¿Las relaciones abiertas funcionan?

Foto referencial Ingimage

Los tiempos han cambiado, lo que hace algunos años se hubiera tildado de infidelidad, hoy bien puede ser parte del contrato establecido en el seno de una pareja, como bien dice el dicho popular “cada pareja es un mundo” y en ese universo funcionan las reglas que los dos miembros acuerdan.

La argentina Valeria Schapira, quien trabaja en una empresa de líderes mundiales en el mercado de citas, considera que actualmente hay una tendencia a tener este tipo de relaciones por “moda” y por considerarlo una forma de vivir más deliberadamente, sin embargo, advirtió que “no se trata de hacerlo porque muchos lo hacen, pues eso va en cada persona, en lo que quiere para su vida, en cómo se ve proyectado”.

TOMADO DE: rcnradio.com

“Hay muchas mujeres que acceden a este tipo de relaciones en un intento de retener al otro y esto generalmente no da el resultado que se espera, lo que puede llegar a ser muy doloroso para la persona”, explicó Schapira en entrevista con RCN Radio.

Cuando dos adultos consensuan que en el marco de su relación sentimental están permitidos los encuentros eróticos con terceros por fuera de la relación primaria, pueden existir matices, “algunos acuerdan que puedan darse estos encuentros ‘extra pareja’ sin contárselos, otros deciden compartir los detalles y aseguran que esto puede, inclusive, encender el fuego de la relación”.

“En definitiva a una persona puede funcionarle y a otras no porque son decisiones que indudablemente involucran emociones y por esto se debe ser bastante cuidadoso”, dijo la experta.

Muchas parejas comienzan con un grado total de “apertura” y a medida que la relación se va cimentando y solidificando sienten la necesidad de barajar y dar de nuevo en el acuerdo original.

Por eso es recomendable que haya un diálogo fluido en el que los dos puedan expresar su sentir y sus necesidades, pues “muchas personas establecen este tipo de acuerdos para tener una variedad sexual o desarrollar determinadas prácticas que su pareja prefiere no practicar. Hay quienes aseguran que la posibilidad de salirse del marco de la relación para tener sexo con otros azuza el fuego en casa”.

Compartir: