“Dream Daddy”, el polémico juego de padres solteros y gays que se convirtió en un éxito inesperado

El videojuego Dream Daddy se ha convertido en un éxito de ventas en apenas unos días.

Redacción
BBC Mundo.

“¡Sí, sí! ¡Ese es mi papito! ¡Es el hombre de mis sueños!”

Con un grito de emoción, uno de los protagonistas del juego “Dream Daddy” anuncia que ha encontrado su media naranja, tras buscar en todo el vecindario su pareja ideal.

TOMADO DE: bbcmundo.com

“¡Oh! ¡Es el tipo sexy que vi antes! El hombre melancólico de la cafetería”, continúa, tras encontrarse con otro de los personajes.

“Dream Daddy” (que podría traducirse en español como “papito soñado”) permite a sus jugadores crear caracteres de padres virtuales que coquetean con otros hombres solteros homosexuales, bisexuales y transexuales de su misma ciudad.

Los padres pueden ser de distintos tipos: barbudos, musculosos, femeninos… los hay para todos los gustos.

Y cada vez son más quienes quieren participar en este videojuego de simulación de citas, que se ha convertido en un éxito inesperado en los últimos meses.

En poco tiempo se ha convertido en un récord de ventas en Steam, la mayor plataforma de videojuegos en internet, donde comenzó a comercializarse el 13 de julio y ya es número uno.

Sus seguidores no sólo pertenecen a la comunidad LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales); también tiene muchos fans heterosexuales.

“Humor positivo”

¿Por qué sus creadores quisieron hacer un videojuego sobre padres gays que flirtean con otros hombres?

“Los padres y las bromas de padres es algo que puede ser divertido para muchos, y podemos usar ese humor para contar una narrativa que nos parece importante”, le dice a la BBC el estadounidense Vernon Shaw, uno de sus creadores.

Dream DaddyGAMEGRUMPS
Sus protagonistas tienen estilos muy diferentes.

“Lo que es importante para nosotros eS contar una narrativa sobre el colectivo LGTB que la gente pueda relacionar con eso y que encuentren divertida y agradable”., aclara.

“Es muy fácil al hacer comedia pasarse con las bromas y ridiculizar a un grupo minoritario y ésa es una forma muy vaga de humor y de la que me mantengo lejos en mi trabajo”, añade Leighton Gray, ilustradora y cocreadora del juego, del cual se encarga de la parte artística.

Gray, que se define como una “mujer queer“, dice que “a nivel personal, encuentra hiriente” ese tipo de humor. “Es mucho más interesante y divertido tratar de escribir bromas desde un punto de vista positivo“, añade.

Vernon, en cambio, es heterosexual, pero quería hacer un videojuego para -y sobre- miembros de la comunidad gay.

“Iba a ser de cualquier manera un título LGTB. Me atrajo la simple idea de hacer algo para gente que no tuviera un juego representativo para ellos“, añade.

Y es que los gays, lesbianas y transexuales no predominan, precisamente, en el mudo de los videojuego ; de hecho, durante años, han sido completamente ignorados por la industria.

Sin dramas

“Creo que nació originalmente de la idea de crear algo en torno a los padres y la cultura sobre ellos, pero después vimos que sería hipócrita si no tenía en cuenta a la comunidad LGTB”, dice Gray.

“Como mujer queer, era muy importante para mí que pudiéramos contar una historia queer sin dramas, divertida y respetuosa“.

Pero, ¿se habría vuelto tan popular de haber salido a la venta hace 10 años?

“No creo que hubiera sido tan exitoso. En parte, porque ahora somos más abiertos con este tipo de temáticas“, responde Gray.

“Pero también por la manera en que compartimos cosas en internet. No hicimos un anuncio o tráiler, sino que mucha gente publicó memes y capturas de pantalla”.

A quienes les critican y les acusan de basarse en estereotipos, la artista les dice que la respuesta hacia el juego ha sido “abrumadoramente positiva” por parte de la comunidad LGTB.

Pero admite que “no existe ninguna representación perfecta, aunque eso no significa que no debamos intentarlo”.

“No todo puede gustar a todo el mundo, pero ojalá que esto inspire a alguien más a hacerlo mejor”.

Compartir: