“Soy una apasionada del SEXO”: FLAVIA Dos SANTOS

La sexóloga Flavia Dos Santos lleva más de diez años radicada en Colombia. / Cristian Garavito

“Sin rodeos con Flavia” es la nueva propuesta web de “Cromos”
¿Qué es “Sin rodeos con Flavia”?

TOMADA DE:elespectador.com

Es una serie web muy novedosa, en la que los televidentes, lectores y cibernautas pueden escribirme sus inquietudes sin tener que preocuparse de que su identidad sea revelada. La idea se gestó gracias a la necesidad de tener un espacio donde las personas pudieran consultar sus temas sobre sexualidad a cualquier hora del día. Las respuestas se publicarán en la página de Facebook de Cromos.

¿Cómo es la dinámica de esta serie?

Las personas pueden escribirnos a sinrodeos@cromos.com.co, luego filtro las preguntas, preparo las respuestas, grabamos los videos y cada semana se les estará dando solución a las inquietudes de las personas que nos escriban.

¿Cuándo se lanzó esta propuesta?

Empezamos el pasado 26 de julio y la aceptación ha sido maravillosa. Nuestra primera respuesta estaba dirigida a una señora que me preguntó qué hacer con su esposo adicto a la pornografía, lo cual le estaba ocasionando problemas, porque sentía demasiados celos y además le parecía un tema de infidelidad. La respuesta fue publicada y los comentarios en las redes sociales de Cromos han sido muy exitosos.

De todos los mensajes que recibe en sus redes sociales, ¿Cuáles son las preguntas frecuentes de hombres y mujeres?

Las mujeres siempre tienen muchas dudas sobre cómo lograr un orgasmo. Aún hay chicas que lo fingen, sienten miedo de dejarse llevar y disfrutar del momento del placer, entonces me preguntan cómo hacen para tenerlo. Los hombres siempre me pregunta sobre la eyaculación precoz. Es la queja número uno en la sexualidad masculina e irónicamente es la más fácil de tratar, porque sólo depende de un tratamiento de terapia comportamental.

En su experiencia como sexóloga, ¿qué cualidades debe ver una persona al momento de escoger una pareja?

La honestidad. Pienso que una persona honesta con su propia sexualidad ya llena todos los puntos. No hay una fórmula secreta, no hay una exigencia, no hay una técnica del otro mundo, lo que debemos ver es una persona resuelta con lo que le gusta y que no tenga miedo con eso, que es como yo fijo mi sexualidad. Me considero una persona bien resuelta en la cama porque no tengo miedo ni pena y sé exactamente cómo me gusta y qué me gusta en la cama.

Hay una inquietud masculina y es por qué a las mujeres les gusta tocar el trasero de los hombres.

Porque nosotras somos sensitivas, nuestro estimulo entra por la piel, los oídos, y el estímulo masculino entra por los ojos. A eso se debe el éxito de las revistas femeninas. A la mujer la excita el contacto con la piel, el estímulo del tacto y sentir el calor, por eso para muchas mujeres es altamente excitante ser tocadas y tocar a sus parejas.

¿Cree en el amor?

Sí, creo en el amor. Tengo tantas cosas que son mis grandes amores, como mis hijos, mi pareja, la sexualidad. Soy una enamorada, apasionada del sexo, mi Río de Janeiro y mis perros. Creo que el amor es la capacidad infinita del ser humano. Nosotros tenemos la posibilidad de amar mucho, a varias personas y cosas al tiempo. No hay un límite para eso.

¿Cuál es su idea de la felicidad completa?

Tal vez la tranquilidad de vivir las cosas sin culpa, miedos o angustias.

¿Cuál momento feliz quisiera volver a vivir?

Tengo tantos momentos, desde el nacimiento de mis hijos hasta cuando se graduaron del colegio, o cuando me descubrí muy enamorada. Son tantos que puedo decir que me considero una persona muy feliz, porque disfruto cada cosa y acontecimiento como algo positivo.

¿Qué momento no le gustaría volver a vivir?

Cuando tuve que decirles a mis hijos que tenía cáncer de seno. Creo que fue el momento más difícil y más triste de mi vida. Espero superar esta etapa de mi vida muy pronto, gracias a que estoy en tratamiento, aunque uno nunca sabe. Toca esperar mínimo cinco años para saber si está totalmente curado.

Desde su experiencia, ¿qué mensaje les da a las mujeres con cáncer y que están inseguras con su sexualidad?

Me pasaba algo muy curioso cuando iba a las secciones de radioterapia: encontraba a varias mujeres con muchas dudas y me hacían preguntas. Yo les decía que hay que luchar, hay que traer la sexualidad, tenemos que recordar que el orgasmo es un evento psicológico, la sexualidad está entre las orejas, no entre las piernas, entonces tenemos que estimular el cerebro, pensar en sexo y estimularnos. Nuestra vagina es un músculo y si no la ejercitamos se pone flácida y disfuncional. Todo esto de la mano de los médicos.

¿En qué ha avanzado la ciencia en el tema del cáncer y la sexualidad?

Las mujeres tienden a tener resequedad en sus partes debido al tratamiento con quimioterapias. El gran avance es que hay tratamientos espectaculares de láser, por ejemplo, para después de este procedimiento, que ayudan con la lubricación. Afortunadamente estamos en un momento en que la ciencia nos favorece, no sólo por los medicamentos, si no con los tratamientos para ayudar en la sexualidad.

¿Cuál ha sido su experiencia de “Agenda en tacones”?

Es delicioso, pero difícil trabajar sólo con mujeres, porque somos muy hormonales, pero lo chévere es que tenemos eso muy clarísimo. Hay una relación de amistad muy afianzada entre las cuatro, tenemos mucho cuidado cuando estamos en nuestros días . Es como decir que entre bomberas no nos pisamos las mangueras. Trabajar en radio es una delicia. Adoro trabajar en Día a Día, pero la radio te da una magia adicional que se vuelve adictiva.

¿Qué temas en el programa han causado incomodidad a los oyentes?

Hay uno, pero más bien es como un problema con el de arriba, y fueron los gases vaginales. Digamos que habló con algún santo y tocó bajarle al tema, pero yo no tengo censura en Blu Radio, nunca me han censurado, sólo me dijeron: por Dios, un poquito menos de ese tema.

Como extranjera, ¿cómo ve el proceso de paz?

Apoyo cien por ciento la paz. Siempre he dicho que este país es una joya con muchas cosas buenísimas para explorar, pero la guerra impide disfrutarlas. Pienso que en el momento en que se firme la paz, Colombia se va a transformar, porque es una potencia, tiene cosas positivas como su posición geográfica, recursos naturales y gente con ganas de salir adelante. Quiero dejar claro que no hago política, pero realmente nada me daría más felicidad que el país en el cual he vivido por más de 10 años logre ese anhelo. Por eso digo: hagamos el amor y no la guerra.

¿Un consejo de mujer a mujer para ser cada día más felices?

Ser agradecido con las cosas en la vida, hasta con las cosas negativas, porque siempre digo: pudo haber sido peor. Me pongo de ejemplo. Yo tengo cáncer y digo: bueno, por lo menos no fue en el cerebro, por lo menos no me dejó inhabilitada.

Compartir: