Toxoplasma gondii, una amenaza latente

FOTO DONALDO ZULUAGA

Cuando los gatos andan libres en exteriores pueden contraer más fácilmente el T. gondii, que luego libera al ambiente y otros animales se contaminan.

TOMADA DE:elcolombiano.com

Hasta el 95 % de la población está infectado en varias regiones del planeta. El Toxoplasma gondii, un parásito exitoso.

La mayoría no sabe que fue infectado y varios estudios han sugerido que produce, en el cerebro de los humanos, cambios significativos en su comportamiento.

Desde hace cuatro o cinco décadas se sabe que una vez infectada la persona contrae inmunidad contra el parásito, un hecho de primer orden para las mujeres en embarazo o que planean embarazarse.

La infección en los primeros meses de gestación puede derivar en malformaciones del feto, como ceguera.

Pero, ¿si es real esa inmunidad? A las mujeres se les hace prueba serológica para ver si presentan anticuerpos para el T. gondii. Si los tiene, se considera protegida para toda la vida y el futuro feto no tendrá problemas. Aunque científicos han reportado casos en los que pese a dar positiva la madre, el hijo ha resultado con secuelas.

En un artículo esta semana en Trends in Parasiology, Solène Rougier, Jose G. Montoya y François Peyron cuestionan el dogma de la inmunidad total de la persona.

“Proponemos que de hecho es posible que el ser humano mantenga una inmunidad duradera toda su vida contra el T. gondii, no necesariamente debido a una sola infección por el parásito sino, hipotéticamente, luego de subsiguiente estimulación antigénica a través de reinfecciones durante la vida del individuo”, escribieron.

Una segunda infección activa otra respuesta, que ayudaría a mantener la protección.

Se han descrito algunos casos de toxoplasmosis congénita en hijos de mujeres inmunocompetentes que se sabía que estaban inmunizadas contra el parásito.

En uno de los casos, la cepa del parásito responsable de la reinfección fue aislada y se encontró que era atípica, descrita sobre todo en Suramérica.

Las razones por las que esa inmunidad “se acabe” son varias, entre ellas la variedad de cepas del parásito: podría estar protegida la persona contra una, pero no contra otras.

La infección

El T. gondii solo completa su ciclo sexual en felinos, como los gatos domésticos. En otras especies permanece latente, son hospederos de paso. En las personas la infección entra principalmente por alimentos contaminados mal cocidos, en particular ciertos tipos de carne y legumbres mal lavadas que contienen los ooquistes que elimina el felino.

La mayoría de las veces no provoca reacción en humanos. Estudios de autores como Jaroslav Flegr, de la Universidad Charles en Praga, sugieren que el parásito hace que el individuo sea más lento en sus reacciones y puede constituir el inicio de formas severas de esquizofrenia.

Se sabe que ratones infectados pierden el miedo a su depredador natural, el gato.

Para Rougier y colegas se necesita una revisión de los protocolos sobre infección por T. gondii y más estudios para observar posibles casos en los que la inmunidad de la madre haya fallado.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

DICEN DE…UN PARÁSITO MUY ESTUDIADO

El parásito Toxoplasma gondii ha sido vinculado hace varias décadas a varias formas de incidencia sobre las personas.

Los estudios sobre su influencia son numerosos y continuos.

No solo alteraría rasgos psicológicos, sino el fenotipo. Algunas investigaciones sugieren que hombres infectados son en promedio tres centímetros más altos que los que no. Además sus rostros son evaluados por mujeres como más masculinos y dominantes.

Estudios como el de Kodym y colegas sugieren que las mujeres infectadas tienden a concebir más hijos varones y menos hijas.

Compartir: