Alerta en Buenaventura: saqueos y desmanes se toman el municipio

Desde tempranas horas de la noche, la ciudad vive un caos tras no lograr acuerdo con el Gobierno.

TOMADA DE:eltiempo.com

La búsqueda de un acuerdo para terminar el paro que completó cuatro días este viernes quedó en suspenso por falta de acuerdos, lo cual generó que se presentaran disturbios. Luego intervino el Escuadrón Antidisturbios (Esmad) de la Policía. A esta hora rige el toque de queda en la ciudad y sobre las 8 a.m. habrá consejo de seguridad para analizar la situación.

Con susto los habitantes del puerto reportaron a través de las redes sociales que su ciudad se estaba saliendo de control.

Los disparos, arengas y desmanes se comenzaron a notar desde las 8:00 de la noche de este jueves donde, no pocas personas, demostraron su furia tras no llegar a ningún acuerdo con el Gobierno Nacional.

A las 10:30 de la mañana del viernes, los delegados del Gobierno Nacional se levantaron de la mesa al no llegar a unos puntos de acuerdo con los organizadores del paro en este Distrito Portuario del Pacífico.

Hacia el mediodía, el Esmad de la Policía llegó a levantar los bloqueos en La Delfina, donde se sintieron gases lacrimógenos y detonaciones.

También, los uniformados se propusieron retirar los bloqueos en el puente El Piñal, uno de los enlaces claves del área continental con la insular.

Hacia las 6:00 de la tarde, la situación estaba complicada por disturbios, aunque los promotores del paro pedían que no se presentaran confrontaciones.

El alcalde Eliécer Arboleda, por radio, planteó el regreso de los ministros si se levantaban los bloqueos. Pero la comunidad en las calles no aceptó esa propuesta.

Hacia las 8:00 de la noche, un grupo de personas entró a saquear almacenes de cadena de La 14 y el centro comercial Bellavista. Fue derribado un semáforo y se registraron hechos vandálicos contra edificaciones.

También hubo desórdenes en la clínica Santa Sofía, la única que atiende segundo nivel de complejidad médica. Dos menores de edad entraron allí sofocados por los gases pimienta.

 Hacia las 11:00 de la noche el alcalde del Puerto declaró toque de queda y solicitó el apoyo de las fuerzas armadas y de la Policía.

 Víctor Vidal, integrante del Comité de paro, dijo que les habían asegurado que no se utilizaría la fuerza en la medida que se sostuvieran los diálogos. En ese sentido solicitó la presencia de delegados de organizaciones de derechos humanos.

Los bloqueos en el área urbana de Buenaventura se presentan en el Bulevar del Centro, la Casa de la Cultura, Santa Cruz, Sena, carretera alterna-interna, barrios Los Pinos, en San Antonio por la carretera al aeropuerto y El Gallinero.

El martes las actividades comerciales y laborales quedaron suspendidas al iniciarse el paro. El miércoles se presentó una marcha de 30.000 personas por las calles del puerto.

Hacia las 10 de la noche la casa del alcalde y su vehículo fueron apedreados mientras que se registraron detonaciones cerca del centro.

La Policía y la Armada Nacional hicieron presencia en el sector para tratar de controlar la turba e hicieron varios disparos al aire.

El párroco Jhon Reina, quien ha estado al frente del Paro Civico  apoyando la protesta de los porteños pidió que la gente ssaliera de sus puntos de concentración hacia sitios seguros e hizo un llamado a la calma desde una emisora local.

El jueves vino un ‘cacerolazo’. Hacia las 10:30 a. m. en el kilómetro 45+800, sector viaducto de Limones, el patrullero Neiver Antonio Enríquez Cruz, de 30 años y oriundo de Buga, se fue a tierra en su motocicleta y murió en el asfalto. Las autoridades investigan si perdió el equilibrio por un laso atravesado en la vía.

Cruz llevaba 9 años y cuatro meses en la institución y era integrante del Grupo de Reacción y Intervención Deval Unir Cisneros Cuadrante Vila 11.

En la ciudad portuaria los bancos no han prestado sus servicios al público; también están suspendidas las obras que se adelantan en el Malecón Bahía de la Cruz, así como los trabajos en el tanque de almacenamiento de Venecia y las plantas de Escalerete y Venecia, según informó Findeter.

“Findeter reitera que trabaja con sentido de urgencia en los proyectos de Buenaventura, por el bienestar de toda la ciudadanía”, señaló el organismo.

La falta de agua potable, las 24 horas del día, es uno de los motivos que ha generado este paro cívico.

CALI

Compartir: