Multan a taxista con $1.200.000 por negarse a hacer una carrera

El taxista, al percatarse de que la mujer que había solicitado el taxi estaba en silla de ruedas, dijo que “no tenía tiempo”.

TOMADA DE:elheraldo.co/

EL HERALDO

Un agente del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte de Cartagena (DATT), grabó con su celular los momentos en que el conductor de un taxi de matrículas TER 407 se negó a realizar una carrera a una mujer anciana que estaba en silla de ruedas desde el centro histórico de la ciudad al sector de La Popa.

Según cuenta el agente del Datt que presenció el caso, el taxista se detuvo ante la solicitud del acompañante de la mujer; sin embargo, al percatarse de que esta tenía silla de ruedas, dijo que ‘no tenía tiempo’. Fue entonces cuando el guarda sacó su teléfono y comenzó a grabar el video en el que se evidenció la negligencia por parte de este conductor para prestar el servicio.

El hecho se registró el pasado martes a las 6:00 de la tarde en el centro de la ciudad. Los agentes manifestaron que después de ser sancionado por negarse a prestar el servicio con una multa que equivale a un salario y medio mensual vigente, es decir, 1.200.000 mil pesos, se detuvo para recoger a otro pasajero.

Finalmente la señora en condición de discapacidad fue abordada en el taxi de placas SPH 978, quien su conductor accedió a prestar el servicio sin ningún inconveniente.

Para Luis Alberto García, un discapacitado de la ciudad y comentarista deportivo, esto que le ocurrió a la señora en condición de discapacidad al momento de ir a coger un taxi, se ha convertido casi que en una costumbre y con el tiempo se han tenido que amoldar a aquellos conductores que amablemente detienen sus vehículos para hacer las carreras.

Excusas como: “no tengo tiempo”; “eso está muy retirado” ó “ya voy a entregar la tarifa” suelen escucharse al momento en que una persona con discapacidad pretende tomar un vehículo de servicio público. A estas excusas se suma el que los conductores, según Alberto García, “les da flojera bajarse del taxi para ayudarlos a abordar el vehículo”. Es por esta razón que el servicio de Uber se ha disparado en la ciudad de Cartagena principalmente en las personas con discapacidad.

Alberto García sostuvo además que se viene trabajando con el gremio de los taxistas y el apoyo de la administración distrital para que se superen esta situación y que los discapacitados logren ser atendidos como se merece. “Nosotros pretendemos generar consciencia dentro del gremio de taxistas porque reconocemos que no son todos los que portan de esta mala manera”, comentó Luis Carlos.

Compartir: