Temida banda de haladores de carros en Bogotá era liderada por ‘viejitos’

430*80
430*80

Estos adultos mayores eran la columna vertebral de una banda que en apenas 12 segundos eran capaces de abrir y hurtar un vehículo.

TOMADA DE:elespectador.com/

Los cuatro hombres capturados por la Sijin esta semana, no estaban tramitando su pensión; no se habían dedicado a jugar al tejo con sus amigos o a cuidar las plantas de su jardín. Mucho menos a malcriar a los nietos, cosas que se esperan de hombres que superan ya los 65 años de edad y que se aproximan a la edad de retiro forzoso según la ley. Todo lo contrario, estos cuatro hombres son capaces de abrir y robarse un carro en apenas 12 segundos y estaban en plena actividad.

Estos adultos mayores eran la columna vertebral de una banda, de por lo menos 10 haladores de carros, desmantelada esta semana en la ciudad de Bogotá. Fueron seis meses de vigilancia y seguimiento en los que, además de obtener plena identificación de cada uno de los delincuentes, se pudo documentar la forma en la que operaba esta organización y así reunir el material probatorio suficiente que le permitió a la Policía asestar este duro golpe y llevar a los responsables a rendir cuentas ante la justicia.

Armados con destornilladores, ganzúas y llaves bristol estos ladrones de vehículos salían todos los días a recorrer la calle 13, en el centro de Bogotá, disfrazados de vendedores ambulantes o simples transeúntes con el propósito de identificar un “blanco fácil”.

Su especialidad era el robo en la modalidad ‘cocheros’ y sus víctimas desprevenidos conductores que dejaban su vehículo en bahías de parqueo. Una mujer era la encargada de hacer una valoración preliminar de los carros. Acto seguido y con un completo lenguaje de señas, le daba “luz verde” al encargado de violentar la cerradura y hurtar los elementos que se encontraban en su interior.

Los carros que se podían abrir con mayor facilidad, según lo pudo establecer la Policía por medio de videos que hacen parte de la evidencia contra esta banda, eran los modelos Hyundai Atos, Spark y los taxis a los que les hurtaban radio teléfonos y equipos de GPS. Pero no siempre eran sigilosos. Cuando el vehículo elegido contaba con un complejo sistema de bloqueo hacían uso de una bujía para romper los vidrios.

Como se trataba de una banda, en su mayoría compuesta por ‘viejitos’, las posibilidades de huir rápidamente se reducían. Así que su centro de operaciones estaba ubicado muy cerca de su zona de influencia. Hasta el hotel Bucaramanga -situado en la calle 17 con 15- era llevado el botín de cada robo, para luego repartir el producido del día.

Se estima que en un día realizaban cerca de 17 robos ejecutados a plena luz del día y según las autoridades serían los responsables del hurto a 250 vehículos en los últimos seis meses.

El operativo que culminó con el desmantelamiento de esta banda se realizó hace tres días, cuando un grupo especial de 12 unidades de la Sijin se infiltró en el sector. Incluso montaron un puesto de venta de libros ambulante como fachada para no perderle el rastro a estos curtidos delincuentes. Cuando llegó el momento de ‘actuar’ estabancompletamente rodeados e incluso se realizó un allanamiento al hotel desde el cual operaban y que será objeto de extinción de dominio.

Los capturados que están en poder de las autoridades tendrán queresponder por los delitos de concierto para delinquir, hurto agravado y daño en bien ajeno.

 

Compartir:
430*80