Venezuela incauta millones de juguetes, los dará a niños pobres

Bloomberg.

William Contreras, superintendente de Precios Justos del país, acusó al importador de juguetes Distribuidora Kreisel de acaparamiento y de inflar los precios.

TOMADA DE:.elespectador.com

Los reguladores de precios de Venezuela incautaron el viernes casi 4 millones de juguetes de almacenes alrededor de Caracas, y dijeron que los distribuirían entre los niños de bajos ingresos antes de Navidad.

William Contreras, superintendente de Precios Justos del país, acusó al importador de juguetes Distribuidora Kreisel de acaparamiento y de inflar los precios, y solicitó que los directores de la compañía fueran detenidos y que se prohibiera que salgan del país. Flanqueado por guardias nacionales, el funcionario dijo que la compañía había recibido tipos de cambio preferenciales por bienes que importó en 2009 y luego elevó los precios en hasta 50.000 por ciento.

“Estos productos serán utilizados por el Comité Local de Abastecimiento y Producción”, dijo, refiriéndose a la red comunitaria del gobierno que distribuye alimentos a los residentes de bajos ingresos. Agregó que los niños y niñas de Venezuela tendrán su niño Dios garantizado, y que estas empresas aprenderán que no pueden jugar con los derechos de los venezolanos.

Una inflación de tres dígitos y la caída de la moneda han hecho que muchos artículos no esenciales queden fuera de alcance de la mayoría de los venezolanos. En el país sudamericano, un salario mínimo mensual compra sólo alrededor de US$20 en el mercado negro. En los últimos años, las autoridades gubernamentales han ordenado recortes de precios antes de Navidad, y a principios de esta semana los reguladores de los precios ordenaron que las tiendas de ropa en el centro de Caracas bajaran los precios 30 por ciento.

En 2013, el presidente Nicolás Maduro acusó a los minoristas en Venezuela de inflar los precios y desplegó al ejército para bajar los costos de productos electrónicos y electrodomésticos. El evento llegó a conocerse como el “Dakazo”, después de que el líder socialista ordenó a una cadena de productos electrónicos llamada Daka que bajara sus precios a niveles “justos” y liquidara su inventario en la televisión en vivo.

Desde entonces, el gobierno venezolano ha obligado a las empresas a que bajen los precios de todo tipo de productos, ya sea imponiendo sanciones o confiscando las mercancías a los dueños de tiendas que no cumplan con las órdenes.

Las llamadas a Distribuidora Kreisel después de las horas de oficina el viernes no fueron respondidas.

Compartir: