‘La ruleta de rusa del sexo’ que incluye un portador de sida

Caracol Radio

Una moda sexual tiene en alerta a Europa, especialmente a Barcelona, España, desde hace unos meses. Jóvenes en busca de la libertad sexual, con ganas de vivir al límite, se han creado un ‘jueguito’ por el que el servicio de enfermedades infecciosas del hispital Clinic de Barcelona está muy preocupado.

TOMADA DE:kienyke.com


‘La ruleta del sexo’ consiste en una orgía que incluye a hombres, mujeres y homosexuales, quienes se entregan al placer sexual sin protección y además con un enfermo de sida incluido. Los participantes no tienen ni idea de quién es el infectado. En esta caso en lugar de que los asistentes se disparen en la cabeza con un arma cargada con una sola bala, como indica el portal veracruzanos.info, se juegan la vida con la bala del VIH.

La única regla de oro en este juego es la de no llevar por nada del mundo preservativo, las citas sexuales se deben realizar “al natural” como ellos lo indican. Josep Mallolas, médico del hospital Clinic de Barcelona, le dijo a los medios que un asistente de este tipo de orgías le había contado su experiencia.

“Me dijo, mi sexualidad es importantísima y no me quiero resignar a vivir el resto de mi vida con un preservativo puesto. ¿Qué alternativa tengo? Infectarme. Y cuanto antes me infecte y mantenga una carga viral indetectable dejaré de sufrir por si me infecto. Cuando me lo dijo me quedé helado”, retoma el medio citado.

Agrega que también existen ruletas sexuales exclusivas para personas portadoras del virus, además de tener fiestas a las que asisten personas sanas.

Concluye que lamentablemente se le ha perdido el respeto a una de las enfermedades más peligrosas y mortales del mundo, y advierte que no importa el discurso de libertad que los jóvenes tengan detrás de este tipo de actividades, esto lo único que demuestra es una inconsciencia e inmadurez abismal. Resalta que no solo es el sida, con estos juegos también se contraen enfermedades altamente peligrosas como la sífilis, la gonorrea y la hepatitis C.

Compartir: