DaddyOFive: los padres que perdieron la custodia de sus hijos por las bromas de mal gusto que les hacían en YouTube

DADDYOFIVE/YOUTUBE Image caption Mike y Heather Martin se disculparon a través de un video luego de que comenzaron a crecer las denuncias de abuso infantil.

Redacción
BBC Mundo.

Las pesadas bromas de una pareja a sus hijos en Estados Unidos fueron demasiado lejos.

Mike y Heather Martin, quienes vivían con sus cinco hijos en el estado de Maryland (este de EE.UU.), perdieron este jueves la custodia de dos de los menores tras ser acusados de maltrato infantil.

TOMADO DE: bbcmundo.com

La pareja había colgado varios videos en los que aparecen los niños y que cuentan con miles de reproducciones en su canal de YouTube, DaddyOFive.

El mes pasado comenzaron a surgir las denuncias de maltrato por los videos.

Uno de los más controversiales fue uno en el que Mike y Heather Martin aparecen manchando el piso de la habitación de Cody, su niño más pequeño, para después regañarlo y culparlo del desastre.

En las imágenes se ve al niño llorando y negando desesperadamente ser el culpable de lo ocurrido.

En otro de los videos la pareja les dice a sus hijos que uno de sus hermanos había sido adoptado por otra familia.

Las miles de reproducciones de los videos en YouTube daban beneficios económicos a los padres, por lo que muchos usuarios denunciaron que se estaban enriqueciendo a costa de los hijos.

Rose Hall y Tim ConlonTIM CONLON/YOUTUBE
Rose Hall tiene la custodia de “emergencia” mientras la investigación contra los padres continúa.

El mes pasado, ambos borraron todos los videos del canal DaddyOFive e insistieron que en muchos casos se trataba de actuaciones y videos planeados.

“Todo el dinero que obtenemos de YouTube va a nuestros hijos y su futuro”, se defendió diciendo Mike Martin a través de su cuenta de Twitter.

Emma y Cody

Luego de investigar el caso, las autoridades de Maryland otorgaron la custodia temporal de dos de los niños Emma y Cody a su madre biológica, la anterior pareja de Mike Martin.

“Emma y Cody están conmigo. Tengo una custodia de emergencia, la están pasando bien”, dijo Rose Hall, quien reveló la noticia en un video de YouTube este jueves en el que aparece con su abogado, Tim Conlon.

Para la madre fue “muy doloroso y perturbador” ver a sus hijos siendo objeto de las bromas de los Martin, las cuales consideró un “abuso”.

Tim Conlon dijo a la BBC: “Estamos muy emocionados de que los niños estén a salvo y con la madre”

Un abogado de la familia Martin se negó a discutir los detalles del caso y se limitó a decir que “toda la información se presentará en la corte en el momento adecuado”.

“Los videos eran falsos”

Mensaje de Mike Martin en TwitterTWITTER
“Si todos estuvieran realmente preocupados por mis hijos no le harían todo esto a sus padres. Mis hijos están devastados”, dijo Mike Martin en Twitter sobre las denuncias que comenzaron a surgir en su contra.

En un video de disculpas, Mike y Heather Martin dijeron que habían tomado “malas decisiones” al dejarse llevar por la creciente popularidad de sus videos.

“Al reflexionar, nos dimos cuenta de que hubo errores que causaron cierto dolor a nuestra familia. Ofrecemos nuestra más humilde y sincera disculpa a aquellos a quienes hemos impactado negativamente y ofendido, particularmente a nuestros maravillosos hijos”, decía un texto en su video.

Su canal, el cual contaba con la verificación de autenticidad de YouTube, tiene más de 760.000 suscriptores.

La pareja también había aparecido en el programa televisivo “Good Morning America” el pasado viernes, revelando que la policía tenía en marcha una investigación por maltrato infantil.

“Hicimos bromas, pero la mayoría de las veces los niños sabían de ellas y estaban planeadas“, aseguró Heather Martin en la entrevista.

Parte de lo que mostraban los videos era real, y otra parte era actuada, según la mujer.

Los Servicios de Protección Infantil de Maryland habían investigado a la pareja, pero según Mike Martin, la institución los “absolvió” por falta de pruebas.

Desdeese organismo dijeron que no podían compartir información del caso por su política de protección a los menores.

Compartir: