Héroe anónimo reparó silla de ruedas de niño con parálisis cerebral cuyas llantas fueron robadas

“Gracias al caballero, él muy amablemente se ofreció a ayudarnos, ya podemos movilizar al niño mucho mejor. Les doy gracias, no saben lo feliz que me siento, pues mi hijo va a poder volver a sus terapias y tener su medio de transporte normalmente“, dijo Jessica Echeverry, madre del menor.

Las ruedas traseras de la silla habían sido robadas en una vivienda del barrio El Pondaje, oriente de Cali, donde la mujer vive con el pequeño de 6 años, que sufre parálisis cerebral.

Tras regresar de una terapia, dejaron la silla en las escaleras del segundo piso del inmueble y subieron al tercer piso, donde residen. Al bajar, la mujer se sorprendió al ver que las ruedas ya no estaban.

“Por el momento, una vecina se ofreció a guardarla en el primer piso para que esto no vuelva a ocurrir. Un señor también se ofreció a crear un sistema elevador para subirla más rápido y no tener que dejarla abajo”, dijo la madre del niño.

Dicho sistema dependerá de una inspección que se realizará en la casa, pues, afuera de la misma, hay cuerdas de energía muy cerca que podrían dificultar el trabajo.

 

Compartir: