‘Meteora’, el amortiguador que protege la vida en las alturas

Tanya Gaviria es coordinadora de Proyectos de Dusanco. Estudió Ingeniera Industrial en la Pontificia Universidad Javeriana y hará una especialización en Estructuras en la Univalle el próximo semestre. Giancarlo Manzano / El País

Por:Valentina Echeverry Segura / Especial para El País.

Ya funciona en Cali el primer sistema de protección de vida para aquellas personas que realizan trabajos en las alturas, como operarios de construcción o limpiadores de vidrios, entre otros oficios, con sello vallecaucano.

TOMADA DE:elpais.com.co

En esencia el sistema funciona como un amortiguador que le merma impacto a la caída cuando el trabajador queda sostenido de la cuerda de seguridad.

En la práctica lo que hace ese sistema es evitarle lesiones a la persona cuando cae al vacío y se templa la cuerda a la que está amarrado porque le amortigua un poco el impacto que produce la misma.

Dicho en otras palabras, el amortiguador le da cierta elasticidad a la cuerda cuando se templa, absorbe la energía, lo que ayuda a evitar golpes o lesiones a la persona que cae.

Los creadores del sistema lo bautizaron con el nombre de ‘Meteora’. Fueron 23 ingenieros vallecaucanos (químicos, calculistas, industriales, civiles, mecánicos, electrónicos y de sistemas) los encargados de crear esta llamada línea de vida.

Anteriormente las empresas que necesitaran de este producto debían importarlo. Por eso, los ingenieros decidieron apostarle a este emprendimiento ya que vieron la necesidad de crear algo que estuviera diseñado y fabricado por primera vez en Colombia y no en países extranjeros.

Ese era su reto: superar el nivel de las líneas de vida internacionales, demostrar que Colombia también tenía potencial y lograr que la comunidad confiara en el nuevo producto.

‘Meteora’ funciona como un amortiguador, los técnicos lo llaman absorbedor de energía, pues hace que el impacto sea más suave cuando la cuerda se estira completamente.

Una línea de vida puede resistir dos toneladas, es decir, cinco mil libras. Entre los trabajos que se pueden hacer están las limpiezas de cubiertas y fachadas, reparaciones de tejas, etc.

“Una caída puede durar milésimas de segundos, con este invento logramos que superara el segundo”, dijo Tanya Gaviria, coordinadora de proyectos, quien lleva trabajando más de dos años en la empresa.

Cuando se hace uso de un sistema de línea de vida sin absorbedor de energía y sucede un accidente, se pueden presentar problemas de espalda o dolores de cabezas para toda la vida. También daños en el páncreas, médula o hígado.

Este diseño, que inició en el primer semestre del 2015, hace parte de Dusanco, empresa vallecaucana dedicada a proporcionar soluciones de seguridad para los trabajadores en altura. La inversión de Dusanco fue aproximadamente de $500 millones y ahora se ve representada en líneas de vida fijas y portátiles, las cuales se probaron en el laboratorio de estructuras de la Universidad del Valle.

Las portátiles se destacan en el mercado por su empaque ergonómico, ofreciéndole comodidad al usuario, eficiencia y buen nivel de productividad. En estas caben 40 metros de línea de vida.

Por su parte, las fijas están diseñadas estrictamente para un espacio designado.

‘Meteora’ se encarga de la instalación, de la capacitación y el acompañamiento constante al usuario.

“Teníamos que buscar un sistema que hiciera más lenta la caída y que el operario no se dañara sus órganos internos con el impacto. Muchas personas cuando se caen, sufren daños y se generan enfermedades a largo plazo”, aseguró Gaviria.

Como emprendedores, esta creación no solo resulta innovadora sino útil para la sociedad, pues según la Organización Internacional del Trabajo, la mayor cantidad de muertes laborales en el mundo se da en las alturas.

En Colombia es la segunda causa de accidentes mortales en el trabajo. La falta de sistemas de protección elaboradas con materiales resistentes es la principal razón a las que obedece las muertes en este tipo de labor.

‘Meteora’, que significa en griego ‘templo sagrado suspendido en el cielo’, fue un nombre al que le decidieron apostar, pues “en Grecia hay un lugar que se llama así, donde hay unas formaciones rocosas muy altas. Por ende los monjes construyeron monasterios en las cimas y lanzaron líneas de vida”.

Para este proyecto se utilizaron materiales resistentes como acero inoxidable, otorgándole mayor durabilidad. Estas líneas de vida vienen con una garantía de tres años en el sistema portatil y 15 años en las fijas. Cada una se entrega con un manual sencillo de instrucciones para el usuario.

Entre sus proyectos a largo plazo está exportar este producto a países como Perú, Chile, Ecuador y Bolivia. Sus precios están un 20 % ó 30 % por debajo de la competencia.

“Pensamos en satisfacer a las pequeñas y medianas empresas. Ese es nuestro público objetivo. Para ellos nos estamos demorando de siete a ocho días en la entrega”, afirmó la coordinadora de proyectos de Dusanco.

Todo este emprendimiento se basó en ‘Design Thinking’, una estrategia que busca revisar el mercado, encontrar las necesidades del usuario y luego satisfacerlas.

Hasta el momento, esta innovación ya tiene clientes que han depositado su voto de confianza, como la Universidad Icesi, laboratorios Lafrancol y Synthesis, el centro comercial Unicentro, entre otros.

Compartir: