para múltiples causas y entidades que alcanzan los $4,000 millones.

Cómo asegurar la ayuda

Una de las mayores preocupaciones de quienes donan es que la ayuda llegue a las personas en verdadera necesidad.

Aunque no hay mejor certificación que una trayectoria comprobada, existen herramientas que le proveen al donante la oportunidad de certificar la veracidad de la entidad a la que aporta.

Una de esas plataformas es Charity Navigator, una guía para hacer un donativo inteligente, según su portal electrónico. La compañía ofrece datos sobre las finanzas, ingresos, contribuciones y misión de un sinnúmero de organizaciones.

La mayoría, sin embargo, son entidades con sede en Estados Unidos que reciben donativos para afectados por el huracán María. Entre ellas, están Direct Relief, la Cruz Roja Americana y Catholic Relief Services.

Igualmente, PayPal, uno de los métodos utilizados por estas organizaciones para procesar el donativo, tiene destacadas en su página 17 entidades certificadas a las que se puede enviar dinero.

Otra opción es el portal Guide Star. La compañía ofrece categoría de oro a las empresas de mayor reputación y datos sobre sus programas, impacto, así como reseñas de ciudadanos.

Compartir: