Taxistas de Medellín ahora “sí van” a todas partes

Foto: Archivo El Mundo

Con la campaña Sí voy, los conductores buscan mejorar la imagen del gremio y ofrecer un servicio de calidad a los pasajeros.
Los taxistas de la campaña les ofrecen un número de WhatsApp a los usuraios para que soliciten el servicio.

TOMADA DE:elmundo.com

Hace dos meses empezó en Medellín Yo sí voy, una campaña de un grupo de taxistas, que busca acabar con la inconformidad y el señalamiento por parte de los usuarios que se han quejado porque los “amarillos” no los llevan en muchas ocasiones a sus lugares de destino.

La idea de la campaña, que empezó el 25 de mayo, es hacerles saber a los pasajeros que sin importar el sitio al que se dirijan, pueden contar con el servicio de un conductor que se encuentra dispuesto a transportarlos sin ponerle “peros” al recorrido.

Fredy Escudero, presidente de la asociación Taxistas Unidos, quienes se encuentran realizando la campaña, explicó que esta surgió debido a que muchos de los usuarios que han transportado los taxistas, se encontraban prevenidos por no saber si los llevarían o no, pues, en ocasiones, sobre todo en el pasado, y debido a la situación de violencia que ha afectado a la ciudad, los conductores se negaban a llevar los pasajeros.

“El balance ha sido totalmente afirmativo”, contó Escudero, quien explicó que para ofrecer un buen servicio a los usuarios han difundido un número de WhatsApp donde los pasajeros solicitan el servicio.

Aclaró que la única circunstancia por la que pueden descartar un servicio los miembros de la campaña, es la seguridad.

Si el servicio implica desplazarse a una zona donde pueda correr peligro la vida o integridad física del conductor se le informará al usuario que no es posible prestarle la atención.

Otro de los objetivos de esta campaña es cambiar la imagen de los taxistas, que en muchas ocasiones es negativa, gracias a la mala atención de unos pocos, como lo explicó el presidente de la asociación Taxistas Unidos.

Para difundir la campaña y hacerle publicidad al tipo de servicio que se encuentran prestando, los vehículos portan en el vidrio delantero una calcomanía distintiva.

Además, a cada usuario que recogen le informan cómo funciona la campaña.

Todavía hay riesgo

En épocas pasadas la violencia que afectaba muchos de los barrios de la ciudad era el principal motivo por el cual los taxistas se negaban a prestar el servicio, argumentando problemas de seguridad. Actualmente, Medellín ha superado, en gran parte, esta problemática. Sin embargo, el riesgo aún se encuentra presente en este oficio.

Sectores como Altavista, donde el pasado 20 de julio ocurrió una asonada que dejó como saldo un muerto y varios heridos, son zonas de la ciudad donde se presta el servicio en condiciones normales siempre y cuando no ocurran brotes de violencia.

Contó Escudero que si alguno de los compañeros de la campaña debe prestar un servicio en un barrio que implique riesgo para el taxista, este lo reporta a sus demás compañeros por WhatsApp, para que estén pendientes.

Con esta campaña los taxistas le hacen frente a servicios como Uber.
Las sanciones por decir “no”
Fredy Muñoz, supervisor de Servicios de la Secretaría de Movilidad de Medellín, explicó que en el Código Nacional de Tránsito se encuentra estipulada una sanción para los taxistas que se nieguen a prestar el servicio sin una justa causa.

La sanción asciende a 45 salarios mínimos legales diarios vigentes, y se cobija con el Código E 02.

Para sancionar a los taxistas que se nieguen a prestar el servicio, los usuarios pueden recurrir a la Secretaría de Movilidad. También, explicó el funcionario, los pasajeros pueden quejarse con la empresa donde se encuentre afiliado el taxi, para que realicen la investigación pertinente.

En la Secretaría se reciben pocas quejas por este motivo, lo que podría deberse a “pereza” para denunciar por parte de los usuarios.

Muñoz aseveró que cada empresa de taxis tiene que dar capacitación a sus conductores para que presten el servicio adecuadamente.

Compartir: