Que las pantallas luminosas no lo dejen ciego

ILUSTRACIÓN ELENA OSPINA

POR HELENA CORTÉS GÓMEZ

Las gafas fueron un accesorio muy importante en los setenta. La gente quería disfrutar de actividades al aire libre, asistir a conciertos en espacios abiertos e imprimir un toque especial a las noches de discoteca. Grandes, muy grandes, cuadradas o redondas, con marcos de colores, así era la tendencia que marcó la diversificación de este instrumento óptico.

TOMADA DE:elcolombiano.com

“Ahora hay más opciones para seleccionar unas gafas que se adecuen a todo tipo de rostros”, asegura Felipe Arango, optómetra. Y subraya que es muy importante tener en cuenta las monturas que más se adaptan a cada rostro, ya que “las más apropiadas son las que cubren los laterales de los ojos porque evitan que entre la radiación solar”.

Con fines sanitarios las gafas son una combinación de dos productos: las lentes y la montura que el profesional óptico u optómetra adapta a un paciente determinado basándose en la corrección precisa de cada ojo, su distancia interpupilar y la montura escogida.

En la actualidad las personas manejan varias pantallas, del celular, del computador, del televisor y de la tableta. Por eso, se ha vuelto cada vez más común encontrar discapacidades visuales que involucran su manejo.

El Ministerio de Salud afirma que en Colombia 2,6 millones de personas tiene alguna discapacidad visual y, según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión.

Esto significa que las gafas no solo son un accesorio que nos permite estar a la moda, sino que nos proporcionan buena visión y protección ocular en determinados trabajos y actividades.

Oleg Chestnov, subdirector general de enfermedades no transmisibles de la OMS, también declara en comunicado público que “el 80% de las discapacidades visuales en todo el mundo se pueden prevenir o curar”.

Debido a malas prácticas y falta de hábitos de cuidado, durante los últimos años, las alteraciones visuales se han vuelto muy populares.

La oftalmóloga María Soto Bernal recomienda asistir frecuentemente al especialista para revisar el estado de sus ojos. “Es importante atender a las recomendaciones individuales que hacemos los especialistas. Cada caso es distinto. Pero, en general, usar filtros de protección para los ojos frente a los dispositivos con pantallas es importante para prevenir el deterioro de la salud visual”.

Incluso, otra de las medidas preventivas (ver recuadro) es llevar a los niños de temprana edad a un primer control de oftalmología y optometría.

“Por asuntos culturales no lo hacemos, pero el desarrollo visual dura hasta los seis o siete años nada más. Es importante que cada seis meses se le haga control a los niños, desde que nacen hasta los seis años”, dice Arango.

Gafas según el rostro

Use lentes según sus necesidades y tenga presente la forma de su cara.

Ovalada

Los lentes cuadrados o rectangulares favorecen y armonizan este tipo de rostro. Lo recomendado es usar líneas muy rectas y marcos que dejen las cejas descubiertas.

Redonda

Marcos más amplios o gruesos, también con formas más cuadradas o angulosas son ideales para este tipo de rostro.

Cuadrada

Las gafas redondas suavizan los rasgos duros sin usar marcos con demasiados detalles. Las monturas más anchas también ayudan a la armonía del rostro.

Triangular

Evite los marcos estrechos y alargados. Las gafas conocidas como ojo de gato o tipo aviador, son perfectas para este rostro.

Alargada

Busque acortar el largo de la cara. Para crear este efecto visual es ideal tener gafas muy grandes que cubran gran parte de la misma.

 CONTEXTO DE LA NOTICIA
 · Cierre sus párpados fuertemente durante 5 segundos y luego ábralos mucho. Este ejercicio le permitirá relajar los músculos oculares del estrés diario.

· Consuma vegetales. Las verduras de hoja verde son ricas en nutrientes que pueden mejorar la salud visual.

· Enfoque un objeto lejano (a unos tres metros de distancia) para relajar los músculos del ojo luego de un constante esfuerzo frente a las pantallas del día a día.

Compartir: