Ungüento, alcohol y aceite de marihuana ya se venden en Minca, zona rural de Santa Marta

Iveth Viasus Parada, enseña los productos que vende, hechos a base de cannabis en Minca, Santa Marta. /FOTO CARACOL RADIO

Para quienes expenden estos productos en el paradisíaco Minca, el uso de la marihuana con fines medicinales es ancestral, y ven la medida del Gobierno como una herramienta para recuperar ese legado de los aborígenes.

TOMADA DE:http://caracol.com.co/

Encontrar sitios donde venden productos hechos a base del cannabis o la marihuana para su uso medicinal en Minca, el corregimiento denominado la capital ecológica de la Sierra Nevada de Santa Marta, es muy común. Aunque no son muchos, los hay.

Y es que quienes ofrecen este servicio aseguran que se trata de una práctica ancestral que ha venido de generación en generación en virtud de las propiedades que posee esta planta, al ser, como dice Iveth Viasus Parada, una de las personas que los expende, “la marihuana es un analgésico por naturaleza”.

Caracol Radio llegó hasta el corregimiento de Minca para conocer las apreciaciones de personas que por tradición, conocimiento y contacto con la naturaleza, producen ungüentos tópicos, bebidas y alcohol a base de la marihuana, y se han dedicado a la venta de esos productos.

En ese sentido, una de esas personas consultadas fue Iveth Viasus Parada, una ciudadana bogotana que lleva ocho años en el cultivo y preparación de productos a base del cannabis, quien manifestó que esta reglamentación para su uso medicinal, debe ser utilizada como una herramienta para recuperar ese legado ancestral de los pueblos indígenas de Colombia.

“Excelente porque muchas personas estamos trabajando esta planta sagrada, esa planta medicinal que realmente es muy beneficiosa para nosotros; y como vemos que en el mundo está tan estigmatizada por la sociedad porque le dan otro tipo de usos”, aseguró Iveth Viasus Parada.

De acuerdo con el testimonio de esta ciudadana bogotana y residenciada en el corregimiento de Minca, donde tiene su negocio hace varios años, este es un medicamento natural que siempre ha estado en los hogares de los colombianos, más en unas regiones que otras, y que ha sido desplazado por el uso de medicinas químicas.

“Quien no haya aliviado un dolor con una agüita aromática hecha por la abuela, definitivamente no es colombiano”, destacó.

Iveth Viasus Parada siempre tiene de venta en su negocio alcohol, aceite, crema y tintura, todo hecho a base de marihuana y cada producto tiene un fin particular.

“Es que las propiedades de la marihuana son muchas”, precisa Iveth. Agrega “la crema de marihuana se usa mucho para los dolores externos y problemas de articulaciones, para vena várice, para dolores muy fuertes e inflamaciones, por fuera de uso tópico; y de uso interno pues se usa lo que son las goticas que funcionan muy bien para las personas que no concilian el sueño, que carecen de apetito, personas muy enfermas con esos síntomas”.

El alcohol es usado interna y externamente.

“Yo tengo una huerta que es de donde sale toda esa medicina”, señala Iveth Viasus.

Hay que anotar que este proyecto lleva un componente social que permite que la ciudadanía conozca acerca de las características medicinales del cannabis para bajar los niveles de estigmatización de la planta que se ha convertido en noticia en Colombia, pero por razones distintas a las acostumbradas.

Compartir: