En apenas seis días de diciembre fue incautada casi una tonelada de pólvora en Bogotá

Este miércoles 7 de diciembre, fecha en la que se celebra la Noche de Velitas, es un día de máxima alerta, ya que tradicionalmente los casos de quemados se incrementan de forma dramática.
Por: Redacción Bogotá.

TOMADO DE: elespectador.com

Apenas se completa la primera semana de la temporada decembrina y ya las autoridades reportan alarmantes incautaciones de pólvora. Según reveló este miércoles 7 de diciembre la Policía de Bogotá –día en el que se celebra la tradicional Noche de Velitas– en apenas seis días del mes ya ha sido decomisada casi una tonelada de elementos pirotécnicos.

De acuerdo con las autoridades, que desde noviembre pasado lanzaron una campaña para evitar lesionados por la manipulación de estos artefactos durante las fiestas de fin de año, las incautaciones responden a la intensificación de los operativos para evitar la venta ilegal. La estrategia es liderada por el Distrito en coordinación con entidades como la Fiscalía, Bomberos y el Ejército Nacional.

Así, una de las más grandes incautaciones se realizó en la localidad de Ciudad Bolívar, donde fue interceptado un camión que llevaba en su interior más de 300 kilos de pólvora. La mercancía, que está avaluada en más de $3 millones, iba a ser comercializada en el sur y el centro de la ciudad.

Entretanto, en el barrio Verbenal de la localidad de Usaquén, fueron decomisadas 84 cajas de juegos artificiales conocidos como ‘Chispitas mariposas’. El hallazgo se dio gracias a la denuncia de la ciudadanía. También en una de las bodegas de la central mayorista de Corabastos, fueron hallados 24 paquetes que contenían pólvora, los cuales, al parecer, provenían del vecino municipio de Soacha e iban a ser comercializados en los barrios María Paz y el Amparo de manera ilegal.

En la localidad de Mártires se han decomisado además 580 kilos de elementos pirotécnicos. En dos de los casos, la pólvora fue encontrada al interior de vehículos y transportada sin ningún tipo de cuidado, lo que podría representar un peligro mayor. Adicionalmente, en Puente Aranda fueron incautados 8 kilos de este tipo de elementos, que se iban a comercializados durante la Noche de las Velitas. “Dentro de una caja cerca de un puesto de ventas ambulantes, fueron halladas chispitas, rosas chinas, voladores, volcanes, metralletas que eran vendidas a los transeúntes”, explicó la Policía.

Las alarmas están encendidas si se tiene en cuenta que para comprar pólvora en Bogotá sólo hay que ser adulto y no estar borracho o bajo los efectos de drogas, de acuerdo con el decreto 751 de 2001. Y aunque la alerta se cierne sobre toda la ciudad, está claro que hay determinados sectores que, por su ubicación, son más vulnerables.

El pasado jueves primero de diciembre, cuando comenzó la temporada navideña, ocho personas se quemaron con pólvora en Colombia, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud (INS). Los reportes precisan que cinco de ellas eran menores de edad. Fue un comienzo calmado, a pesar del drama que representa cada caso, si se compara con el mismo día de 2015, cuando los heridos fueron 36.

La historia dice, sin embargo, que este miércoles 7 de diciembre es un día de máxima alerta, ya que tradicionalmente los casos se incrementan de forma dramática por la celebración de la Noche de las Velitas, que en algunas regiones se repite mañana

.

Hasta este martes a las 9:00 de la mañana el registro de los primeros seis días del mes era de 39 quemados, 30 menos que en el mismo período del año pasado. Los departamentos más afectados eran Nariño (8), Antioquia (7) y Caldas (5). Tan sólo en Tumaco, municipio de la costa nariñense, ha habido cinco casos.

Quienes más han sufrido son los menores de edad: son 23 de los heridos, y eso refleja la necesidad de imponer más controles tanto al uso como a la comercialización de la pólvora. Esta Navidad, de hecho, es la primera para el nuevo Código Nacional de Policía, que establece como sanciones para quienes incumplan las normas desde multas (entre $92.000 y $735.000) hasta la destrucción de la mercancía y la suspensión de la actividad comercial.

Compartir: